lunes, 21 de septiembre de 2009

A la villa del Mao

Por don Juan de Jesús Reyes

¡Villa de los crepúsculos del rojo de las tunas,
de nácares y perlas, a veces, y otras veces
todos tintes violetas, o todos palideces!
De las nieblas... ¡Oh, villa de mis breves fortunas

y de mis largas bregas! ¡Quisiera ser un río
y darte frescas músicas, vitalidad y arrullo,
o darte el oro nítido de mi luz con orgullo,
si atesora luz el sentimiento mío!

¡Oh, villa que está viendo mis tardes pensativas!
Ayer viste los gozos de mis mañanas vivas
frente a las altas cumbres y hollando tus praderas.

Mañana cuando veas al infinito abiertos
mis ojos, cuando asilo me des entre los muertos,
bríndame de las flores que dan tus primaveras.

1 comentario:

  1. Distinguido Medina;

    Siempre lo he tenido como uno de los munícipes maeños más preocupados por el desarrollo cultural de la otrora Villa de Santa Cruz de Mao. Reciba usted mis humildes reconocimientos por engrandecer la cultura maeña y, luego la noroestana. Soy de opinión de que el origen poético del Noroeste no podemos, bajo ninguna circunstancia, dejarlo perecer así porque sí. Debemos seguir desentrañando a esos ilustres personajes y brindarles la luz del reconocimiento eterno, que tan ganado se lo tienen. Cuente usted conmigo para esos menesteres y le aseguro que seré su más incondicional servidor. De paso, lo invito a visitar mi blog:www.espectativaliteraria.blogspot.com

    Bergson Rosario
    Escritor

    ResponderEliminar

Haga su comentario bajo la etiqueta de Anónimo, pero ponga su nombre y su dirección de email al final del mismo: NO SE PUBLICARÁN COMENTARIOS SIN NOMBRE Y SIN DIRECCIÓN DE EMAIL. Los comentarios ofensivos y que se consideren inapropiados, tampoco serán publicados.
El administrador