jueves, 24 de septiembre de 2009

Cosmovisión poética de Juan de Jesús Reyes


Portada de La Atesorada Luz Poética de Juan de Jesús Reyes

Por Francisco Almonte

Está próximo a salir al mercado el libro La Atesorada Luz Poética de Juan de Jesús Reyes del intelectual y profesor de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, Francisco Almonte. Según la contraportada de la obra, esta consta de dos secciones bien diferenciadas: una primera parte que contiene siete ensayos merced a los cuales se comentan diversos textos poéticos escritos por el bardo maeño, y una segunda parte que incluye una antología con una selección de los mejores poemas del portalira criollo, a la luz del conocimiento del autor.

Cabe destacar, además, que el prólogo está escrito por el Dr. Manuel Mora Serrano, autor y crítico literario de proyección internacional. Mora Serrano fue fiscal de Mao a final de los años de 1950 de donde nació una admiración y un respeto profundos por la obra del poeta maeño.

El siguiente trabajo, Cosmovisión Poética de Juan de Jesús Reyes, es parte de la esperada obra la cual esperamos reciba el apoyo necesario para que se siga difundiendo la poesía de don Juan de Jesús Reyes, extraordinario artista del Parnaso Nacional. A continuación, el artículo.

En el poema titulado Mi Credo, Juan de Jesús Reyes enarbola sus conocimientos filosóficos y proyecta su cosmovisión en la esfera de la transparencia. El poema, de concepción metafísica, se transcribe en su totalidad para que el lector tenga una visión diáfana de las creencias proyectadas en los versos. He aquí la pieza poética en su integridad:

Mi credo

Creo en los vibriones
y en los electrones
y en su tremenda potestad;
creo en el eterno gravitar de los átomos,
de las moléculas y de los mundos…

Creo profundamente en la fecundidad
de todos los sistemas planetarios
que surcan el espacio, radiantes y jocundos.

Creo que cuanto existe fué luz, fué luz divina,
fué luz siempre triunfal
en la matemáticamente armónica
y ubicua inteligencia del Padre Universal…

Creo en el alto vértice del triángulo
que las almas recorren de crisol en crisol
hasta ganar la máxima belleza
hasta ganar la máxima pureza
hasta integrarse al Sol, al primitivo sol,
hasta integrarse al Padre, radiosas como el día…

Creo en las jerarquías del reino espiritual
y en la ignorancia mía,
la que mira sin ver
tantos y tantos signos que no sabe leer…

Creo que las almas puras irradian alegría
fragante, azul y suave cual la hora matinal…

En la primera estrofa, el poeta teoriza sobre los corpúsculos del reino microscópico, tales como las bacterias (vibriones), así como los elementos que conforman el átomo que orbitan alrededor de su núcleo. La alusión a estos elementos del mundo científico aparentan no propios del discurrir poético, pero sucede que en la lucha histórica entre filósofos idealistas y materialistas, el descubrimiento de tales corpúsculos en los entes materiales, principalmente, provocó una euforia tal en los filósofos espirituales de la época, que les permitió robustecer su tesis de que la idea se impone sobre la materia hasta en los entes materiales, de apariencias inanimadas.

En la segunda estrofa, el poeta eleva su canto hacia la dimensión de la vía láctea y fija su creencia en la gravitación de los astros, dentro de la inmensidad del espacio sideral. Se pone de manifiesto, de acuerdo al aeda, que los fenómenos del micro mundo como del macro cosmos constituyen obras perfectas del Dios omnipotente, concepción teocéntrica confirmada en la tercera estrofa del poema.

A partir de la cuarta estrofa se establece la jerarquía del espíritu sobre la materia, y se revelan distintos estadios de purificación del alma (asociada a la irradiación de la luz) hasta el logro de un nivel pleno de pureza, como condición sine qua non para el acceso a la eternidad, junto al sumo creador. Además, el bardo alude a la incapacidad de los sentidos para la correcta interpretación de los misterios del universo.

El contexto socio-cultural del poema devela la estatura intelectual del portalira maeño en cuanto a su erudición en los ámbitos de la ciencia y filosofía, de la poética y religión.

1 comentario:

  1. Isaias sigue dando batazos de Jonron como decimos en Mao.

    Monchy.

    ResponderEliminar

Haga su comentario bajo la etiqueta de Anónimo, pero ponga su nombre y su dirección de email al final del mismo: NO SE PUBLICARÁN COMENTARIOS SIN NOMBRE Y SIN DIRECCIÓN DE EMAIL. Los comentarios ofensivos y que se consideren inapropiados, tampoco serán publicados.
El administrador