viernes, 12 de septiembre de 2014

LA INSOPORTABLE LEVEDAD DEL SER

Por Fernando Rodríguez C.

Este es el título de la famosa novela del escritor checo Milán Kundera a quien citamos reflexionando sobre la levedad y brevedad de la existencia.
Sin atrevernos a cuestionar los designios divinos, nos permitimos preguntar, ¿por qué seres llenos de vida, útiles a la sociedad tienen que irse de este mundo tan temprano?

"Porque la vida es injusta", dirán algunos, o "porque Dios la necesitaba a su lado", dirán los más creyentes.

Pero, al margen de las razones divinas o existenciales que puedan esgrimirse, causa dolor que un ser tan lleno de vida y con las virtudes de la profesora maeña Mayra Muñoz Vda. Molina se nos vaya dejándonos sin su sonrisa, sin su bondad, su capacidad de servicio y solidaridad.

Fue una excelente esposa, madre, tía, abuela y hermana; consagrada de manera absoluta a su familia, aunque tuvo otro gran amor, que fue el magisterio.

El primer síntoma del mal que la aquejaba le llegó con un mareo en las aulas universitarias. Diagnosticada su enfermedad y en estado semiinconsciente, cuando solía balbucear algunas palabras, parecía hablar con sus estudiantes.

Recibió su repentina enfermedad con una dignidad asombrosa, puso su mente, su cuerpo y espiritu en manos de Dios, y aún en estado de gravedad cuando podía pronunciar algunas palabras o realizar algún gesto, era para prodigar afectos y bendiciones.

Se nos fue en paz, tranquila y silenciosa como los ríos profundos que fecundan la tierra callada y tesoneramente, dejando un legado de amor, trabajo y solidaridad que servirá de ejemplo a sus hijos, nietos, hermanos y amistades.

Recordarla siguiendo su ejemplo, es el mejor tributo que podemos ofrendar a su memoria.

4 comentarios:

  1. Comparto tu dolor querido hermano, siempre la recordaremos con su dulce y calida sonrisa.
    Descansa en paz amiga del alma; mis condolencias a sus hijos y demas familiares.

    Marianela Cespedes

    ResponderEliminar
  2. No puedo dejar de comentar ante tanta verdad! Confirmo como mías cada letra y cada palabra dichas por Fernando para Mayra.
    Solo me quedan sus recuerdos y sus fotos, que son muchas de muchos momentos compartidos, y nos queda su buen ejemplo en toda su vida; siempre le dije que para mí era mi heroína, mi ejemplo y admiración de vida, de lo que hubiera yo querido ser.
    Repito Dios en su sabiduría se sirvió de su alma noble, es la única explicación que me da paz
    Susana Jáquez

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Conmovedor su escrito querido primo!! Dolorosa y muy triste la ida a destiempo de nuestra apreciada Mayra. Lamentamos en lo más profundo de nuestro ser su fallecimiento, y rogamos al Señor conceda a su alma el descanso eterno. Nos unimos al dolor que embarga a sus hijos (mis primos), a sus hermanas, nietos, sobrinos y demás familiares. Resignación y conformidad para todos.

    Mis queridos primos, Mayra y Fellito... hasta pronto y... allá nos veremos.

    Diómedes Rodríguez y Familia.

    ResponderEliminar
  4. Estimado hermano fernando. Lo importante no es cuando nos vamos, sino que hicimos con nuestro tiempo. Si vivimos poco haciendo el bien, vivimos mucho, y si vivimos mucho haciendo el mal,vivimos poco. Mayra dejó una impronta que vivirá para siempre entre nosotros.
    Dr.Antonio Mateo Reyes.

    ResponderEliminar

Haga su comentario bajo la etiqueta de Anónimo, pero ponga su nombre y su dirección de email al final del mismo: NO SE PUBLICARÁN COMENTARIOS SIN NOMBRE Y SIN DIRECCIÓN DE EMAIL. Los comentarios ofensivos y que se consideren inapropiados, tampoco serán publicados.
El administrador