viernes, 22 de agosto de 2014

¿ES EL HOMBRE UN ENEMIGO DE SÍ MISMO?

Hay cosas en el planeta tierra que no podemos negociar. La biodiversidad genera el equilibrio de la suma total. Los llamados seres vivos interactúan entre sí para garantizar su conservación. Es como una orquesta que tiene que emitir sonidos bien armónicos para que las notas sean agradables al oído y puedan provocar sentimientos de placer en nuestro espiritu.

¿Está el hombre actuando armónicamente con todo cuanto le rodea? La respuesta es, no. Cada día disminuye la masa forestal del planeta con cifras muy negativas. Lo mismo acontece con nuestras fuentes de agua. Cada segundo disminuye su volumen. Nuestra fauna está en permanente amenaza. Especies desaparecidas en cifras inestimables.

La violencia social, otro tema muy preocupante, hija indiscutiblemente del desequilibrio y de la pobreza espiritual del llamado homo sapiens. ¿Es el hombre el autor de sus males? La respuesta es, si. ¿Reconoce el hombre esa afirmación negativa que, reafirma su equivocada ruta? Unos dicen que sí y otros dicen que, no. Ese es el debate de tan crucial actitud.

¿Seguiremos caminando y actuando de esa manera? No lo puedo responder. ¿Alberga el hombre la esperanza de siglos mejores? Sí, porque a pesar de todo, el hombre siempre será un eterno soñador.

Dr. Antonio (Monchy) Mateo Reyes

2 comentarios:

  1. Somos responsables de que un diamante tenga tanto valor y de que el oro no esté al alcance de los desposeídos, asimismo de los abusos a la naturaleza y el medio ambiente. Sí creo que somos nuestros propios enemigos, unos silentes y otros ruidosos.
    Lavinia.

    ResponderEliminar
  2. Me identifico plenamente con tu genuina preocupación sobre la actitud asumida por el hombre, ante la explotación irracional irreverente de nuestras riquezas naturales, con sus funestas consecuencias, acabando con toda biodiversidad de numerosas especies que constituyen un patrimonio valioso que caracterizan y definen a cada país.

    Si bien todo ello, se manifiesta a diario en diferentes latitudes del Planeta, a mi parecer, no sólo se debe al bajo nivel cultural- educativo de sus pobladores, jugando su principalía de manera espectacular, la participación voraz en la explotación inmisericorde de nuestros recursos naturales por gran parte de los Grandes Emporios provenientes de los Países Desarrollados.

    No estoy opuesto al progreso, pero si al "progreso' que enarbolan y predican las Grandes Potencias, con la destrucción de hábitat de múltiples especies vivientes,, incluyendo la humana, y otros recursos minerales, acuíferos y de variados órdenes, ocasionando funestas consecuencias con desmedido accionar fuera de todo control, en contubernio con los responsables de defenderlos y protegerlos en buen recaudo.

    Con el más cordial de los afectos, me manifiesto cónsono con tus preocupaciones y las interrogantes pertinentes,... Abrazos
    reiterados.

    Cuqui Rodríguez Martínez.

    ResponderEliminar

Haga su comentario bajo la etiqueta de Anónimo, pero ponga su nombre y su dirección de email al final del mismo: NO SE PUBLICARÁN COMENTARIOS SIN NOMBRE Y SIN DIRECCIÓN DE EMAIL. Los comentarios ofensivos y que se consideren inapropiados, tampoco serán publicados.
El administrador