jueves, 19 de agosto de 2010

CRISPÍN FERNÁNDEZ MINAYA

Crispín tiene un talento increíble para llevar lo sencillo a sonar grandioso y a su persona no dejarla encumbrarse con arrogancia, sino mantener la sencillez de lo humano sobre todo.

DO-RE-MI
Por Juan Colón

Grabar un jaleo de merengue parece y suena fácil porque se siente jocoso, divertido y nos imaginamos que cualquiera puede tocarlo bien.

Este gran saxofonista nuestro tiene un gran talento que ha logrado desarrollar y con ello sentar un precedente. Es al mismo tiempo una escuela viviente para las futuras generaciones.

Donde quiera que se toque merengue, el nombre de este genial saxofonista es considerado como número uno por los grandes méritos desarrollados. Nadie domina el arte de tocar un jaleo con tantos ingredientes acumulados por un gran proceso de años de estudio y una gran tenacidad para lograr lo buscado y una formidable capacidad de amar sus raíces.

Crispín Fernández Minaya, es el nombre por excelencia para grabar un merengue por lo que todos lo aceptamos y le brindamos nuestro mayor grado de respeto.

Nació en Villa Vásquez el 20 de Enero del 1946, emigrando a la Capital a los 15 años.

El rey del jaleo

El más simple jaleo interpretado por Crispín es un estudio para cualquier saxofonista. No solo por las notas que toca. Sino por todo lo que implica grabar algo profesionalmente: Técnica impecable, tempo genial, swing súper hermoso, sonido brillante propio para merengue, dinámica exacta donde debe ir, y una precisión del más alto nivel que se pueda requerir.

Las condiciones desarrolladas por Crispín merecieron ser la guía de toda una generación y casi la siguiente. Todos de una forma u otra fuimos influenciados por su estilo y copiamos su forma.

Algunos productores musicales llegaron a extremos de exigirle a cualquier saxofonista que tocara como él, de lo contrario no te querían aceptar.

Su hazaña está plasmada en decenas de grabaciones, todas con las más exigentes características.

Por mucho tiempo fue músico asimilado de la Banda de la Policía Nacional donde tuvo como su gran mentor a Tavito Vásquez, el cual fue su gran motor, su bujía inspiradora para emprender el desarrollo de su enorme y hermosa trayectoria.

Sus sueños quedaron plasmados con la permanencia de estar al lado de su gran maestro y consejero amigo.

También fue flautista de la Orquesta Sinfónica y más tarde maestro de saxofón del Conservatorio Nacional de Música.

En el extranjero

Crispín decidió emigrar a los Estados Unidos para empezar su dura tarea de convertirse en un músico de gran magnitud para emplear sus conocimientos en el merengue.

Durante su estadía en New York trabaja con Mario Bauzá (músico cubano de buena formación por el que todos anhelábamos pasar), Tito Puente; también estudió Flauta con el profesor ruso Henry Lotzni y armonía, y técnica del saxofón con Mario Rivera.

En el transcurso de su tiempo fuera del país trabajó con el Conjunto Quisqueya, Primitivo Santos, y en Santo Domingo con Johnny Ventura, Papa Molina y varios más.

El gran arquitecto

Cuando empieza la etapa del merengue romántico, Crispín, por su capacidad se convierte en la persona adecuada para grabar en los estudios en el menor tiempo posible con una calidad incuestionable. Algo de mucho valor para los disqueros y productores musicales.

Sin saberlo, comienza una revolución en la forma de cómo interpretar un jaleo con nuevo estilo, nuevo sonido, expresión, dinamismo, tempo, limpieza, y un swing considerado insuperable.

Empieza Crispín a convertirse en el arquitecto ideal para todas las grabaciones y el sonido ideal que todos los saxofonistas debían tener si les interesaba grabar merengue.

Durante unos veinte y cinco años fue modelo indiscutible de cómo se toca un jaleo. Desde los primeros discos de Juan Luis, Alex Bueno, Sergio Vargas, Ramón Orlando y su Orq. Internacional y un sinnúmero de artistas.

Podemos decir, sin temor a equivocarnos, que Crispín es responsable de un 80% de todo el merengue que se grabara entre el 1981 y el 2002.

Si escuchan con detenimiento las grabaciones de todos esos años, tendrán el placer de escuchar el excelente concepto interpretativo que impregnó en su forma, convirtiéndolo en una escuela viviente y hasta la fecha, 2010, es considerado una verdadera autoridad en el difícil arte de grabar un jaleo de merengue.

Grande entre los grandes

Dentro del mundo del merengue hemos tenido varios colosos: Tavito Vásquez, un genial solista de merengue; Félix del Rosario, Sócrates de León (Choco) y Crispín Fernández, el más genial saxofonista de estudio. Su formación técnica le permitió el desarrollo de la tranquilidad y swing para interpretarlo todo. No importa que tan difícil sea el jaleo, interpretado por él, suena simple.

Un orgullo para nuestra región, y nuestro país tener un músico de tan extraordinarias dimensiones.

Crispín Fernández leyenda de nuestra música que nos ha honrado con su enorme talento, con su sencillez, con su apertura para cualquiera que desee su ayuda. Extraordinario músico nuestro que abrazó en cuerpo y alma el merengue, dejando a un lado sus aspiraciones a otros géneros.

Ha escrito dos libros de jaleos de merengue y grabado tres Cd’s con su grupo LICUADO, una mezcla de merengue-jazz. Se lo recomiendo por ser un trabajo excelente.

El amigo, el activista

Luchador incansable buscando mejores condiciones de trabajo, de respeto, llegando en muchas ocasiones a ser sacado de los estudios de grabaciones, pero por su monstruosa capacidad y falta de alguien con sus condiciones hacía que volvieran a buscarlo para los trabajos. Logró elevar el precio de las grabaciones, luchando solo en un principio. Luego otros músicos lograron seguirlo y también empezaron a exigir mejores condiciones.

Somos amigos desde los años mozos cuando tocábamos en combos de los pueblos y en algunos de Santiago y la Capital. Es mi gran ídolo (no por edad, pues somos casi de la misma); en incontables ocasiones lo he llamado desde NY para manifestarle mi alegría cuando escucho una interpretación suya. Creo ser su más fiel fanático. Adoro su genialidad interpretativa.

Crispín tiene un talento increíble para llevar lo sencillo a sonar grandioso y a su persona no dejarla encumbrarse con arrogancia, sino mantener la sencillez de lo humano sobre todo.

Mi respeto a este genial músico nuestro el cual me honra sobremanera con su amistad y tenerlo como mi ídolo y gran maestro en el arte de tocar un jaleo.

Mi admiración eterna a mi gran hermano Crispín; un abrazo fraternal.

11 comentarios:

  1. Querido Juan: Gracias por permitirnos conocer la trayectoria de este gran músico. Nunca había oído de él, así que hoy aprendí algo importante.
    Un abrazo de tu profe, Lavinia.

    ResponderEliminar
  2. ME PLACE Y ME HACE SENTIR MUCHO ORGULLO , TANTO DE EL MAESTRO CRISPIN FERNANDEZ , POR SU GRAN TRAYECTORIA LLEVANDO TODA SU MAESTRIA Y DESTREZA CON GRAN HUMILDAD ENTRE TODA LA GENTE QUE LO CONOCE Y LO RECONOCE ... COMO DE JUAN COLON , OTRO GRAN ICONO DE LA MUSICA DOMINICANA , POR EL GRAN ACIERTO DE ESCRIBIR ESTE ARTICULO ... Johnny Vargas .

    ResponderEliminar
  3. Apreciado Juan:

    Gracias por regalarnos esta joya. Había escuchado el nombre de Crispín Fernández, pero no sabía de su nivel de excelencia, y viniendo de un gran músico como tú, no hay lugar a dudas sobre su calidad profesional y personal.

    Un abrazo,

    Fernan Ferreira.
    arapf@codetel.net.do

    ResponderEliminar
  4. Queridos hermanos mios..mi Profe, Fernan y Johnny....Es mi gran deber hacerlo, nuestro pueblo debe conocer sus grandes glorias y mi hermano Crispin es una excelencia. Gracias por su tiempo. Abrazos..
    su hermano,

    Juan Colon

    ResponderEliminar
  5. Cuánta nobleza y calidad humana. Qué lección más extraordinaria de humildad y sabiduría. Qué jaleo apambicha'o y bien toca'o este artículo de Juan Colón. Aplausos por ese solo. Usted es un musicazo.
    Rafael Calderón

    ResponderEliminar
  6. Franklin GorinPeña22 de agosto de 2010, 19:19

    Franklin Gorin Peña
    (franklingorin_pena@hotmail.com)
    Maestro juan colon muy buena esta la biografia del Maestro Crispin Fernandez ya que las nuevas generaciones no conocen del aporte y dedicacion que el Maestro Crispin a dado a la Musica Dominicana, y de mi parte estoymuy orgulloso de tener momentos compartidos con el Maestro crispin y con usted que tambien es un gran tesoro dominicano...

    ResponderEliminar
  7. Rafael, un fuerte abrazo y gracias por apreciar nuestro trabajo. También a mi hermano Gorin por ser un gran seguidor nuestro y sobretodo de nuestro hermano Crispin. Gracias hermanos.

    Sinceramente,

    Juan Colón

    ResponderEliminar
  8. Quiero saber dónde vive Crispín porque necesito entrevistarlo para un libro que escribo

    ResponderEliminar
  9. hola juan.. este miercoles le estaremos haciendo un homenaje a crispin en hard rock cafe y nos gustaria tenerte ahi.. de ehcho te cité en parte de nuestra invitacion a este evento.. mi numero es 829.573.3215 patricia guerrero gracias

    ResponderEliminar
  10. Hola, hoy senti mucha alegria porque me encontre con el amigo Crispin, despues de algunos años, cuando yo era medico de un hotel turistico, este artista es una muy buena persona, excelente amigo, sencillo, humilde......cuantas cosas positivas en una sola persona.
    Sinceramente...Dr. Wilfredo Gaton Amarante., Email: wilfredogaton@hotmail.com

    ResponderEliminar

Haga su comentario bajo la etiqueta de Anónimo, pero ponga su nombre y su dirección de email al final del mismo: NO SE PUBLICARÁN COMENTARIOS SIN NOMBRE Y SIN DIRECCIÓN DE EMAIL. Los comentarios ofensivos y que se consideren inapropiados, tampoco serán publicados.
El administrador