lunes, 28 de octubre de 2013

TERCER CAMINO

AMINOREMOS LA CARGA
Por Lavinia del Villar


“Preocúpate más por tu carácter que por tu reputación. Tu carácter es lo que realmente eres, mientras que tu reputación es solo lo que otros creen que tú eres.” Dale Carnegie

Regularmente la mayoría de las personas pasamos la mayor parte de nuestro tiempo buscando la sabiduría y la perfección, pues aunque pretendamos declarar lo contrario todos luchamos por probar algo a los demás. No nos basta con ser, de alguna manera siempre existe en nuestro yo, el afán de demostrar alguna cosa: inteligencia, éxito, poder, popularidad, logros, educación, etc., y por humildes que nos queramos proyectar, es siempre un bálsamo escuchar frases que confirmen lo que queremos que los demás crean que somos. Es por eso que nos acostumbramos a la careta que como “El caballero de la armadura oxidada”, ya no nos podemos quitar ni en casa. Sin embargo, la vida nos enseña que la perfección no existe, que nada es total, que ninguna enseñanza se completa a cabalidad, y que la sabiduría plena es inalcanzable.

Vivir en competencia nos carga, y esa carga nos agota, nos limita y nos aparta de quienes realmente somos. Llevar a cuesta la vanagloria y el qué dirán, es una forma de asegurarnos una buena reputación, a través de la aprobación de los que se convierten en los jueces del bien y del mal, pero… “No cambies tu autenticidad a cambio de una mirada de aprobación” dice Jorge Bucay, pues es más importante contar con el aprecio y el respeto, que con la admiración de las personas.

Limpiemos nuestro equipaje: dejemos ir, olvidemos agravios, no sobreestimemos los halagos, seamos auténticos, aminoremos la carga… y entonces caminaremos más relajados y ligeros en el difícil oficio de vivir.

1 comentario:

  1. En cuanto a lo humano, la perfección no existe. Nos gastamos parte de nuestro tiempo buscando la aprobación de los demás, en lugar de contar con su aprecio y admiración a través de ser auténticos, íntegros y honestos. Procuremos SER lo que realmente somos, en lugar de APARENTAR lo que otros quieren. Finalmente, como dice nuestra adorable profe "Limpiemos nuestro equipaje..., aminoremos la carga.

    ¡Mis felicitaciones primita del alma, interesante y aleccionador artículo!

    Diómedes Rodríguez Martínez

    ResponderEliminar

Haga su comentario bajo la etiqueta de Anónimo, pero ponga su nombre y su dirección de email al final del mismo: NO SE PUBLICARÁN COMENTARIOS SIN NOMBRE Y SIN DIRECCIÓN DE EMAIL. Los comentarios ofensivos y que se consideren inapropiados, tampoco serán publicados.
El administrador