lunes, 23 de agosto de 2010

LUIS PICHIRRÍ

La práctica habitual de las virtudes éticas, que consisten en un justo medio entre dos excesos, hace al hombre moral y lo dispone a la felicidad, y la mayor felicidad que el pueblo de Mao le puede brindar a Luis Manuel Disla, es el cariño y el respeto que toda la comunidad le profesa.

Luis Disla: el Profesor Revolucionario de Mao

Por Ángel Berto Almonte

Relacionado Luis: ¡Tú pitarás!

MAO, VALVERDE- Como es natural, cada pueblo tiene su historia y lógicamente sus personajes son los protagonistas de la misma; no obstante, algunos de ellos pasan desapercibidos si alguien no se anima y cuenta sus vivencias y sus grandes aportes a la sociedad.

Quizás algunos de los lectores, específicamente los que residen en la zona del noroeste del país no identifiquen de inmediato por el nombre al educador Luis Manuel Disla, pero si les hablamos de Luis Pichirrí, seguro que caerán en cuenta de inmediato de quien se trata, ya que este sobrenombre fue una ocurrencia del propio Disla.

Luis es el segundo de los hijos del matrimonio de Kika Disla y Jacobo Gómez. Llegó al mundo en época de la dictadura de Trujillo. Abrigó desde temprana edad el quehacer político, cobijado en el Partido Revolucionario Dominicano (PRD), donde vivió momentos difíciles, producto de las persecuciones policiales de que fue objeto por su activa militancia y repudio a la represión a que estaba sometido el país en aquel entonces.

Luego de formarse como profesor de Educación Física, Luis Manuel Disla (pequeño de tamaño, pero gigante en bondades, un ser humano ejemplar, el amigo de todos, ni siquiera el peso de los años ha podido doblegarlo), le sirve en forma incondicional al pueblo que lo vio nacer.

Por años laboró como profesor de educación física en las escuelas Juan Isidro Pérez y Juan de Js. Reyes.

Con su profesión logró a través de la practica sistemática de la Educación Física, el Deporte y la Recreación, formar jóvenes con un equilibrio emocional óptimo, poner en práctica la promoción de la salud, fortalecer la formación de valores y la adecuada utilización del tiempo libre en la práctica del deporte.

De acuerdo a sus propias palabras, decidió estudiar Educación Física, para hacer realidad la idea de que el niño y al joven hay que enseñarles disciplina, lo que los enseña a ser resistentes, estables, tenaces, valientes, influye en su carácter, ayuda a su salud y a su desarrollo físico y mental.

Luis lo ha logrado todo en el mundo deportivo. Fue Comisionado Regional de Deportes en el gobierno del ingeniero Hipólito Mejía, fue fundador de los Juegos Barranquiteños que se organizan todos los años en Valverde. Actualmente es el máximo dirigente de la Asociación de Levantamiento de Pesas.

Uno de los mayores logros de Luis Manuel Disla fue la formación de un grupo de mujeres, a quienes les llamó las Abanderadas, ya que formaban un grupo de coreografía, cada una de ellas portando banderines de diferentes colores; lógicamente las muchachas del frente, portaban la insignia tricolor dominicana,

Este grupo excepcional participaba en todas las actividades festivas y patrias que se organizaban en todo el país, debido a su belleza y despliegues coreográficos, creatividad del profesor.

Sin apego ninguno por los bienes materiales, la vida es moralmente virtuosa si se tiene el hábito de la virtud, "por el cual el hombre se hace bueno y por el cual ejecuta bien su función propia"; todo esto ha permitido que en reiteradas oportunidades se le haya hecho reconocimientos al mérito de este hombre que lo ha dado todo por su pueblo.

La práctica habitual de las virtudes éticas, que consisten en un justo medio entre dos excesos, hace al hombre moral y lo dispone a la felicidad, y la mayor felicidad que el pueblo de Mao le puede brindar a Luis Manuel Disla, es el cariño y el respeto que toda la comunidad le profesa.

Para Luis, “ser maestro, ser docente, es una labor de convicción y no de condición", al tiempo que considera que la docencia es innata, y combativa y jamás se rinde, entiende que el docente es formado para la instrucción educativa hacia los educandos, pero no está formado para enfrentar las políticas mezquinas impartidas desde algunos sectores.

2 comentarios:

  1. Conozco a Luis Disla desde que éramos niños y asistíamos a la Escuela Primaria Juan Isidro Pérez (en aquel entonces, Presidente Trujillo). Siempre nos hemos manifestado un gran cariño, respeto y admiración recíproca. Luis es intrínsecamente un ser humano bueno, servicial y con mucha dignidad.

    Cuando nuestro Honorable Ayuntamiento le otorgó el Galardón Hijo Distinguido de Mao, viajé a la Patria Chica para darle un gran abrazo en la ocasión. Lo cual repito ahora, en la distancia.

    Fernan Ferreira.
    arapf@codetel.net.do

    ResponderEliminar
  2. De Luis Disla,(Pichirrí),si no se identifica así no es él. Hombre de bien,de los pocos que tenemos .
    Luis es una entidad de servicios comunitarios y si quieres saberlo,solicítale un servicio y te darás cuenta, no tiene vuelta floja,responsable en sus hechos.
    Esos juegos Barranquiteños de otrora, organizados con recursos prometidos,donde Luis era la columna vertebral de los mismos se celebraban llenos de éxitos,asumiendo Luis las déudas dejadas por los distintos hoy llamados Ministros de deportes oficiales caracterizados por sus pagos tardíos.
    Necesitamos 6 (seis) Luis mas para distribuirlos en nuestros barrios y así levantar nuestro deporte tristemente casi muerto en nuestro Mao querido.

    Mis honores para tí Luis,y gracias por tu ayuda dada durante los famosos torneos de beisbol celebrados durante mi presidencia en La Asociacion de Beisbol período 1980 al 1984.

    Tu amigo

    Manito

    ResponderEliminar

Haga su comentario bajo la etiqueta de Anónimo, pero ponga su nombre y su dirección de email al final del mismo: NO SE PUBLICARÁN COMENTARIOS SIN NOMBRE Y SIN DIRECCIÓN DE EMAIL. Los comentarios ofensivos y que se consideren inapropiados, tampoco serán publicados.
El administrador