domingo, 21 de noviembre de 2010

MUERE UN HOMBRE DE VALOR… UN HOMBRE ÚNICO

Ha muerto una luz que dignificaba nuestro pueblo huérfano el cual te llora desconsoladamente porque siente que ha quedado desamparado. Lloramos por ti porque cada día los hombres dignos van muriendo para dar paso a los impunes, mentirosos, aprovechadores que exhiben con “orgullo” sus grandes riquezas las que jamás podían ser admitidas en tu mundo.

DO-RE-MI
Por Juan Colón


El arte ha perdido un Avatar, un Gurú, un Profeta, un Maestro, un Hombre, un Genio… El pueblo, un Ángel de la Guarda.

Ha muerto el Arte en nuestro país, ha muerto la espontaneidad hecha actor, ha muerto el creador del arte de la improvisación, de lo bello al hacerlo, del valor de pararse frente a un micrófono y decirle a un presidente su vergüenza en su desempeño, de cerrarle las puertas al corrupto, al vicioso, al déspota, al incapacitado usurpador del talento que no le pertenece.

Freddy…

Hemos quedado huérfanos con tu partida, nos quedamos con las ganas de seguir midiendo tu fuerza, tu valor, tu integridad, tu dignidad, tus innumerables talentos, tu fuerza incorruptible, tu gallardía de mirar al prepotente y decirle corrupto en su cara.

Te fuiste porque cargaste toda la negatividad de un sistema corrupto de pies a cabeza y tu osadía te hizo dar la gran batalla, la de enseñarnos que solo con nuestra voluntad y determinación podemos cambiar nuestro destino.

Que nuestros males nunca tendrán remedio porque no queremos cambiar.

Sufriste en carne viva nuestra idiosincrasia, el poco deseo de hacer lo correcto, la impotencia de ver lo corrupto y pretender ser justo y de ver lo justo ser ensuciado con corrupción.

De verte llorar frente a un micrófono al mismo tiempo que denunciabas una de nuestras diarias bajezas, y al instante morías de la risa ante una de tus propias comedias como un aliciente para no morir de rabia.

Verte dar lo máximo por los deportes, por los enfermos sin ayuda, por los hambrientos sin tener con que calentar sus fogones.

Pararte públicamente y pedir perdón por algún exabrupto cometido es un acto de valor, de dignidad, de muestra a tu gran estatura.

Ha muerto una luz que dignificaba nuestro pueblo huérfano el cual te llora desconsoladamente porque siente que ha quedado desamparado. Lloramos por ti porque cada día los hombres dignos van muriendo para dar paso a los impunes, mentirosos, aprovechadores que exhiben con “orgullo” sus grandes riquezas las que jamás podían ser admitidas en tu mundo.

Denunciaste todo lo que Dios te permitió y has partido cuando Él consideraba que habías cumplido tu leyenda personal.

Descansa con la paz que te dieron tus innumerables muestras de tus grandes actos, ellos te han inmortalizado porque solo los grandes con vestidos humildes pueden alcanzar la estatura que alcanzaste.

Descansa en paz hermano del alma.

1 comentario:

  1. Juan,
    Acertado y lleno de pasión tu escrito. Con Freddy botaron el molde... fue único el Gordo.
    Isaias

    ResponderEliminar

Haga su comentario bajo la etiqueta de Anónimo, pero ponga su nombre y su dirección de email al final del mismo: NO SE PUBLICARÁN COMENTARIOS SIN NOMBRE Y SIN DIRECCIÓN DE EMAIL. Los comentarios ofensivos y que se consideren inapropiados, tampoco serán publicados.
El administrador