viernes, 20 de abril de 2012

DO-RE-MI

ESCUCHANDO MUSICA
Por Juan Colón

Hace unas semanas mientras escuchaba un disco de Lucho Gatica de sus grandes éxitos en compañía de mi esposa, recibí una llamada de mi amigo Isaías, pues esa fue la mecha que encendió la conversación y empezamos a hablar de la gran época del bolero. Grandes exponentes que adornaron varias generaciones con sus cantos… y todavía son añorados por quienes tuvieron la dicha de escucharlos.

Roberto Yanez, con su álbum Once Rosas, Marco Antonio Muñiz, con uno de sus muchos grandes Hits, El Despertar, José Luis Moneró, Roberto Ledesma, Chucho Avellanet, y muchísimos más grandes del bolero.

Nuestra conversación estuvo lleno de anécdotas y de muchas interrogantes al mismo tiempo. Por ejemplo, ¿Cuál es la razón de que prácticamente haya desaparecido el Bolero como género musical? Muy sencillo, sin complicarnos mucho la existencia como decimos.

A medida del correr del tiempo, el modernismo, el tecnicismo, hizo llegar otros intérpretes que hacían grandes esfuerzos por entrar al mundo del romance como también la entrada a todo tipo de expresión la cual hoy día también se les llama música.

Pues claro está, haciendo boleros se les iba a hacer mucho más difícil, por lo que entra la Balada, donde se logra otra dimensión de la canción romántica la cual es también aceptada.

Indudablemente la canción romántica tiene su motivación especial sobre el amor hacia una mujer, sin lugar a dudas es la razón principal y esto lo podemos ver a través de las letras de las canciones.

Es esta una época que añoramos por haber llenado nuestras aspiraciones de oyentes románticos, de querer ser cantantes, de enamorarnos y dedicar una canción a una jovencita, facetas que recordamos con mucho amor y que hoy han desaparecido.

También la balada y sus grandes intérpretes como Montaner, Rafael, Julio Iglesias, mas tarde Laura Pausini, Miriam Hernández, Sanz, etc., vinieron a seguir la ruta del romanticismo la cual llenaron con grandes motivaciones. Letras y melodías de carácter hermosos, arreglos bellísimos logrando captar muchas de nuestras generaciones y las actuales.

Lo preocupante es el vacío que existe de intérpretes, cuando hoy día estamos dando cabida a géneros musicales sin letras románticas ni melodías hermosas. Pasamos de una época rica en cantantes buenos que inexorablemente fueron poniéndose viejos, a una en que se pueden contar con los dedos de una mano y sobran dedos, los que vale la pena oír.

La radio está plagada de música desechable, la cual se sustituye una a las otras en apenas meses, dejando un espacio donde no sabemos cómo lograr seguir la continuidad romántica. Debemos recordar siempre que la música es amor, es poesía, es un canto del alma del ser humano. Si seguimos descuidando esos aspectos podríamos caer en una apatía que poco nos importe si hay música o no en los medios.

El dinero es el único motivo que nos está impulsando a producir música, no importa de qué manera, solo la que pueda dejarnos beneficios económicos.

Debemos hacer grandes esfuerzos por preservar la música romántica con nosotros. Mi esposa y yo acostumbramos siempre a escuchar música romántica porque es parte del vivir en paz, armonía, amor, y nos ayuda a vivir con un equilibrio mirando el mundo tan duro que nos tenemos que enfrentar día a día.

Solo la música que nos mueve puede hacer que el milagro grandioso de la expresión del amor no muera. Solo cuesta un poquito de decisión, conciencia y escuchar el artista de tu predilección, no el que te impongan. Hoy la tecnología con poquísima inversión te permite el acceso a cientos y cientos de grabaciones hermosísimas del pasado.

Isaías y yo coincidimos en algo: Somos dos enamorados de la música buena, del amor, de la naturaleza, de la expresión al amigo, amiga, compañera porque nos permite sentir que la vida a pesar de lo difícil que puede ser sigue siendo el mayor regalo de Dios y vale la pena vivirse.

Escuchemos música, es una hermosa terapia para el alma y el espíritu.

3 comentarios:

  1. Creo que ya somos tres que coincidimos con la buena música,el amor,lo romántico y esta coincidencia se remonta hácia los años mozos,donde tambien la mala se oia,pero había un factor que influía en nosotros para no detenernos a escucharla y era la educación musical, lo que captamos del ambiente donde nos desarrollamos; con quienes nos rodeábamos.
    Si,la bachata la escuchabamos pero luego de habernos saturado de lo bueno,al buscar ruta al salir del Samoa para otro ambiente,o sea la íbamos a buscar hoy nos las llevan debido al comercio.Antes habían programas específicos en la radio para oir esa música,como el merengue típico a las 5:de la tarde, lo romántico era todo el dia hoy es al revéz.
    El bolero y la balada romántica se irán apagando al irnos nosotros y parte de nuestros hijos. Los nietos,en sus fiestas,harán un paréntesis y escucharán un bolero o balada bien romántica haciendo una buya y al terminarla de oirla o bailar habrá un comentario como este "la verdad que esos viejos de nosotros tenían que hacer mucha vaina pa'conseguirse una mujer,mandarles cartas,darles serenatas y hoy nosotros con mirarlas ya nos vamos a la cama".
    Ahhh,me gusta más a la antigua

    ResponderEliminar
  2. "La radio está plagada de música desechable. El dinero es el único motivo que nos está impulsando a producir música. Debemos hacer grandes esfuerzos por preservar la música romántica con nosotros": son fragmentos de las grandes verdades vertidas por el gran maestro, el apreciado primo Juan Colón. Cada vez que nos juntábamos a jugar carabina (5 dados), mi padre Nene Rodríguez (Ballillo) y compartes, la música romántica, la del ayer, no podía faltar. Cuántos recuerdos, evocaciónes y paz de espíritu nos transmitía.

    Gracias maestro por su remembranza; mi hermano Cuqui y un servidor nos declaramos abanderados de esta música.

    Abrazos fraternos,

    Diómedes Rodríguez Martínez

    ResponderEliminar
  3. Oiga, bailar un bolerito de los de antes,con su compañera, con los ojos cerrados, no tiene precio; uno se sentía en la luna, aunque estuviera en el samoa Bar.

    Rolando Espinal


    pregunta: ¿y porqué uno cerraba los ojos?

    ResponderEliminar

Haga su comentario bajo la etiqueta de Anónimo, pero ponga su nombre y su dirección de email al final del mismo: NO SE PUBLICARÁN COMENTARIOS SIN NOMBRE Y SIN DIRECCIÓN DE EMAIL. Los comentarios ofensivos y que se consideren inapropiados, tampoco serán publicados.
El administrador