domingo, 17 de junio de 2012

DO-RE-MI

PORFIRIO (PORFI) ANTONIO JIMÉNEZ NÚÑEZ
Por Juan Colón

Porfirio Antonio Jiménez Núñez nació en la ciudad de Hato Mayor un 16 de febrero de 1928, y quedó huérfano a una temprana edad. Recibió de su madre una trompeta a los ocho años, empezando sus estudios en la academia de música de su localidad.

A una edad muy joven empezó su carrera profesional como trompetista. Su vida musical no fue muy extensa en Santo Domingo, emigrando temprano a Caracas, Venezuela, donde empezó a tocar con bandas locales incluyendo la Banda de Rafael Minaya, La Billo’s Caracas Boys, Los Peniques, Chucho Sanoja y Blanca Rosa Gil.

A principio de los años 60 adquirió notoriedad con sus arreglos. Uno de los trabajos que lo consagró a la fama fueron los arreglos al bolerista Felipe Pirela. Este álbum, llamado Únicamente Tú, fue un gran hit en su totalidad. Algunas de las canciones que recogía eran Amor se escribe con llanto, Únicamente Tú, Ese Bolero es mío, Un cigarrillo la lluvia y tú, etc., tremendo disco.

Su carrera no se limitó a arreglar para los grandes cantantes de la época. También formó su propia orquesta, Latin Music Dance y la mantuvo por cerca de diez años.

Mas adelante forma la orquesta de Jazz, una Big Band, donde tocaba la música de los grandes arreglistas de jazz, como That Jones, Count Basie, Stan Kenton, Dizzie Gillespie, siendo todo un gran acontecimiento.

Porfi, como cariñosamente se le conocía en el ambiente musical, fue altamente respetado. Su grandiosidad como arreglista trascendió las fronteras de Venezuela, país que lo había acogido como su propio hijo. Cuando se hablaba de grandes arreglistas latinos, este grandioso músico ocupaba los primeros lugares, y si como músico se ganó el respeto y admiración de miles de seguidores, como ser humano fue considerado un gran hombre, íntegro, sincero, trabajador, cooperador, no teniendo secretos para quien requería de su ayuda.

Recuerdo habernos encontrado en el aeropuerto de Miami a mediado de los años ochenta y mientras esperábamos nuestros respectivos vuelos, hablando de música en sentido general me dijo sus principios y que todavía guardaba esos libros. Me habló de ellos y con una naturalidad increíble le pregunté que como podía conseguirlo, y bien amable me pidió escribirle mi dirección y me los envió sin ningún reparo.

En el 2007 viajó a la ciudad de NY donde sería homenajeado por la orquesta de jazz de las Naciones Unidas dirigida por Dizzie Gillespie, por su grandiosa contribución al jazz y la música en general en toda Latinoamérica.

Quienes no tuvieron la oportunidad de conocer este ser humano, su obra, su trayectoria, su talento, su dedicación, su pulcritud y profesionalismo en cada nota, perdieron la oportunidad de conocer uno grande de verdad.

Murió en el 2010 en la ciudad de Caracas a los 82 años de edad. Conocer a Porfi fue un gran privilegio no por su fama, sino por su gran humildad y sentido de empatía por todos.

Toqué con su orquesta en el 1973 cuando viajó a Santo Domingo y fue presentado en el Show del Mediodía cuando la de Solano era la orquesta de planta.

Que en paz descanse el gran maestro Porfi Jiménez. Gloria de la música a todo nivel, un grandioso músico que estuvo trabajando para dar lo mejor hasta sus últimos momentos.

1 comentario:

  1. Maestro Colón,
    Como siempre nos ilustra con sus experiencias de una manera llana y sin regateos y mezquindades. Es un verdadero gozo verle reconocer a otros músicos con admiración, nunca con celos. ¡Qué grande fue Porfi Jiménez! He ahí la muestra de otro gran dominicano que tuvo que salir a regalar su arte a otras tierras. Gracias a Dios que como a Billo, la hermana República de Venezuela lo abrazó en cuerpo y alma.
    Gracias, amigo por otra excelente reseña. MEEC le agradece de corazón.
    Isaías

    ResponderEliminar

Haga su comentario bajo la etiqueta de Anónimo, pero ponga su nombre y su dirección de email al final del mismo: NO SE PUBLICARÁN COMENTARIOS SIN NOMBRE Y SIN DIRECCIÓN DE EMAIL. Los comentarios ofensivos y que se consideren inapropiados, tampoco serán publicados.
El administrador