domingo, 10 de agosto de 2014

¡VUELVE A CASA, PROFESIONAL MAEÑO!

Los pueblos siempre serán más grandes y más importantes que cada miembro en particular.

Mao ha dado grandes hombres en el campo de la ciencia, la historia, la política, el deporte y las artes.

Muchos de esos hombres se han alejado tanto de su lar nativo que el tiempo los ha declarado como ciudadanos o entes inexistentes, desligados de su ancestral realidad. Algunos no visitan ni los cementerios para honrar a sus padres, familiares y amigos que murieron y que fueron parte de su interesante ayer. Han crecido tanto que miran a los demás por el rabo de sus ojos. Todos esos atributos de grandeza no tienen valor, ni sentido, si no son destinados a contribuir con la construcción de una sociedad más educada y próspera.

Vuelvan a Mao, hermanos, quieran y amen a su pueblo. Recuerden cuando los harapos eran fieles compañeros de su existir, y los que no tuvieron harapos físicos, recuerden el cariño y el amor que les prodigaron sus familiares y amigos. Los que son científicos de la medicina, vayan a educar a su pueblo sobre la prevención del dengue, la Chikungunya, el cáncer de mamas y las salmonelosis, entre otras tantas enfermedades que nos afectan. A nuestros ingenieros, a enderezar la tabla del rancho que se cae, a los famosos músicos que saquen algunas horas para visitar nuestras escuelas en busca de talentos, y, por qué no, integrarse de vez en cuando a nuestra Banda Municipal, en los ya casi desaparecidos conciertos que se realizan en la glorieta de nuestro histórico parque, Amado Franco Bidó. Dejen un recuerdo aunque sea pequeño, para que las futuras generaciones sepan que ustedes existieron.

Dr. Antonio Mateo Reyes.

3 comentarios:

  1. Apreciado Amigo Monchy,... apoyo en el sentido amplio de la palabra y sus acepciones consecuentes, tu sincera inquietud sobre el retorno de los profesionales maeños a su lar nativo. Acorde con tus inestimables consideraciones, a mi parecer, los que nos encontramos relativamente alejados de nuestro terruño anhelado, quien como un servidor, no hemos en ningún momento dejar de estar debidamente informado de las actividades generales y muchas específicas del acontecer de nuestra querida comunidad en todos los órdenes, apersonándonos de manera activa y mancomunada en los momentos requeridos.

    Es de tu digno entender,... todo profesional para poder desarrollarse con las exigencias y los requisitos necesarios, en la mayoría de los casos, requiere buscar ávidamente, en lo que a mi concierne en aquellas épocas pretéritas altamente precarias, la fuente idónea para obtener nuestra preparación profesional en latitudes ofertantes de mejores condiciones y oportunidades de progresar con el libre albedrío inminente y disponible en aquellos tiempos, lo cual no sucede hoy día donde pululan mejores oportunidades porque las universidades abundan y sus exigencias relativamente son variadas y numerosas en el sentido económico social amplio. Es cuestión de acoger de manera sabia y a plenitud las ofertas reinantes en determinados momentos y ocasiones propicias.

    Quien no hubiese querido continuar radicado en la Tierra que lo vió nacer en las etapas previas de su crecimiento y desarrollo; hemos conformado familia y haberes valiosos que actualmente nos distinguen por nuestro digno proceder; aún así, me siento orgulloso de mi actitud y comportamiento como uno de los abanderados por los aconteceres y realidades de nuestro Querido Pueblo.

    Entiendo tu genuina preocupación porque nos acerquemos más, que participemos con mayor vigor y energía de todo lo concerniente a Mao; es una realidad reinante, que muchos de nuestros conciudadanos, desde que de allí partieron a otros lares, jamás han vuelto su retorno. lo cual denota una desconsiderada e ingrata actitud, y un comportamiento rayano con dejada ingratitud. Vuelvo y te reitero,... estoy contigo,... te reconozco en mucho tu eterna preocupación y agradezco tu reconocido Don de Gente, que bien te distingue ante nuestra sociedad en todo ámbito.

    Abrazos sinceros,... Cuqui Rodríguez M.

    ResponderEliminar
  2. Estimado Monchy,

    Tu inquietud, sincera, bien intencionada, es, hasta cierto punto, certera y la comparto. Sin embargo, temo que las causas y la respuesta a tu preocupación, son un poquito complejas y no dependen del todo del profesional que ha abandonado el lar nativo, sobre todo cuando se refiere a aportar con sus conocimientos al mejoramiento de la comunidad. Lo primero que salta a la vista es la inexistencia de una institución encargada de establecer los vínculos necesarios y sirva de anfitrión a las actividades para que ello fructifique. ASOMAU, que aunque sus miembros no residían en Mao, tuvo gran éxito en sus jornadas médicas, pero ello solo fue posible por el esfuerzo y la determinación de los lugareños, encabezados por el Dr. Norman Ferreira.

    Es casi imposible para un profesional aportar desde afuera, si no hay coordinación interna y alguien que lo invite y organice las actividades en las que este va a contribuir. Estoy seguro que hay muchísimos profesionales dispuestos a cooperar, si se les invita y alguien prepara el terreno.

    Isaías

    ResponderEliminar
  3. "Poco a poco, como gira la tierra" se pueden hacer grandes cosas.Eso es muy complejo como opinan ustedes, mis dos queridos hermanos, pero cuando la llama se va a apagar, con soplarla un poco y suavemente, vuelve a darle vida a la oscuridad.

    Dr. Antonio(Monchy) Mateo Reyes.

    ResponderEliminar

Haga su comentario bajo la etiqueta de Anónimo, pero ponga su nombre y su dirección de email al final del mismo: NO SE PUBLICARÁN COMENTARIOS SIN NOMBRE Y SIN DIRECCIÓN DE EMAIL. Los comentarios ofensivos y que se consideren inapropiados, tampoco serán publicados.
El administrador