lunes, 22 de julio de 2013

SE HACE CAMINO AL ANDAR

EL ASESINO (Cuento)
Por Miriam Mejía


El asesino llegó a su casa, avanzada la noche, luego de llevar a cabo la misión de ese día. Se quitó su uniforme militar y lo lanzó en una esquina hecho un ovillo. Buscó ropas limpias y se vistió de nuevo. Fue a la cocina, abrió la llave del fregadero y se lavó las manos con parsimonia. Ya sintiendo hambre, se preparó algo de comer. Abrió la nevera y extrajo una cerveza. Miró satisfecho el color cenizo que comenzaba a cubrir la botella. Se relamió los labios y goloso la destapó. Caminó hasta su sillón favorito ubicado frente a un televisor de pantalla gigante, uno de sus tantos regalos recibidos por llevar a cabo trabajos categorizados como «sucios». Se acomodó y de forma atropellada, comió y bebió. Al terminar de engullir el último bocado, se limpió el ralo bigote con el dorso de su mano derecha. Encendió el televisor y sintonizó su programa de sexo favorito. Se recostó y descorrió la cremallera del pantalón. Mientras manipulaba sus orígenes, llamó por teléfono a su superior, y en una cortísima conversación le comunicó que había cumplido la misión acorde con las instrucciones recibidas. Cerró el teléfono y sus ojos se centraron lujuriosos en las imágenes televisadas. Durante un tiempo impreciso se manipuló desaforado la flacidez de su entrepierna. Rabioso por los inútiles resultados, apagó el televisor y buscó sus bebidas más fuertes. Tomó hasta la inconsciencia.

Como guiñapo deforme, se durmió en el sillón. Soñó que disparaba a quemarropa en el pecho de un joven de rostro cándido y sonriente. Las balas rebotaron y lentas, muy lentas, apuntaron hacia él. Trató de correr, pero sus piernas ahora muy pesadas, se hundían en la tierra. El joven riendo a carcajadas y coronado por las ingrávidas balas, llegó hasta él y fuertemente le aprisionó el cuello, hasta dejarlo sin respiración. Cuando ya sólo había oscuridad y un miedo visceral pugnaba por salir en violentas nauseas, se despertó empapado de un sudor copioso y frío.

A partir de esa madrugada, el insomnio y las pesadillas acompañaron por siempre al asesino.

2 comentarios:

  1. Una recompensa hecha a la medida para el Asesino. A eso le llaman Poetic Justice (Castigo merecido o apropiado a la acción). Muy bueno, Miriam. Muy bien logrado. Sigue escribiendo. Gracias.
    Isaías

    ResponderEliminar
  2. Doña Miriam nos ilustra con un hermoso cuento que nos deja la gran sabiduria de porque debemos hacerle caso a nuestro juez interno. Porque debemos ser honestos con nosotros mismos y no pretender engañarnos, tarde o temprando el juez de la conciencia habla.
    Abrazos doña,,,,

    ResponderEliminar

Haga su comentario bajo la etiqueta de Anónimo, pero ponga su nombre y su dirección de email al final del mismo: NO SE PUBLICARÁN COMENTARIOS SIN NOMBRE Y SIN DIRECCIÓN DE EMAIL. Los comentarios ofensivos y que se consideren inapropiados, tampoco serán publicados.
El administrador