miércoles, 19 de marzo de 2014

TEATRO COLÓN, PRIMERA SALA DE CINE DE MAO

BAÚL DE LOS RECUERDOS
Por Ley Simé

Foto tomada del Álbum Histórico de Mao, de Manuel Rodríguez Bonilla y Francisco Bonilla, editado en noviembre de 1982. Para agrandar la imagen a su tamaño original, haga clic en ella. Para cerrarla, haga clic en la X, a la derecha.

Dice la anotación al pie de la foto: Primer teatro de Mao, inaugurado el 16 de agosto de 1920, con el nombre de "Teatro Colón". Fue bendecido por el cura párroco de ese entonces, José Suárez Muñiz (español). Su primer administrador o dueño, lo fue Almánzar Alberti (debe decir Almanzor Alberti Mieses, corrección de Héctor Brea Tió). Desde un principio estuvo ubicado en la calle San José (hoy Emilio Arté) esquina Hermanas Mirabal. Su último nombre fue "Teatro Jaragua".

Sigue lo escrito por Ley:

Desde mi mente de infante, recuerdo escuchar las tramas, que desde el parque se hacían entre los llamados "tígueres" de la época, para penetrar en el teatro o cine Jaragua. Era una verdadera hazaña de titanes de las aventuras.

Entre todos se combinaban y hacían un serrucho para conseguirle el dinero de la entrada a uno (10 centavos), que debía de entrar con una soga que debía lanzar desde una ventana desde la segunda planta a los que esperaban abajo y afuera y asi poder entrar a la sala del cine. Fueron muchos los que tuvieron éxito con esa estratagema, pero no todos fueron afortunados.

En un día donde habían muchos esperando penetrar al cine por esa vía, fueron detectados y por lo menos tres colgados de la soga queriendo subir por el lado lateral cayeron como guanábanas al pavimento. Algunos sufrieron lesiones graves, pero no trascendieron, por la irregularidad del hecho.

Eran de las cosas más tronantes de los "tígueres" de la época.

Cine Jaragua, lugar de muchas citas informales de amor. Quizás de sueños. May be de juventud. Pero la noche nunca intervino, todo era claro. Los besos eran tímidos, los abrazos eran fuentes de calor, pero había una química, no había temor.

6 comentarios:

  1. Hay un error. El dueño del Teatro Colón era Almanzor Alberti Mieses, hermano de tío Luis Alberti, el músico.

    Héctor Brea Tió

    ResponderEliminar
  2. Me viene a la mente al ver ese teatro, un domingo en que mi padre, me diò 10 centavos para ir a pelarme donde punso ; salì de casa con mi dinero y lleguè al teatro para ver si podìa colarme sin pagar, para ver la pelìcula de tanda; al no poder lograr mi propòsito, me decidì a esperar que avanzara la pelìcula, y el gordo Don Mario, me dejò entrar por 8 centavos; luego, cuando salì de tanda, me dirigì donde Punso, y le dije que decìa mi papà, que me pelara, que èl le mandaba los 8 centavos mas luego, y le entreguè los dos cheles que me devolviò Don Mario..............lamento que el amigo Punso falleciera, antes de yo poder saldar esa deuda............en mi interior, siento que le debo todavìa.

    Rolando Espinal

    ResponderEliminar
  3. Yo me acuerdo ,que los arrendatarios del Teatro Jaragua eran los esposos Dilia Chávez ( madre del Dr. Papy Chávez ) y Mario Evertz ,quienes se situaban en la puerta a cobrar las boletas. Para la tanda del domingo en la mañana yo le llevaba dos cocos de agua de los que repartían a los niños después de la misa ,y doña Dilia me dejaba entrar . Y aquello de : Adolfo ,"Miquimao " .Arriba,abajo ,y tantos recuerdos de esa vieja casona. " Recordar es vivir ". Evelio Martínez

    ResponderEliminar
  4. Al comandante Evelio Martinez, quiero decirle, que esos dos cocos de agua, que èl le llevaba a Doña Dilia Chavez, en la administraciòn moderna, a eso se le llama desvìo de recursos, porque si eran para los niños que iban a misa, no sè, que buscaban esos cocos en el teatro jaragua para hacer intercambio......por no llamar eso, corrupciòn, voy a decir que fue una "indelicadeza".

    Rolando Espinal

    ResponderEliminar
  5. LEY no sabia que tu eras de ese tiempo que conservas esas fotos, si es asi fisicamente estas muy bien.Vivi por su mucho tiempo al lado del teatro pero nunca le conoci de esa manera.Si recuerdo que por la delantera izquierda de palcos bajos ayude acolar muchos amigos para ver la serie de Flash Gordon, gratos y eternos recuerdos de juventud, A cuchara que no acumule, que vaya abonando, que debe haber descendientes. Andres Del Villar

    ResponderEliminar
  6. Fue mucho lo que correteamos en el Jaragua. A los interesados, los remito a leer Amigo, yo te defenderé, que narra el por qué de una mancha negruzca que tenía el telón en la parte izquierda, arriba. También les invito a leer Mariachi y las películas, que habla de cómo eran anunciadas las películas. Ambos pueden ser encontrados bajo Isaías Ferreira > Cosas de Mao.

    Isaías

    ResponderEliminar

Haga su comentario bajo la etiqueta de Anónimo, pero ponga su nombre y su dirección de email al final del mismo: NO SE PUBLICARÁN COMENTARIOS SIN NOMBRE Y SIN DIRECCIÓN DE EMAIL. Los comentarios ofensivos y que se consideren inapropiados, tampoco serán publicados.
El administrador