miércoles, 8 de septiembre de 2010

NO CREA TODO LO QUE LEA EN INTERNET

Es raro el día en que no reciba una cadena sensiblera externando el último deseo de una criaturita con cáncer, la búsqueda de un niño perdido o un escrito o poema atribuido a George Carlin, García Márquez o Borges; la alerta de un virus diseñado para derretir mi computador o la invitación para que recoja lo que me toca de los molongos que está regalando Microsoft o AOL.

Por Isaías Ferreira

No hay biblioteca más rica ni herramienta más conveniente que la Web, Net o Red, como quiera llamarle, para realizar investigaciones. El tema no importa, siempre será posible encontrar lo que busca. Esa riqueza, sin embargo, siendo positiva, se puede revestir de aspectos negativos, pues no toda la información que se consigue en Internet es fidedigna. Por eso, después de saber cómo hacer las búsquedas pertinentes en la Web, lo más importante es saber distinguir la información digna de confianza de la que no lo es. Esto último no siempre es fácil, dado el gran volumen de información disponible.

Para ayudar en ese proceso de selección, vamos a utilizar lo que aconseja Elizabeth Kirk en la página de la biblioteca Sheridan, de The Johns Hopkins University, quien considera que la información debe someterse al rigor de seis puntos de evaluación: (1) autoría; (2) ¿quién publica el trabajo?; (3) punto de vista o posición sociopolítica del autor o autores; (4) referencia y cita de fuentes; (5) precisión y verificación de detalles; y, por último, (6) ¿es la información corriente? Por supuesto, los puntos mencionados no aplican en todos los casos, pero su generalidad los hace útiles en casi todas las instancias.

1. AUTOR. Lo primero que debe uno preguntarse cuando está frente a información conseguida en la Web es, ¿quién escribió esto? ¿Está avalado por una institución reconocida? Si no, ¿sobre qué bases formula el autor sus criterios? ¿Qué preparación y autoridad tiene para escribir lo que escribe? ¿Cuáles son sus credenciales? Sería conveniente buscar todo lo relacionado con el autor antes de aceptar lo que dice como válido.

2. ¿QUIÉN PUBLICA? Saber quién publica el trabajo es importante, especialmente si es una organización porque ello significa que existen estándares a satisfacer. Si es una página personal sobre todo, aunque las hay muy buenas, lo mismo que en casos de ser la página oficial de una organización, es siempre bueno verificar las credenciales de quien publica.

3. PUNTO DE VISTA. El punto de vista se refiere a la posición del autor con respecto al tema que trata; ¿es neutral? ¿Está parcializado hacia una causa determinada? Un extremista, sea conservador, liberal o alineado con ciertos intereses, podría pasar información tergiversada para satisfacer sus lineamientos sociopolíticos.

4. CITA DE REFERENCIAS Y FUENTES. Aunque en cada escrito se refleja el criterio del autor respecto a un tema, a manera de darle veracidad a lo que escribe, éste debe encuadrar lo que dice dentro de un marco de referencia al cual el lector pueda tener acceso si necesitara verificar o ampliar, y utilizar fuentes bibliográficas donde sea apropiado.

5. METODOLOGÍA. Es muy importante que los detalles puedan ser verificados; para ello, busque si el autor menciona la metodología usada en la recolección de los datos usados o las fuentes utilizadas.

6. FECHA DE PUBLICACIÓN. ¿Es la información relevante y al día? Busque siempre por una fecha de publicación del trabajo o la fecha de cuándo fue modificado.

Aunque no siempre es necesario someter la información que encontramos en la Web a tan riguroso escrutinio, hacemos bien en verificarla antes de usarla como fuente de referencia y utilizarla en nuestros propios escritos. Esto cobra mayor significado si estamos preparando un trabajo escolar pero, más importante aún, sobre todo si se trata de un trabajo profesional, donde lo que decimos debe ser correcto o atenernos a las consecuencias de pasar información falsa, que es el equivalente a cometer suicidio profesional.

4 comentarios:

  1. Apreciado Isaias: Te felicito por este articulo sobre lo que se lee en Internet. Muchas falacias se hacen cadena y la gente termina mal informada y, por supuesto, mal formada. Saludos cordiales,
    Diogenito
    nutricionnup@codetel.net.do

    ResponderEliminar
  2. Isaias....Muy interesante y al mismo tiempo nos sirve de guía para los que recurrimos al Internet en busca de información. Felicidades por este interesante articulo.
    Abrazos,

    Juan Colón

    ResponderEliminar
  3. SALUDOS PROFETA ISAIAS ... DESDE AQUI LE ESCRIBO PARA AGRADECERLE Y MOSTRAR MI APROBACION CON ESTE ARTICULO ... LA VERDAD , QUE MUCHA GENTE SE APROVECHA DA LA SENSIBILIDAD DE LOS DEMAS PARA RECIBIR BENEFICIOS O PARA HACER DANO ... SALUDOS Y PARA ALANTE CON MAO EN EL CORAZON ... AUNQUE YO SEA DE VILLA... JOHNNY VARGAS.

    ResponderEliminar
  4. OTRO EXCELENTE ARTICULO DE ESTE INTELECTUAL DESTACADO. MUY BUENA PLUMA.

    ResponderEliminar

Haga su comentario bajo la etiqueta de Anónimo, pero ponga su nombre y su dirección de email al final del mismo: NO SE PUBLICARÁN COMENTARIOS SIN NOMBRE Y SIN DIRECCIÓN DE EMAIL. Los comentarios ofensivos y que se consideren inapropiados, tampoco serán publicados.
El administrador