jueves, 27 de septiembre de 2012

DO-RE-MI

LO QUE LA MÚSICA PUEDE HACER POR TI
Por Juan Colón

Cuando logras escuchar dos notas musicales que conmueven tu ser es porque las escuchaste en la secuencia vibracional correcta. Estas llegaron a ti a través del lenguaje universal que no necesita de palabras para ser entendido y hablado.

La música que escuches puede levantarte el ánimo, devolverte la sonrisa a los labios y enriquecer enormemente tu vida. Tómate en serio escuchar música que te inspire. Reúne una colección de tus canciones favoritas y escucha algo que te llene el corazón de alegría todos los días de tu vida.

Dependiendo tu estado de ánimo es la música que debiera escuchar. Por ejemplo, si estás trabajando y necesitas mucha concentración pero no quieres estresarte, escuchar buena música logra el efecto deseado. Tan es así que hoy día la medicina tiene una parte que se apoya en la música para ayudar al paciente en su recuperación: Terapia Musical.

Estos efectos sanadores lo produce la música romántica, suave, melancólica, para que produzca el contacto vibracional requerido. Produciendo de este modo una química que escapa al entendimiento, logrando que el estar escuchando música trabaje en el proceso regenerativo del sistema celular del cuerpo humano.

Puedes hacer la prueba por ti mismo cuando gustes. Mientras más melodía tenga mejor efecto. Por eso la música ruidosa, rápida, sin melodía no produce efectos positivos al organismo tanto físico como mental.

Si no eres amante a la música de jazz, bossa nova, clásica, existen muchos tipos de música. Tu baladista preferido, tu instrumentista preferido, producen milagros en los cambios negativos del ser humano.

Hay tipos de música clásica por ejemplo, Canon en Re, de Pachebel, Las Cuatro Estaciones, de Vivaldi, muchos estándares de Jazz, bandas sonoras de muchas películas, por ejemplo, Braveheart, Everest, el tipo de música que muchos llaman Semi-Clásica, en fin, son innumerables los tipos de música a escuchar, todas con efectos positivos sobre nuestro estado de ánimo. Estos son alguno de mis favoritos.

La música rápida y estridente nunca surte efectos positivos en el organismo, tanto en su volumen como en su concepto. Todo lo contrario, provoca muchos malestares que nos llevan al alcohol, drogas, violencia, porque sus ondas vibratorias despiertan el lado negativo del ser humano.

Si observas con detenimiento, la radio está inundada de música ruidosa, malas letras, malos cantantes, malos arreglos musicales lo que la hacen sonar mal en sentido general. Todo esto sin saberlo causa malestar en tu vida y vas perdiendo la sensibilidad a la Vida misma. Vas adquiriendo un conformismo e indiferencia desastrosa que va en detrimento de tu vida y de tu entorno.

Una oficina donde se escuche música ruidosa y con volumen alto causa muchos problemas de comportamiento porque afecta a cada empleado de manera negativa. Muchos lo aceptan porque no tienen elección, otros pueden y muchas veces sin saberlo a conciencia cambian de trabajo, una forma inconsciente de buscar la paz.

El escuchar música mueve la parte del cerebro que domina los estados sensitivos del alma y del cuerpo. Si te sientes incómodo y desconoces las razones, el solo hecho de escuchar una hermosa melodía te devuelve el relajamiento que necesitas para sentirte bien.

Regularmente escucho música de dos a tres horas diaria independiente de ser músico. Su efecto dilatador es hermoso porque puede hacer maravillas en tu vida sin tener que utilizar antidepresivos o estimulantes. Solo es dejar llevarte a la misma secuencia vibratoria de lo que escuchas.

El sonido es vibración y el cuerpo también lo es. Cuando logran juntarse en el mismo campo vibracional producen grandes efectos positivos, aunque no tengamos la conciencia de lo que está pasando en nuestro interior.

Si estas escuchando música buena, vienen a tu mente escenas hermosas de la naturaleza, de tu novia, de tu esposa, de tu amigo, de tu hermano, de tu mascota, nunca vienen a tu mente las escenas violentas. Estas no tienen cabida porque el sentimiento recibido quiere tranquilidad y refrigerio. Todo cambia en tu carácter, y hasta personas de carácter muy violento han logrado enormes cambios cuando aprenden a escuchar música.

Cuando viajas en avión, en autobús, siempre vas a escuchar música bien suave, una forma de buscar la mayor tranquilidad para los viajeros.

Escuchar aunque sea solo unos minutos de música todos los días es una manera bien sencilla pero poderosa de dominar tu estado de ánimo y de mantenerte optimista.

Haz la prueba por ti mismo. No hay que ser músico ni saber de música para disfrutar la música buena que te elevará a tener mejor visión de tu vida y de la Vida misma, logrando mejorar la calidad general de tu vida.

2 comentarios:

  1. Apreciado primo,... en el libro de mi autoría:"Medicinas Alternativas", enfoco la oportuna temática sobre la importancia de la Musicoterapia en nuestra salud.
    He leído con profusión y agrado, por lo que propicio para felicitarte por tu acierto e inquietud, tu interesante artículo acerca del uso de la terapia con la esplendidez de la música, no solamente para el solaz y esparcimiento, sino también se utilizan sus efectos curativos en la corrección y mejora de problemas de salud, educativo, afectivo o conductual.
    De acuerdo con la psicóloga y gerontóloga Silvia Montes Jorge, los efectos curativos de la música se han estudiados desde tiempos remotos y en la actualidad existen bases científicas para apoyarlos." La música logra cambios físicos, emocionales y de conducta en todo tipo de personas, tanto en niños como en adultos y envejecientes. La música no solo se emplea en personas que están enfermas, también en quienes desean mejorar su bienestar personal, potenciar la creatividad, el aprendizaje y las relaciones interpersonales". Recientes estudios demuestran que "es buena para el manejo del estrés y la ansiedad", sostiene la experta.
    Con el debido permiso de mi dilecto primo Juan, y reconociendo su extraordinaria maestría en el manejo de "bien combinar los sonidos con el tiempo", me he atrevido a ofrecer a todos los MEECianos cortas pinceladas sobre esta importante terapia, cuyos mayores detalles podrán visualizarlos en la obra de mi autoría previamente mencionada.
    Para mi, ha sido de mucho agrado que Juan nos siga alimentando de sus amplios conocimientos y experiencias, que por yo haber tenido la oportunidad de estudiar la música, puedo entender mucho mejor sus sabios consejos de inigualable experto en este sentido.
    Bendiciones a raudales, salud y éxitos en tus proyectos de vida.

    Con mis afectos de siempre,...

    Cuqui Rodríguez Martínez

    ResponderEliminar
  2. Bien pensado y estructurado su valiosísimo y bien intencionado artículo primo Juan. La verdad es que Usted se las trae...

    La buena música nos abre las puertas del alma....Nos enternece, mueve las fibras íntimas de nuestro ser, eleva nuestro espíritu al infinito y nos conduce por los recónditos pasajes de nuestra sublimada imaginación. Nos transporta, nos hace vibrar, nos transmite paz y, con sus bellas notas, nos envuelve, acaparando y embrujando nuestros sentidos y, a su vez, armonizando con su sublimidad el cuerpo, la mente y el espíritu.

    Gracias de corazón Gran Maestro por el aporte. Sus escritos ponen al desnudo su gran humildad y sensibilidad social que sólo caracteriza a los nobles de corazón.

    Reiterándole mi aprecio y admiración sincera, de Usted,

    Diómedes Rodríguez Martínez.

    ResponderEliminar

Haga su comentario bajo la etiqueta de Anónimo, pero ponga su nombre y su dirección de email al final del mismo: NO SE PUBLICARÁN COMENTARIOS SIN NOMBRE Y SIN DIRECCIÓN DE EMAIL. Los comentarios ofensivos y que se consideren inapropiados, tampoco serán publicados.
El administrador