miércoles, 28 de agosto de 2013

FALLECE EN MAO EDUCADORA Y LUCHADORA REVOLUCIONARIA

Por Angel Berto Almonte

Mao, Valverde.- Falleció en esta ciudad la profesora Camelia Disla Rodríguez, quien profeso un desmesurado amor que queda plasmado en su consagración al trabajo y a la sabiduría como elemento indispensable para el progreso de su pueblo.

Disla Rodríguez, desplegó una infatigable labor pedagógica que se manifestó no sólo en su acceso a las cátedras, sino también en sus constantes afán de lucha por la justicia social. Fundadora y propietaria del Colegio Enriquillo, institución educativa donde cientos de jóvenes Maeños saborean el pan de la enseñanza.

Fundadora y asesora del Comité de Historia de Mao, Inc., de por vida. Basó su teoría educativa en los principios de Eugenio María de Hostos, que buscaba la objetividad de las cosas, de ahí, pedagógicamente, exigió belleza, orden, formación de hábitos, creación de nuevas formas para enseñar, justicia social, libertades públicas y capacidad de convivencia.

Reconocida por el ex presidente Salvador Jorge Blanco por sus grandes aportes a la Educación, la doña, también se solidarizó con los actos patrióticos contra la dictadura de Trujillo y el régimen de Joaquín Balaguer, repudiando enérgicamente las acciones de ambos. Fue amiga del Movimiento Revolucionario Catorce de Junio (1J4).

La educadora vivió el presente para el porvenir glorioso de su partida, redimida por el esfuerzo heroico dignificado por la consagración al culto de sus virtudes cívicas. Camelia Disla Rodríguez nos enseñó la santa devoción patriótica, pura, férvida y sin intermitencias; y el respeto sincero, reverente de las instituciones que dan carácter a la Nación.

“Seamos dignos en el pensamiento y en la acción del vivo ejemplo que para nosotros nos dejó la doña”, comentó el ingeniero Ramón Santana al referirse a la perdida de la profesora.

Camelia residía en la esquina que forman las calles Santa Ana y Emilio Arté. Hizo grandes aportes a la sociedad Maeña, por eso se gano el respeto de todo aquel que le conoció.

“Hay cartas que no deben llegar y carteros que no deben venir. Me lacera el alma ver caer un recio árbol que dio tantos frutos, el rosal de mi maestro”, dijo el constitucionalista Evelio Martínez.

Doña Camelia, las personas como usted nunca muere, viven eternamente en las mentes y los corazones de las gentes que saben agradecer. Por tanto, Usted vivirá eternamente en el pueblo que tanto amó, al que tanto le dio y por el cual, Usted vivió, agregó Francisco Fernando.

Este afán a la vez ético quedará patente también en las múltiples y fecundas actividades pedagógicas que realizó, a lo largo de su existencia, Camelia Disla Rodríguez, quien en su extensa vida como educadora, también fue directora de la escuela Primaria Juan Isidro Pérez.

1 comentario:

  1. Excelente articulo.Estoy seguro que sera recordado como una gran nota historica, ya que la misma, es un retrato vivo, del noble espiritud de esa gran dominicana.

    ResponderEliminar

Haga su comentario bajo la etiqueta de Anónimo, pero ponga su nombre y su dirección de email al final del mismo: NO SE PUBLICARÁN COMENTARIOS SIN NOMBRE Y SIN DIRECCIÓN DE EMAIL. Los comentarios ofensivos y que se consideren inapropiados, tampoco serán publicados.
El administrador