jueves, 8 de agosto de 2013

MANICOSAS

EL PODER ECONÓMICO DE LA BRUJERÍA (Primera parte)
Por Manito Santana

Este trabajo consta de tres partes:
1. MOTIVOS DE SUS CREENCIAS
2. EL BRUJO(A) Y LOS SERES (Lea la segunda parte AQUÍ)
    2a) EL BAUTIZO
3. EL NEGOCIO DE LAS BOTÁNICAS (Lea la tercera parte AQUÍ)

I - MOTIVOS DE SUS CREENCIAS
Anuncios clasificados: “Le regresamos su pareja en 48 horas"; "mala suerte en el trabajo, envidia, combatimos cualquier brujería y hechicería"; "traiga una foto, un cabello o una prenda de la persona".

“Amarre en el amor - te garantizo amarro en 13 horas, para que solo te vea a ti; funciona en pareja del mismo sexo”.

"Los espíritus de la selva no mienten"; "curo todo tipo de enfermedades"; "tengo el secreto para regresarte tu amado y te sea fiel"; "desde lo más profundo del Voodoo, la magia negra”. "Le regresamos en tres días a su ser amado".

Estos anuncios los tienen: El hechicero Apolonio, El señor del Amor y otros; salen a diario en los Periódicos latinos; espacios pagados por Curanderos, Astrólogos y supuestos Brujos, quienes andan en Mercedes Benz, Corvette, BMW del año; todos comprados con dinero saliente de consultas pagadas y compras de yerbas y hojas, “aguas" y productos aromáticos adquiridos en las llamadas "Botánicas". (Negocios de ventas).

La creencia o fe tenida sobre estos señores es tal, que para usted consultarlos debe hacer una cita con un mes de antelación, dada la gran demanda y esto le ha permitido instalar sucursales en otros estados y países.

Soy un duro crítico de aquellos que apelan a estos medios en busca de resolver sus problemas, pero alguna veces pienso, pero ¿cómo es posibles de que tantas gentes crea en esto?, digo tantas porque los creyentes silentes son más que los declarados, tanto aquí como en nuestros pueblos.

La miseria y el hambre te hacen ver bultos y escuchar voces es por eso que frecuentemente escucha el rumor en voz del pobre de la aparición de cualquier Santo o Virgen en un tronco de un árbol, o en un seto de la casa, una mancha o cualquier rasgo que ayudado con la fuerte creencia hacen cierta similitud con la figura del cuadro de la virgen que tienen en la Iglesia; y enseguida, quien con su visión hambruna lo descubrió busca un par de viejas rezadoras con dos velas y monta un peaje para entrar a ver ese supuesto milagro y resuelve lo de su comida .

“La suerte dura poco en casa del pobre" porque al caer una lluvia se humedecieron las manchas del tronco y la pared de la casa y alteraron las figuras parecidas a la Virgen, poniendo en duda al mismo tiempo la creencia del visitante en la supuesta aparición.

Los ambientes de miseria junto a los celos y rechazos amorosos motivan al individuo llevar a la práctica e indagar sobre creencias en ritos espirituales; unos que va a consultar para buscar su mejoría y el otro jodido pero habilidoso que le ofrece las consultas inventándole pronósticos que le servirán para su futuro progreso. (Un jodido, jodiendo al otro jodido, para dejar de ser un jodido).

Es el caso de los haitianos apoyados en el Vudú buscando mejorías, por el contrario, su miseria aumentaba tanto así, que los ha obligado a hacer un espectáculo del mismo para el turista visitante a Pettionville, región cercana a Port Prince con presentaciones nocturnas del vuduismo; donde nos deleitamos viendo expertos truqueros apagando tizones con la boca, y unas 6 viejas revolcándose en el suelo en señal de estar "montadas" mostrando sus nalgas y senos mas arrugadas que una funda de pasas; pero había una séptima mujer del grupo que esperábamos su caída, pero nunca cayó al suelo igual que las demás; tenía unos 23 años (una estrellita) y no cayó, porque era la mujer del dueño del espectáculo y sin arrugas. Nos quedamos todos esperando su pataleo. (Visita que hicimos unos 40 Agrónomos de Fomento Arrocero, años de los 80).

Las distintas religiones, les han dejado un espacio a la brujería por encontrarse con casos raros ocurridos, fuera de lo normal, que desconocen su origen y el por qué y esto los motiva a dejarle ese espacio enigmático y aun no creyendo nos cuidamos.

Esa duda o "por si acaso" comienza con el recién nacido, cuando las madres le colocan un "azabache" o un "reguardo", poniéndole una cintica roja o una oración guardada en un trapito enganchado en su ropita para evitar las malas influencias y temor a la creencia del "mal de ojo"; ¿surte efecto esto? No sé; lo que sí sé es que por algo es que el perro levanta la pata para orinar, pero no sé por qué; pero por algo la levanta.

Muchos hablamos de Brujerías, los Ritos y ceremonias; espirituales, hablamos de la Magia y sus misterios y resultados de ella. Todo esto nos hace llegar a lo Parasicológico con lo que se nace y todos tenemos algo de ello pero no desarrollado, lo que nos haría capaz de tener una visión remota y de salir a buscar en el más allá lo no encontrado o no conocido por nosotros.

Hay personas con habilidades sicológicas que hacen de ella un negocito apoyados en una taza, emplean un proceso que hacen creer (algunos) los pronósticos visualizados en la lectura de dicha taza.

Me refiero a "leer la taza" luego de tomado el café que era degustado después del almuerzo; las vecinas hicieron una costumbre de esta lectura, cuando reunidas departían el tradicional café y sacudidas las gotas finales en la taza quedaban unos dibujos o rasgos que eran habilidosamente interpretados por Fredesvinda, experta lectora de Mao por mencionar una, quien era llamada para que les hicieran los pronósticos dibujados en la taza, luego de sacudidas y puesta a secar próxima a las brasas del tradicional fogón, o a las flamas o calor de las modernas estufas .

"Recibirás una carta”, “serán visitado por alguien", "veo un enamorado”, “hay matrimonio pronto", "y aquí veo el número X para el domingo". Estos son partes de los pronósticos que usualmente dan las lectoras de las embarradas tazas; para esto tomaban en cuenta lo rutinario que en el hogar y en el sector siempre acontecía.

Luego de finalizadas las lecturas eran celebradas con risas y relajos entre el grupo en consultas, pero, por debajo, comienzan hacer cerebro por todo lo pronosticado y calladamente juegan el número dado; ¡ayyy, si ese número dado sale el domingo! Aumenta la creencia enseguida, pero sigue fingiendo la no creencia (¡buen hipócrita!).

Se consagra por siempre la habilidosa (o) lectora, quien al darse cuenta de que les creen, busca la manera de sacarles beneficios en el barrio y comienza a dar Baños con hojas y otros menesteres para buscar la suerte, pasando a realizar "Ensalmos" para quitar dolores de muelas "Paños" y “Raquiñas" y otras cosas; cobrando sus chelitos e ir resolviendo la parte del problemita cotidiano de las tres calientes.

Hay otra vía de creencias y vivezas y es la lectura de las Cartas "El Tarot", tipo de barajas con figuras copas, espadas, la muerte, etc. donde estas 52 barajas las lectoras tienen su librito.

Estas al ser barajadas son partidas en tres (como decimos los jugadores) y al partirlas pronuncian la famosa frase " Por mí... por mi casa… por lo que espero" y ahí comienza el engaño, jajaja; (para lo que no creemos hasta que por casualidad nos adivine una para decir calladamente "hummmm, ¡cuidado!”).

10 comentarios:

  1. Manito,bien lo dice mi cuñada Rosa María que tu eras el mensajero del "brujo de Maizal ",cuando tu eras agromonito por esos lares. Voy esperar el completo para dar mi veredicto de lo que parece ser un genial artículo .¿Lo practicaste alguna vez?
    Bueeeeeeenooooooo. Fuerte abrazó.
    Evelio Martínez

    ResponderEliminar
  2. manito apenas puedo esperar la otra parte de tan interesante trabajo,viniendo de ti se que no habra desperdicios ya que tu tienes una forma muy jocosas de darnos a conocer y recordar nuestroas costumbres y cultura.....ya quiero leer las otra partes....un abrazo....Lissett.

    ResponderEliminar
  3. Querido amigo, fue una narracion genial. Estuve riendo de principio a fin. Solo a ti se te ocurre escribir sobre un tema,que como tu bien dices, muchos "dizque" no le gusta, pero le entretiene. Te voy a ser sincera,(aqui entre nosotros),me encantaba que me leyeran la taza; PERO NADA MAS! Recibe todo mi carino.


    Rosa M. Rodriguez
    rsrodriguez02@aol.com

    ResponderEliminar
  4. Hay un adagio que dice, que el hombre aprende leyendo y caminando por el mundo; cuando lee, aprende de la experiencia de otros, y cuando camina, aprende viendo las cosas. Y exactamente, mi amigo Manito puede dar cátedras de lo que es el poder de la brujería, porque él los anduvo todos en una ocasión en que competía en un concurso de "presencia, personalidad, carisma y apostura". Yo lo quiero felicitar por tanta sapiencia en ese campo. Lo único malo fue, que a él, ni los brujos con su poder, pudieron ayudarlo, ante la muralla que lo enfrentó la vida… ¡qué va!

    Rolando Espinal

    ResponderEliminar
  5. Hola Manito, me gusto mucho tu escrito, para mi fue informacion de primera saber muchas de esas cosas, pues como nunca investigaba sobre eso porque no me interesaba y mas por mi formacion cristiana. Cuantas cosas se hacen, es increible. Dime si alguna vez recurriste a eso, ja ja ja ja, ah!!!! y estuviste en Haiti y lo bien que recuerdas todo, seguro bailaste. Seguire leyendo los demas. Que tengas un buen dia.


    Ottis Fernandez
    ottisfernandez@hotmail.com

    ResponderEliminar
  6. La brujería y la hechicería son casi tan antiguas como la humanidad misma. Por ello, dichas prácticas son ya condenadas en el Antiguo Testamento desde los primeros libros. Así, leemos en LEVÍTICO 19,26 : "No practiquen la adivinación ni pretendan predecir el futuro ". Y en DEUTERONOMIO 18, 10-12 leemos : " Que nadie ... practique la adivinación , ni pretenda predecir el futuro , ni se dediquen a la hechicería ni a los encantamientos, ni consulte a los adivinos y a los que invocan a los espíritus, ni consulten a los muertos. Porque al Señor le repugnan los que hacen estas cosas.

    rosatorrestineo@aol.com

    ResponderEliminar
  7. Manito:

    Aunque eso está de moda, con Embajador y tó, tá fuerte pá lo que somos completos y no andamos por esos lares, lo que se lee en el segundo párrafo de tu artículo.

    Con aprecio,

    Jorge Manuel

    ResponderEliminar
  8. Cabezón:

    Cuando yo vivía en Santiago, a fimales de los años 70, conocí un "dominicano de la diáspora" que había regresado "de retiro" a nuestro país. Este señor tenía tres carros lujosos, en los cuales iba a buscar a sus hijos al colegio. Como nos juntábamos a diario, esperando que los niños salieran de sus aulas, establecimos cierta amistad. Un día me decidí a preguntarle a qué se dedicaba en USA, y me respondió que tenía "una botánica".

    Como no entendí la respuesta, y por mi curiosidad de agrónomo, le pedí que me explicara qué era "una botánica". Entonces, comenzó a explicarme en qué consistía dicho negocio... Entre las cosas que me contó, me dijo que vendía "agua de la eterna juventud", que no era otra cosa que agua de la llave, con un colorante y un perfume pachulí, "viní-viní", una yerba cualquiera no muy conocida, "moscas africanas", una mosca grande sin importar de dónde viniera, y otras lindezas.

    Pero, lo que más me impactó fue que me dijo que tenía una gata, a la cual sobre alimentaba {mientras más comía, más cag...} y que cuando se le murió, él la lloró. Sorprendido, le pregunté el por qué. Su respuesta me dejó boquiabierto! "Usted no se imagina cuánta gente paga lo que sea por el excremento de gato". Ingenuamente, le pregunté cual era el uso que le daban a dicho producto, y me respondió: "Oh, para borrar a alguien con excremento de felino doméstico!" {obviamente, él utilizó la frase que todos usamos vulgarmente y que yo, por respeto a los lectores de MEEC, he utilizado el lenguaje del Lic. Goico Morales}.

    Un abrazo,

    Fernan Ferreira.

    ResponderEliminar
  9. Hay que reirse a carcajadas con lo que ustedes escriben. Lo último que escribió Fernan, sobre la ¨¨sica del felino¨¨ me hizo explotar y oigan que yo no me rio con cualquier chiste.

    ResponderEliminar
  10. Siempre lo he dicho, la soltura folclórica y la extrema jocosidad que emplea Manito en sus atinadas prosas, despiertan un febril encanto y una risueña pócima que nos tornan carialegres, obligando la explosión de carcajadas estridentes con el aprecio de su sarcástico y fácil fraseo.

    Aprovecho, apreciado Manito, y como dijera en un comentario previo externado por mi, pasé en mis años mozos por la singular experiencia de ser el "químico" en la Farmacia Bogaert, donde me "especialicé" en la elaboración de "pócimas,extractos,perfumes, tinturas, esencias y polvos de sutiles encantos", para suministro y uso de los brujos, adivinadores y metresas, como "materia prima" en sus múltiples ritos, ceremonias, engañifas, artimañas y embelecos, utilizados "con eficiencia" en su libre accionar.

    Aclaro con todo el respeto que merece mi inolvidable Tía Celeste, que la Farmacia contaba con su farmacéutica titulada, quien se desempeñaba con la correcta ética en sus menesteres correspondientes, de manera que no se interpreten elementos distorsionadores al respecto.

    Manito, reconociendo tus gratificantes genialidades, insisto, en que debes recopilar esas experiencias y refundirlas en un libro, como una expresiva antología de tus andares, para el sensual deleite de los que te seguimos con desmedido interés.

    También, me sumo y pongo en fila detrás de los que esperan tus futuras y enjundiosas colaboraciones.


    Cuqui Rodríguez Martínez.

    ResponderEliminar

Haga su comentario bajo la etiqueta de Anónimo, pero ponga su nombre y su dirección de email al final del mismo: NO SE PUBLICARÁN COMENTARIOS SIN NOMBRE Y SIN DIRECCIÓN DE EMAIL. Los comentarios ofensivos y que se consideren inapropiados, tampoco serán publicados.
El administrador