domingo, 11 de julio de 2010

7 PREGUNTAS A JUAN COLÓN

Juan recibiendo pergamino de reconocimiento de parte del Dr. Norman Ferreira y el Ing. José Valdez Muñoz, 1993.

Los lectores de Mao en el Corazón (MEEC) han disfrutado sus escritos incisivos y sido testigos de su sinceridad y generosidad al ensalzar sin reservas el talento de otros músicos de los cuales ha escrito perfiles. Juan ha expresado repetidas veces que los errores, producto de las debilidades humanas, se pueden ignorar si las virtudes del ser humano los exceden. Juan nació en Mao. Es el tercero de los 8 hijos e hijas de Daniel “Lucero” Colón y Dña. Dolores Rodríguez de Colón. La familia la completan: Carmen, Sonia, Fátima, Domingo, Úrsula, Daniel hijo y Julia. Con las preguntas que siguen esperamos que conozcan mejor a Juan.

MEEC. Juan desde que te conocemos ha sido o con un clarinete o con un saxofón en la boca. ¿A qué edad decides ser músico?

JC. Comencé a estudiar música desde muy pequeño. En la banda de música de Mao tocaba a los 8 años, o algo así. Pero el punto crucial, cuando me decidí a ser músico de profesión, fue en una fiesta en el Samoa Bar con la Orquesta José Reyes dirigida por Papa Molina. Su primer saxofonista era Tavito Vásquez. Mi padre me llevó a ver el primer set y cuando vi tocar a ese señor un “solo” en un merengue quedé boquiabeirto y me dije: “Quiero ser saxofonista”; yo tendría unos doce o trece años.

MEEC. ¿Cuáles influencias de tu padre fueron decisivas para que siguieras su camino en la música?

JC. Creo que su práctica continua con la trompeta hizo salir a flote mis sentimientos por la música y decidirme a seguir su camino. Aunque el instrumento que me gustaba era la trompeta también, mi madre se opuso totalmente alegando que era muy pequeño y delgado y que podía “malograrme”.

MECC. Al salir de Mao, ¿Cuáles fueron tus mentores en la capital y con quienes trabajaste?

JC. Al llegar a la Capital tendría unos 17 años. Como ya he dicho anteriormente, literalmente me subí a la espalda de un gigante de la música, nuestro hermano, orgullo maeño, Humberto Reyes, el Chivo. Él dio conmigo todos los pasos iniciales para introducirme a esa difícil plaza y fue mi protector. Luego conocí a Félix del Rosario, y de nuevo pude ver tocar y conversar con Tavito Vásquez. Ambos fueron mi Norte a seguir. Luego, por intermedio del Chivo conocí a Rafael Solano quien orientó mi vida musical en otra dirección, no solo en la preparación para tocar con las orquestas locales; sino, en prepararme para aprender a tocar diferentes géneros musicales. Recuerdo en 1968, tocábamos en el Hotel El Embajador como Orquesta de Planta, y Solano me regaló un disco del gran saxofonista norteamericano Stan Gertz, al tiempo que me decía: “toma este disco, escúchalo para que aprendas a soplar como los americanos”. Ese disco cambió totalmente la percepción acerca de mis sueños.
Empecé a escuchar música de jazz, bossa nova, baladas, blues, etc., y agradezco mucho a Tutín Beras, Norín García Hatton, Federico Astwood, quienes me impulsaron a escuchar y a seguir escuchando la “música de los músicos”, como se le llamaba al jazz en especial.

MEEC. ¿Cuáles metas de las alcanzadas en tu carrera consideras sobresalientes o sientes que te han realizado?

JC. Aprender las leyes de la improvisación, conocer las armonías de las canciones. Haber trabajado con los principales artistas nuestros y con grandes artistas internacionales.
Haber grabado con Rafael Solano, Juan Luis Guerra, Johnny Ventura, son metas hermosas las cuales siempre había anhelado. Pero en mi carrera ha habido cuatro cosas que me han hecho sentir realizado de verdad. Primero: haber recibido de mi pueblo de Mao un homenaje de Reconocimiento, en 1993, y haber sido declarado como modelo a seguir por los músicos de nuestra Banda de Música; eso no tiene precio.
Segundo: Haber grabado mis propios discos, con la intención de dejar mi aporte para nuestra música.
Tercero: Escribir mis libros, que aunque no están publicados, ya están hechos. Son tres libros con carácter estrictamente educacional que espero se puedan diseminar para beneficio de los estudiantes de música.
Cuarto: Haber sido escogido en New York para escribir la música del evento donde se disertó acerca de la Matanza de haitianos por Trujillo. Para mi fue mi mayor reto donde tuve que poner en juego toda mi capacidad, estudio, sentir, y hacer música por media hora con una orquesta de unos 40 músicos clásicos en su mayoría; salir airoso, haber logrado llenar todas las expectativas y haber logrado llevar la historia al pentagrama y ver la reacción satisfactoria de la audiencia.
Pero hay un sueño que no he realizado y quiero realizar algún día: tocar un concierto para nuestro Mao querido que incluya esta última composición, jazz y merengue.

MEEC. ¿Piensas seguir escribiendo música para ese tipo de orquestas?

JC. Claro que sí; es algo que te hace sentir indentificado con lo que amas; ser músico es un apostolado muy hermoso, el cual llena todo tu sentir y te permite crecer como ser humano también. Es una parte que no debemos olvidar: Crecer es lo que nos permite irnos de este planeta con un mejor sentido de humanismo. Creo que todo viene ligado al nivel de crecimiento como seres humanos. No importa la preparación universitaria si no va acompañada de nuestro crecimiento como humanos.

MEEC. Sabemos que has escrito repetidas veces sobre este tema, pero es algo que debemos preguntarte: ¿Qué futuro ves para nuestra música?

JC. Muy triste, deprimente, estamos a las puertas de perder nuestra identidad histórica. Somos el único pueblo que ha decidido dejar atrás sus raíces y negar de donde venimos. Las influencias foráneas, la falta de conciencia de los líderes, entre comillas; de las casas disqueras (si así pueden ser llamadas); la falta de conciencia de los medios, de los dueños de programas, de locutores, etc., son los responsables del derrotero infausto que hemos tomado.
Nuestra etapa evolutiva de la música paró hace unos años, abriendo una nueva etapa donde no se necesita preparación de ninguna índole. Solo el dinero decide, entonces vamos bajando por una vertiente resbalosa, y empinada, sin frenos.
La preparación del músico joven, con poquísimas excepciones: Patricio Bonilla, Isaías Leclerc, por citar algunos, los remanentes que nos quedan, deja mucho que desear.
Pero también estoy consciente que todo es una cadena. En un país donde se han perdido todos los parámetros para caminar dentro del mundo civilizado, no es raro que haya mermado la capacidad musical del pueblo y solo la música ruidosa, mal fusionada y a niveles de volúmen astronómicos, sean las recetas que estamos usando; así nos aturdimos y no ponemos seriedad en las cosas. Un país donde no importa cómo hagamos dinero, no le queda mucho tiempo como nación con mecanismos de leyes protectoras para la ciudadanía.

MEEC. Gracias, Juan, por darnos generosamente, como siempre, de tu tiempo. Gracias también por tus aportes como músico y como ser humano. Ojalá se cristalicen tus sueños más caros y anhelados. Tus sabias opiniones son siempre apreciadas. Buena suerte siempre.

JC. Gracias a Mao en el Corazón por preocuparse por informar con respeto, entereza y principios. Creo que Mao debe sentirse muy orgulloso de contar con un vocero tan serio y creíble como éste. Me siento honrado de poder contribuir y ser parte de esta comunidad.

5 comentarios:

  1. Juan,
    Eres un orgullo maeño. Ojalá y se diera ese concierto que tanto anhelas en tu pueblo. Domingo, ¿qué tal si mueves las teclas para que tu hermano junto a Patricio Bonilla, Guarionex Aquino y otros maeños músicos destacados puedan dar un concierto a su pueblo?
    Ramón Martínez

    ResponderEliminar
  2. Juan Colon(como siempre lo llamo ):compañero de estudios desde el 3er.hasta el 8vo.alumnos preferidos de mi querida Lavinia, a Juan por su seriedad y a mi por bailador.
    Tengo que recordar algunas cosas de Juan con el conjunto musical de su padre y es que todo el publico no se iba de la fiesta sin oir el set instrumental de todas las canciones romanticas de moda en la época al igual que los famosos Diplomáticos ;Saxo puro.Cuantos aplausos para ese muchachito.
    Luego,antes de él partir a abrirse caminos al estrellato,recuerdo los dos sentados frente a la mesa proxima a la bellonera del Samoa Bar (sin bebidas) escuchabamos canciones de la Orquesta Billo's Caracas Boys me explicaba algo sobre el instrumento que lo hizo famoso.Yo entendía muy poco por no decir nada,solo bailarlo.

    Ya hecho un verdadero profesional,lo visito en la capital,cerca del Ensanche Ozama,cerca de la pista hacia el Aeropuerto Las America,lo encuentro ensayando algo de Jazz y me dice " Manito para yo aprenderme este chin,debo durar mínimo 6 horas diarias durante 6 meses practicandolo,(Año 70-71)recien llegado de NY en gira musical.
    Cito esto para valorar el esfuerzo de un verdadero músico lamentandose de la actual degeneración musical.

    Juan, cuanto valor tiene lo que escribe en maoenelcorazon,estas llenando una necesidad de nuestro pueblo como es la Educación e Historia.
    Sobre tus discos,me gustaría que hiciera una nueva reproducción y venderla a travez de maoenelcorazon,con fines de ayuda; estoy seguro de tener una buena clientela dada la fama de este
    Blog por sus buenos participantes y buen Director.

    Dios te bendiga Juan Colon.
    Abrazos
    Manito

    ResponderEliminar
  3. MANITO; Un abrazo....gracias por estas memorias tan hermosas que me hiciste recordar. Tener seres humanos como tu a nuestro lado nos hacen sentir que todavia la vida es hermosa. Si la gerencia de esta página decide que se podria vender el trabajo, seria de mucho placer para mi. Y al mismo tiempo un aporte a nuestra banda de música.Fuimos de los estudiantes privilegiados en tener de maestra una joya como nuestra querida e inolvidable profe Lavinia..Un fuerte abrazo,
    tu hermano de siempre.

    Juan Colón

    ResponderEliminar
  4. Juan: Te invito a que invites algun dia a Crispin para que juntos den un consierto musical de merengue-jazz aun sea en el Parque Amado Franco Bido. Me gustaria tener esa joya.

    José Gómez Hernández
    g0w32@hotmail.com

    ResponderEliminar
  5. Isaias, de ese monstruo musical que se llama Juan Colon,se podria durar horas y horas hablando acerca de su gloriosa carrera, pero en este instante solo quiero definirlo como Un Hombre Espectaculo. Al ser una persona tan humilde y tan sensilla que he llegado a pensar que el mismo no llega a entender lo que significa no solo para Mao sino para el mundo su capacidad infinita dentro del mundo musical. Sin embargo, siendo una lumbrera en el campo musical , quiero recordarle el trabajo que paso en la universdad con una materia llamada Quimica 011.De eso yo tengo prueba porque tengo guardada la carta en la que me contaba de esa pela. De eso hacen alrededor de 35 años. Saludos para todos los que entran a la pagina que hace sentir orgullosos a todos los maeños. Con mucho cariño,{ {Cuchara} rolando.espinal01@gmail.com

    ResponderEliminar

Haga su comentario bajo la etiqueta de Anónimo, pero ponga su nombre y su dirección de email al final del mismo: NO SE PUBLICARÁN COMENTARIOS SIN NOMBRE Y SIN DIRECCIÓN DE EMAIL. Los comentarios ofensivos y que se consideren inapropiados, tampoco serán publicados.
El administrador