viernes, 17 de diciembre de 2010

SIMPLEMENTE RESPIRE: EL CUERPO TIENE INCORPORADO UN ALIVIADOR DE ESTRÉS

DE INTERÉS GENERAL
Por Gretchen Cuda

Hay muchas maneras de aliviar el estrés: el ejercicio, un buen baño caliente, o incluso un masaje. Pero lo crea usted o no, algo que está haciendo en este momento, probablemente sin siquiera pensar en ello, es un demostrado calmante para el estrés: la respiración.

Resulta que la respiración profunda no es sólo un relajante, ha sido demostrado científicamente que afecta al corazón, al cerebro, la digestión, el sistema inmunológico, y muy posiblemente también la expresión de los genes.

Mladen Golubic, un médico del centro de medicina integral de Cleveland Clinic, dice que la respiración puede tener un profundo impacto en nuestra fisiología y en nuestra salud.

"Usted puede influenciar el asma; usted puede influenciar las enfermedades obstructivas crónicas; usted puede influenciar la insuficiencia cardíaca", dice Golubic. "Hay estudios que muestran que las personas que practican ejercicios de respiración y padecen esas condiciones, se benefician".

Él está hablando de ciencia moderna, pero estas técnicas no son nuevas. En la India, la práctica de respiración llamada pranayama es un elemento esencial del Yoga. Los practicantes de este han utilizado por miles de años el pranayama, que literalmente significa control de la fuerza de la vida, como una herramienta para afectar la mente y el cuerpo.

Respire

Judi Bar enseña Yoga a los pacientes con enfermedades crónicas en la Clínica Cleveland. Bar utiliza el Yoga y modificaciones de los tradicionales ejercicios de respiración del Yoga como una forma de ayudarles a manejar su dolor y sus enfermedades.

"Nuestra respiración o nos despierta o nos energiza. Esta nos relaja, o simplemente nos equilibra", dice Bar.

Judi demuestra el "aliento de fuego".

"Así, primero jadeamos como un perrito pequeño, cerramos la boca, y luego, justo después de eso, respiramos nasalmente. Bien, aquí vamos",
dice.

Bar entonces comienza a jadear, primero con la boca abierta y luego por la nariz. Solo observarla le hace a uno casi sentir mareos. Después de eso, dice ella que se siente un poco mareada, pero con energía suficiente para correr alrededor de la cuadra un par de veces.

Poniendo el freno

La investigación ha demostrado que ejercicios de respiración como esos pueden tener efectos inmediatos alterando el pH de la sangre, o cambiando la presión arterial.

Pero más importante aún, estos pueden ser utilizados como un método para entrenar la reacción del cuerpo a las situaciones estresantes y frenar la producción de las hormonas perjudiciales del estrés. Esther Sternberg es médico, autora de varios libros sobre el estrés y la curación, e investigadora del Instituto Nacional de Salud Mental. Dice ella que la respiración rápida es controlada por el sistema nervioso simpático. Es parte de la respuesta "lucha o huye ": la parte activada por el estrés.

Por el contrario, la respiración profunda y lenta estimula el parasimpático; o sea, produce la reacción contraria: nos tranquiliza.

"La respuesta de relajación es controlada por otro conjunto de nervios, siendo el vago el nervio principal. Imagínese un coche marchando a 120 kilómetros por hora. Esa es la respuesta del estrés, y el nervio vago es como el freno", dice Sternberg. "Cuando usted está estresado, tiene su pie en el acelerador, el pedal al suelo. Cuando usted respira lenta y profundamente, eso es lo que acciona el freno".

Cambio de la expresión génica

El investigador de Harvard Herbert Benson acuñó el término "La respuesta de relajación" en 1975, en su libro del mismo nombre. En él, Benson utilizó investigación científica para demostrar que cortos períodos de meditación, utilizando la respiración como foco, podían alterar la respuesta del cuerpo al estrés.

En su nuevo libro, Revolución de la relajación (Relaxation Revolution), Benson afirma que su investigación muestra que la respiración puede incluso cambiar la expresión de los genes. Dice él que al utilizar la respiración, usted puede modificar la actividad básica de las células con su mente.

"Esto da al traste con el concepto de separación mente-cuerpo", dice Benson. "Aquí usted puede usar la mente para cambiar el cuerpo, y los genes que cambiamos son los mismos que actúan de manera opuesta cuando estamos bajo estrés".Por supuesto, la respiración no es la respuesta a cada problema médico. Pero Benson y otros están de acuerdo en que la respiración no es algo que la medicina occidental debe ignorar. Es una herramienta poderosa para influenciar la salud y el bienestar individual. Y la mejor parte es que todos los ingredientes son gratis y están literalmente debajo de sus narices.

¿Qué sucede en el cuerpo cuando estamos estresados?

La respuesta fisiológica del estrés está en realidad diseñada para nuestro beneficio. Acelera el ritmo cardíaco y desvía la sangre que iría a las tripas hacia los músculos para que podamos escapar. Esto contrae las pupilas de nuestros ojos para que podamos centrarnos en nuestro atacante. Dilata los bronquios de los pulmones para aumentar la oxigenación de la sangre, y convierte la energía almacenada en el hígado en combustible para darnos fuerza y resistencia. En definitiva, nos mantiene a salvo, dice Esther Sternberg, médico y autora de varios libros sobre el estrés y la curación.

Está en una zona del cerebro llamada el Hipotálamo, el cual produce una hormona llamada CRH, u hormona liberadora de corticotropina. Dice Sternberg que cuando uno está estresado, en realidad se está bañando en una sopa de sustancias químicas y hormonas de otros nervios. Pero si permitimos que estos permanezcan alrededor por demasiado tiempo, los productos químicos y hormonas de esos mismos nervios pueden afectar el sistema inmunológico.

Con el tiempo, las hormonas del estrés hacen que las glándulas adrenales liberen otra hormona llamada cortisol. La Cortisona, que es el equivalente en droga de la hormona cortisol, es uno de los fármacos antiinflamatorios más potentes.

“Lo que sucede cuando estamos estresados es que nuestro propio cuerpo se está inyectando múltiples dosis de la hormona anti-inflamatoria, y eso disminuye la habilidad de su sistema inmunológico para hacer el trabajo de combatir infecciones", dice Sternberg.

Este artículo por Gretchen Cuda, reportera de salud, apareció el día 6 de diciembre 2010 en NPR bajo el título “Just Breathe: Body Has a Built-in Stress Reliever”. Traducido por Isaías Ferreira (metransol@yahoo.com)

1 comentario:

  1. Creemos muy sabios los consejos dados en este artículo sobre la respiración. Gracias Isaías por esa excelente traducción y por publicar temas tan intersantes.

    Heriberto Arroyo

    ResponderEliminar

Haga su comentario bajo la etiqueta de Anónimo, pero ponga su nombre y su dirección de email al final del mismo: NO SE PUBLICARÁN COMENTARIOS SIN NOMBRE Y SIN DIRECCIÓN DE EMAIL. Los comentarios ofensivos y que se consideren inapropiados, tampoco serán publicados.
El administrador