sábado, 24 de julio de 2010

YO ME ACUERDO…

Campechano, extrovertido, alegre siempre, nunca lo vi malhumorado. En los momentos difíciles, de noches oscuras, cuando esperábamos a los paleros, oía su murmullo o le escuchaba tararear una canción.

LEDESMA COLÓN TEJADA: HEROE Y MÁRTIR DE LA PATRIA
Por Evelio Martínez

El 23 de Mayo de 1965, disparando su inseparable Mauser, apoyado en el marco de una ventana abierta de la Escuela Primaria República Dominicana, combatiendo heroicamente al yanqui invasor, a los traidores y malos dominicanos, defendiendo la constitucionalidad mancillada por el golpe de estado de 1963, cayó con una estrella en la frente, Ledesma Colón, o “Petíguere”, como nos llamábamos.

Se crió en el heroico y combativo barrio de Los Cambrones, hoy Capotillo, dándolo a conocer como barrio libre y trinchera de los contra paleros, combativo grupo de jóvenes que dirigía Ledesma y que dio al traste con la pandilla de truhanes, delincuentes y asesinos que creó la tiranía para atropellar y asesinar a los antitrujillistas.

Nació en Pretiles, el Mao de antes, y fueron sus padres Alberto Colón y Bienvenida Tejada, ambos oriundos de la Villa de los Bellos Atardeceres. Procreó cuatro hijos con la señora Ana de Colón nativa del barrio que le vio crecer.

Campechano, extrovertido, alegre siempre, nunca lo vi malhumorado. En los momentos difíciles, de noches oscuras, cuando esperábamos a los paleros, oía su murmullo o le escuchaba tararear una canción.

Conducía un camión de los llamados Catarey y aunque luego se fue a vivir a la capital, iba frecuentemente a Mao y en los días antes de la Revolución de Abril del 65, me buscaba y me informaba de las conspiraciones para tumbar el Triunvirato, y siempre me decía: “Petíguere, prepárese que vamos a tirar muchos tiros”, y así fue.

Murió cantando, pues cuando disparaba con su “Enrique Blanco”, un fusil Mauser del cual no se separaba, lo hacía entonando la canción que dice: “yo conozco el buey que jala”, pum, disparaba su viejo Mauser, “y la víbora que pica”, pum, volvía disparar, “y la mujer que se mete de cabeza en la botica”, pum, pum, pum.

Lo vi por última vez frente a la “Voz Dominicana”, cuando los aviones de San Isidro bombardeaban la capital. Me presentó a “Enrique Blanco”, su fusil, y con él, como una forma de protestar, le disparaba a los aviones, oculto detrás de las paredes.

La desbandada nos separó y no volví a saber de él, hasta su muerte en la parte norte de la ciudad como consecuencia de la “Operación Limpieza” implementada por las fuerzas invasoras.

Aunque su tumba se encontraba cerca del lugar donde cayó combatiendo, debido a la transformación que sufrió el sector, perdí el rastro de adonde llevaron sus restos mortales o si estos fueron exhumados por sus familiares.

Donde quiera que estés, Ledesma Colón, Petíguere, siempre recordaremos tu canto, tu lucha, tu accionar revolucionario, tu arrojo y valentía. Y los daremos a conocer a las nuevas generaciones.

¡Loor a ti, héroe de la Patria, Ledesma Colón Tejada!

3 comentarios:

  1. Gracias Evelio: Estas realizando el capitulo que siempre anhelé,recordar nuestros grandes hombres ignorados por las circunstancias o el interes de algunos.
    Me gustaría ya que tu espacio es para recordar,te dedicaras a emitir un Libro sobre nuestros Grandes Hombres Maeños que incidieron tanto en la Democracia como el desarrollo de nuestro pueblo.
    Si te decides sé que habemos muchos que te daremos respaldo para su comercialización y sus beneficios donarlos al Asilo para Ancianos de Mao.

    Abrazos
    Manito

    ResponderEliminar
  2. Interesante articulo, me gustaria que nuestro honorable ayuntamiento creara una comision con la finalidad d rescatar y honrar a nuestros heroes maenos, la mayoria de ellos olvidados,en mi caso, habia escuchado hablar d este martir,e incluso, el dr.PENA GOMEZ lo menciona en su poema "lloran las campanas". Gracias por recordar a un patriota d verdad. att. ALEJANDRO J SANTANA

    ResponderEliminar
  3. Evelio, secundo y apoyo con la mayor de las pretensiones a Manito y Alejandro Santana, en el sentido de editar una obra literaria que compendie y acoja los hechos, vivencias y vicisitudes por las que tuvieron que pasar nuestros Distinguidos y bien Ponderados Héroes y Mártires Maeños, defendiendo nuestros derechos ciudadanos y los inalienables valores patrios.

    A mi entender, eres uno de los más indicado para liderear esta ingente tarea, puesto que jugastes papeles protagónicos cimeros en esas connotadas y flagrantes contiendas.

    Con la experiencia en la edición de mis libros, dispongo en Santiago de buenas relaciones con impresores locales que nos facilitarían la tirada de limitadas unidades, de 100, 200 ó más ejemplares, a costo accesible y cómodos pagos.

    Estoy a tus enteras órdenes, incorporándome militantemente a esta valiosa y meritoria labor. !! Anímate !!.!! Estamos contigo !!.

    Sólo tienes que ponerte en contacto conmigo para los pormenores, porque una obra de esa naturaleza es insoslayable y muy pertinente como para complementarla con la erección de su pretendido Monumento, de cuyo éxito en su realización debemos reconocer anticipadamente los extraordinarios esfuerzos que despliegan actualmente Manito y Angel Berto, entre otros, en pro de su feliz consecución.

    Como siempre, mis reiterados abrazos y el decidido apoyo a las mejores obras que engrandecen nuestro lar nativo y nuestra vital correspondencia,... de ustedes,... Cuqui Rodríguez Martínez.

    ResponderEliminar

Haga su comentario bajo la etiqueta de Anónimo, pero ponga su nombre y su dirección de email al final del mismo: NO SE PUBLICARÁN COMENTARIOS SIN NOMBRE Y SIN DIRECCIÓN DE EMAIL. Los comentarios ofensivos y que se consideren inapropiados, tampoco serán publicados.
El administrador