sábado, 13 de julio de 2013

DO-RE-MI

¿QUÉ NOS QUEDA DE IDENTIDAD?
Por Juan Colón


Aunque el autor ha hablado en innúmeras ocasiones de este tema que le es tan caro, esta vez penetra un poco más profundo delatando con valor lo que él considera las principales razones de que nuestra música, y por ende nuestra identidad, esté agonizando

Después de escuchar una acalorada discusión sobre nuestra identidad, tema debatido en múltiples espacios y controversial por demás, donde cada quien se enfila a sus intereses bien sea económicos, o de criterios, en fin, siempre buscamos ganar aunque prescindimos de la razón.

Fueron diversas las opiniones que iban desde fusiones de ideas y pensamientos hasta la negación total.

Cuando rompemos esquemas, decimos que somos incomprendidos. Si visualizamos más allá de lo establecido es muy difícil ser aceptados de inmediato, a veces pasan años incluso, porque efectivamente el ser humano se niega a los cambios, y es natural; estamos adaptados a la rutina, lo esquematizado, si a alguien se le ocurre agregarle o quitarle algún elemento, ingrediente o sazón, simplemente nos resistimos a las transformaciones, pero estas muchas veces nos llevan a conseguir enormes y valiosos resultados, si los mismos se hacen con propiedad de criterios de calidad.

Si queremos innovar, crear, debemos ir rompiendo esquemas, y haciendo fusiones o agregando elementos que puedan dar buenos resultados, sin la necesidad obviamente de borrar nuestra identidad; solo es cuestión de enriquecer lo que ya tenemos o de agregarle un valor y a ese valor identificarlo con un nombre que enriquezca cada área donde sumemos, aportemos diferentes e innovadoras ideas.

Hay que agregar de otras experiencias y culturas si se quiere avanzar, sin que ello implique perder la identidad, aderezando métodos y formas que no nos aniquilen como sociedad en lo musical, cultural, tradiciones, costumbres y valores.

Es importante mantenerse apegado a moldes y estructuras que surgieron y crecieron con nosotros, los que nos dan un nombre de identificación como nación, como sociedad, aunque no debemos negarnos a renovarnos. Pero jamás aniquilarnos.

Lo que está pasando en nuestra sociedad a todos los niveles, no nos ayuda en nada; al contrario nos envilece y nos atrasa. Sin embargo, considero que debemos colocarlo en un tramo, un punto para analizarlo, debatirlo y enfrentarlo, porque quiérase o no, esto ha surgido de las entrañas del pueblo y sus expresiones se reflejan en el deterioro familiar, espiritual, religioso, prácticamente desapareciendo lo positivo. Está ahí y no podemos negar que ha surgido del seno de la sociedad.

¿De qué hablo? De la música, del baile, de la forma en que enfocamos los problemas en los medios, en todas las áreas que determinan el discurrir de una sociedad.

A quienes no estamos de acuerdo con todo esto, nos acusan de inadaptados sociales, retrógrados, desfasados, por el simple hecho de querer mantener la identidad y fortalecer nuestras raíces; nos tildan de que nos quedamos estáticos, sin adecuarnos a los nuevos tiempos. Ahora, sería interesante preguntarnos, ¿qué aportan, por ejemplo, ciertas letras que a mi entender no dejan nada positivo en la mente de quien las escuche, más bien traen violencia, desesperanza, con pésima música y la interpretación ni hablar; pero, bien eso es por el lado de la música. Pero ¿qué decir de las conductas que exhibimos a diario de corrupción, donde la ética y el profesionalismo no parecen ser parte de esta sociedad? Al menos es lo que más suena en los medios, la delincuencia moral.

A veces pienso que aquella sociedad que tenía como identidad la honestidad, humildad, la alegría, la solidaridad, la simpatía, el merengue, el arroz y las habichuelas, esto se ha quedado atrás y ahora nos identificamos por prostitución, corrupción y un ritmo con palabras obscenas que no sabría ni cómo denominarle en el que muchos de sus representantes cogen nuestra bandera para hacerse hasta unos calzoncillos.

Cada vez que pase un lustro o dos, esa generación pensará que eso que han visto es lo que nos identifica, entonces es bien controversial y muy debatido el tema de la identidad.

¿Será identidad nuestra, estas letras que escuché en días pasados en un tema en la radio?: “Mami, te voy a dar duro para que sepa que te lo entro toó, y luego te invito a vacilar una fuma” ¿Nos deja algo de enseñanza ese adefesio? ¿Es eso evolución? ¿Podríamos llamar eso enriquecimiento? ¿Aporta en algo? Si no lo es, entonces, si no es valioso a la familia, a la sociedad, a lo que somos y queremos ser, yo me sigo preguntando ¿Entonces, debemos considerarlo como un progreso y aporte a nuestra identidad musical?

¿Debemos seguir haciendo el "esfuerzo", prensa escrita, radio, televisión, de promover todas esas vulgaridades? El problema no es que no queremos aceptar lo “Moderno”. El gran problema es, que se quiere desplazar todo lo que tenemos, por el simple hecho de que no es moderno, ¿Pero tiene lo moderno la calidad para añadirlo a nuestra vida y aportar al enriquecimiento historial de un país?

¿Se puede medir la cultura de un pueblo por el llamado modernismo y los modismos?

Siempre he sido un preocupado por la identidad del merengue. No podemos romper los patrones rítmicos del merengue porque entonces no sería merengue; se le podría llamar cualquier cosa menos merenque y el merengue es nuestro ritmo y no podemos perderlo.

Y debo confesar que cuando hice los arreglos para la producción “CON EL ALMA DE TAVITO”, no fue bien visto por algunos músicos, pero jamás traté de atropellar nuestra música, sólo traté de aportar algo innovador y que enriqueciera nuestro ritmo.

“Una persona tiene derecho a conocer su pasado para defender su identidad”.

La identidad también es la conciencia que una persona tiene respecto de sí misma y que la convierte en alguien distinto a los demás.

Aunque muchos de los rasgos que forman la identidad son hereditarios o innatos, el entorno ejerce una gran influencia en la conformación de la especificidad de cada sujeto; por esta razón tienen validez expresiones tales como “estoy buscando mi propia identidad”.

Creo que ha llegado el momento de dejar atrás los calificativos de locos, idiotas, desfasados o inadaptados sociales a quienes tratan de mantener nuestra Identidad. Es simple de comprender, lo único que no queremos es sepultar lo nuestro que es rico y digno y debe ser motivo de orgullo.

Cuando se tiene la capacidad de estudiar y asimilar los cambios en el mundo, se puede lograr la capacidad de enriquecer cualquier propuesta pero sin romper sus raíces; se puede adornar, darle colores, variedad, pero jamás perder lo que identifica y determina lo que somos, y esto se pierde cuando no tenemos la capacidad de aportar elementos que enriquezcan lo que ya tenemos.

Es necesario que las instituciones correspondientes asuman una propuesta de motivación, enseñanza y preservación de nuestra identidad; que se le explique a niños y jóvenes, porqué debemos preservar lo nuestro.

Porque uno de nuestros grandes problemas es la educación, y hemos caído en un individualismo que en vez de ayudarnos a crecer, nos está llevando al desmembramiento de todo. Tristemente, esta es la realidad de nuestro país y de otros tantos que están bajo la sombra de la mala gerencia, la falta de voluntad, la no institucionalidad de los organismos del estado, y la pérdida de los valores es más evidente cada día.

Y lo peor aún, no se visualiza un futuro diferente a la realidad actual.

5 comentarios:

  1. Juan Colón ;lo dijiste todo aparentemente ,entonces al terminar de leer me pregunto, ¿quién es o son los culpables del deterioro social y a la vez musical ?, ,creo que parte de los capacitados que evitan educar y capacitar a los demás para que se produzca el cambio.
    Surge el interés monetario de aquel que ayer era parte del proletariado y hoy millonario y comerciante de bienes y servicios ,donde con la parte musical llena de adefesios,utiliza el término "desfasado" para bloquear tus ideas y buenas intenciones con el poderío comercial dentro de los medios de comunicación.
    Y en lo social, quieren ampliar la escolaridad pero sin poner a conocimientos dentro de las áulas las razones de los cambios, evitando crear conciencia a esta y las futuras generaciones.
    Mantengamos en pié de lucha la concientización del pueblo.

    Gracias Juan Colón, eres de los necesarios.

    Manito

    ResponderEliminar
  2. Juan,
    Completamente de acuerdo con todos los conceptos emitidos, tenemos el deber y el compromiso de luchar para que nuestra juventud, conjuntamente con todos los avances de los tiempos, sean educados en sus hogares y centros academicos. Tenemos que luchar porque nuestros valores patrios como el Merengue perseveren.
    Por otra parte, seria sumamente importante que a traves del Ministero de Cultura se le diera seguimiento a las VULGARIDADES que se escuchan y a las emisoras que las promueven. Andres.

    ResponderEliminar
  3. Querido amigo Juan. Eso que estamos viviendo hoy en nuestro país ,es producto del deterioro moral en la que ha caído nuestra sociedad por los malos ejemplo que vienen desde arriba y como cosa lógica se reflejan en todo los aspectos culturales. Hay un refrán que dice "una golondrina no hace verano", pero yo creo que golondrinas como tu con presencia moral incuestionable, profesional de primer orden, no solo hace verano sino también otoño, invierno,y primavera. Adelante hermano, va por buen camino. Jochy Reyes.

    ResponderEliminar
  4. muy buen análisis MAESTRO y totalmente de acuerdo con usted. También me solidarizo con lo expresado por Manit y Andrés. El problema es real y de difícil solución. Hay demasiados intereses involucrados y en una sociedad mercantilista, los económicos ahogan todos los demás. Si a esta triste realidad le sumamos la indiferencia de las autoridades... "Que Dios nos encuentre confesaos", como dice el refrán.

    Afectos,

    FErnan Ferreira.

    ResponderEliminar
  5. Juan, partícipe de tu verdadera preocupación por nuestra identidad musical y de otros órdenes, me permito reconocer la gran valía de este rico enfoque que engrandece y aclara conceptos.

    Estoy tan cónsono contigo, puesto que tuve la oportunidad de esbozar en dias anteriores, esbocé un artículo intitulado " Maeño Auténtico ", tratando de compendiar atributos , virtudes y valores que identifican y perfilan fielmente en su mayoría al verdadero y digno maeño con toda su trascendencia y notorias peculiaridades.

    Con sumo agrado acojo en todo su extensión y significado, tu noble inquietud y especial dedicación en pro de que las cosas marchen por los caminos menos espinosos y libre de obstáculos para bienestar de nuestra comunidad en general.

    Abrazos ,... muchos y sinceros, distinguido Primo.

    Cuqui Rodríguez Martínez

    ResponderEliminar

Haga su comentario bajo la etiqueta de Anónimo, pero ponga su nombre y su dirección de email al final del mismo: NO SE PUBLICARÁN COMENTARIOS SIN NOMBRE Y SIN DIRECCIÓN DE EMAIL. Los comentarios ofensivos y que se consideren inapropiados, tampoco serán publicados.
El administrador