lunes, 16 de junio de 2014

JUSTICIA A PRUEBA CON CASO JORDI VERAS

Por Fernando Rodríguez Céspedes

La justicia dominicana, más que la de Santiago, enfrenta un gran reto con la sentencia que habrá de dictar este martes 17, el Primer Tribunal Colegiado de la provincia cibaeña contra el empresario Adriano Román y la banda de sicarios que atentó contra la vida del abogado y comunicador Jordi Veras el 2 de junio del año 2010.

Después de cuatro años de reenvíos por subterfugios y artimañas judiciales de los abogados defensores, se logró llegar a juicio de fondo y se pospuso para la referida fecha el fallo que confirmará la pobre percepción que tiene la población del sistema judicial o demostrará, que no todo está perdido en nuestra sociedad.

Es precisamente por las implicaciones que se derivan de esta sentencia, que se ha creado una gran expectativa en torno a la misma, porque de la venalidad o drasticidad de los jueces, dependerá el fortalecimiento o debilidad de la lucha contra el sicariato, una nueva modalidad del crimen organizado que asesina hasta por líos de faldas.

El Ministerio Público pidió 30 años de prisión contra el autor intelectual y patrocinador del atentado, e igual pena para seis de los acusados de integrar la banda de facinerosos. La víctima pide además, una indemnización millonaria por los daños físicos permanentes, y profesionales, sufridos a consecuencia del atentado.

Sería justo, que además de la sentencia a prisión contra Adriano Román, se le condene a una fuerte sanción monetaria de manera que se le despoje de parte de los cuantiosos recursos que ha utilizado, y que puede seguir utilizando desde la cárcel, para continuar dañando a la sociedad, dado su carácter de criminal patológico.

Los profesionales del derecho y de la comunicación de Santiago deben respaldar masivamente a la familia Veras Rodríguez en este importante momento de su vida porque lo que le pasó a Jordi, por ejercer con seriedad su profesión, puede pasarle en el futuro, a cualquiera que cumpla con responsabilidad su deber.

RELACIONADO: ADRIANO ROMÁN: EL CALÍGULA DE SANTIAGO

3 comentarios:

  1. Fernando, soborno, negligencia, y complicidad política han dañado nuestro sistema judicial.

    Que otra verdad quieres saber. Nos J J J...........................

    ResponderEliminar
  2. Tocayo: Hoy es la hora cero. Pero, me pregunto, ¿En caso de que el principal imputado sea condenado, seguirá planificando asesinatos desde la cárcel? Sólo pensarlo, me horroriza.

    Un abrazo,

    Fernan Ferreira.

    ResponderEliminar
  3. Y se hizo justicia! El tiempo dirá cuán efectiva. ¡Qué bueno sería si algunos presos se encariñaran con estos HDP y les dieran de su propia medicina hasta el punto de que quisieran estar muertos!

    Isaias

    ResponderEliminar

Haga su comentario bajo la etiqueta de Anónimo, pero ponga su nombre y su dirección de email al final del mismo: NO SE PUBLICARÁN COMENTARIOS SIN NOMBRE Y SIN DIRECCIÓN DE EMAIL. Los comentarios ofensivos y que se consideren inapropiados, tampoco serán publicados.
El administrador