jueves, 30 de diciembre de 2010

POR QUÉ DEBEMOS EDUCARNOS

DO-RE-MI
Por Juan Colón

La música es lo que conozco, por eso la utilizo en este escrito para dar a conocer mi punto de vista. Pero me parece que bien podría aplicarse a cualquier ser humano en cualquier entorno en que se desenvuelva.

Desde hace muchos años el músico nuestro (dominicano) ha sido mirado como una persona no dada a educarse, a leer, a documentarse, y que al parecer lo único que le ha preocupado es tocar su instrumento y ganar dinero.

Lograr tocar con artistas importantes y lograr acumular alguna riqueza donde pueda lograr mejorar su nivel de vida. Por supuesto que no hay nada malo en eso. Lo malo está en que esa meta se convierta en principio y fin, y descuidemos otros aspectos de nuestra humanidad, lo cual nos disminuye.

Porque detrás de la falta de información, de investigar, de buscar conocimientos, no solo musicales, conocimientos de vida, conocimientos para aprender a compartir, a conocer las razones por la cual toca su instrumento, de dónde viene este, cómo logró adquirir la forma en que está construido, quienes son famosos en el mundo tocándolo y sus razones.

Solo el aprendizaje nos va permitiendo conocernos mejor, nuestras habilidades, nuestras flaquezas y el valor de reconocer la superación del que está a su lado, sin importar si tocamos el mismo instrumento.

Aprender que en la música, como en todas las áreas profesionales de la vida, el respeto se gana en base al buen desenvolvimiento de su trabajo, su cumplimiento, su disciplina, su manera limpia de vestir, sin importar si su prenda le costó 100 pesos o 1000 pesos, sin importar la marca del vestuario, sino con la limpieza que lo lleve.

Da pena como un porcentaje altísimo de nuestros líderes se expresan, otros se escudan en su fortuna y solo saben hablar de eso, otros hacen galas de una falsa espiritualidad. En la tv, radio, se venden como grandes mesías pero en su conducta diaria y con el músico, dejan mucho que desear.

Aprender que como músicos debemos brindar respeto para ser respetados, pero mas que como músicos como seres humanos, para poder ser parte de una sociedad que hoy está agonizando de personas honestas, íntegras, confiables; estamos huérfanos.

El educarnos nos permite ser realistas ante la situación de que porque fulano cobra tal suma de dinero, yo debo cobrar lo mismo o más. No, primero que nada, esa persona ha logrado calar una posición internacional de prestigio, capacidad, seriedad, lo cual le permite darse el lujo de ser bien pagado, aún por encima de la escala regular de pagos en determinadas circunstancias.

Compararnos con el otro solo nos acarrea malestar, porque nunca vamos a lograr un entendimiento que nos permita sentirnos satisfechos si seguimos los parámetros de compararnos. No es saludable desde ningún punto de vista. Todo en la vida tiene su razón de ser y nadie logra ser cotizado a niveles internaciones si no tiene el respaldo de una regia y sólida capacidad profesional y humana en la mayoría de los casos.

Es cierto que a veces se nos da el caso de ver excelentes músicos, que han logrado trascender y son bien remunerados, pero da mucha pena sostener una conversación con ellos como seres humanos; su sola razón es alimentar su ego el cual nunca se saciará.

Si decidimos superarnos como profesionales también debemos hacerlo como seres humanos y así establecer un mejor equilibrio. No buscando como quitarles los trabajos a los otros o exigir el pago que otro exija o pretender un pago que usted realmente no se merece.

Aprender a conducirse en una entrevista, en un juicio donde esté exigiendo sus derechos como trabajador del arte, discernir cuando los líderes solo buscan de usted el sacarle ventaja.

Debemos educarnos no para pretender ser sabios, ni grandes profesionales de oratoria; no, solo superarnos. Hoy día tenemos acceso a un mundo de información de toda índole. El Internet nos ofrece ilimitados accesos a toda fuente informativa desde el principio hasta niveles insospechados.

Si bien es bonito tener riquezas también se puede llegar a ser miserable de su propia riqueza. Lograr sentirte feliz por el apretón de manos de un mendigo y no el abrazo de un millonario debe ser tu meta.

Trabajar en pos de una fortuna nos lleva a llevarnos de paso a cualquier persona por delante y dentro de esa carrera vamos destruyendo nuestros lazos de familia, amistad, hermandad pensando que una vez tengamos dinero lo tendremos todo. El dinero solo engendra enemistad si no se le sabe dar el respeto debido. Y no es que el dinero sea malo de por sí.

Se necesita de mucha capacidad espiritual para no ostentar en contra de tu propio hermano ni hacerle sentir que por tus riquezas eres un ser humano superior.

He conocido artistas multimillonarios y jamás han hecho el más mínimo alarde de su fortuna, en cambio he visto a varios en entrevistas hacer alarde de su fortuna, sin imaginarse ellos mismos que sus miserias humanas lo hacen merecedores de tenerles lástima, solo se han sabido valorizar en base a lo que tienen, han comprado su propia conciencia.

No lo permitas tú, deja que la vida te guíe y sé humilde en todas tus situaciones. Esfuérzate en tocar bien tu instrumento no para demostrarle a nadie que eres un virtuoso, un artista excelente, demuéstrale a quien te sigue que eres digno de mirarlo de frente y decirle, hermano toma mi mano.

Decide superarte y comenzarás a ver tu profesión, tu instrumento con otro cristal y lograrás ver tu vida desde otra perspectiva, mirando que antes que músico la vida te hizo ser humano y como tal debes de crecer, como ser humano, aun disminuyas como músico.

Si como ser humano logras que alguien tenga el deseo de llamarte un día y decirte un hola, te admiro mucho por el gran ser humano que eres, esa es tu mayor realización. Esfuérzate en sentirte realizado contigo mismo sin el instrumento en tus manos.

Es la grandeza de la vida conocer la simpleza de las cosas.

1 comentario:

  1. Juan,
    He visto "artistas" fanfarrones en la TV que dan asco hablando de las cosas materiales que poseen... y en cuanto esencia humana son nulos. Lamentable. Muy buen enfoque. Si los mas jóvenes aprendieran que si bien el dinero es esencial porque nos desenvolvemos en una sociedad consumista, si no contamos con elementos que llenen lo humano, las riquezas no son suficiente, máximamente cuando llegamos al punto en que no somos aptos para el arte y no hay otra cosa que sepamos hacer para satisfacernos.
    Buen trabajo.
    Isaías

    ResponderEliminar

Haga su comentario bajo la etiqueta de Anónimo, pero ponga su nombre y su dirección de email al final del mismo: NO SE PUBLICARÁN COMENTARIOS SIN NOMBRE Y SIN DIRECCIÓN DE EMAIL. Los comentarios ofensivos y que se consideren inapropiados, tampoco serán publicados.
El administrador