miércoles, 15 de enero de 2014

CORTITOS DE NUESTRA PELOTA PROFESIONAL

Por Fernando Ferreira Azcona

LAS CHEERLEADERS. Siempre he sido un admirador de estos grupos de jóvenes animadoras de los equipos deportivos a diferentes niveles, la mayoría de ellas muy bellas y muy bien formadas. Atributos que no dejan de ser un atractivo, al menos para los caballeros. Pero en mi caso, lo que más me atrae son la coreografía y acrobacias que realizan. Es así, como me paso “horas muertas” viendo por televisión las competencias de cheerleaders de los colegios y universidades de los Estados Unidos de América. Debo confesar que en las coreografías de estos campeonatos nunca he visto movimientos de cadera que simulen o se asemejen al acto sexual. Desafortunadamente, no puedo decir lo mismo de las cheerleaders de los equipos dominicanos de beisbol profesional, sin excepción. Todos y cada uno de los grupos de muchachas que realizan estas funciones dan unos golpes de cadera, que tal pareciera que la directora de coreografía les dijera “den riendas sueltas a sus fantasías sexuales e imagínense que las están logrando ante los fanáticos que asisten a los estadios”, olvidando que al play asisten niños de todas las edades. Ah…, y para formar parte de estos grupos no hay que ser bella, ni bien formada. Sólo hay que tener los fundillos grandes, no importa que estén llenos de celulitis… a los dominicanos nos gusta la grasa, aunque muramos de ahitera.

UNA CLAQUE PAGADA. En la vida diaria de nuestro país, en donde el zancadilleo, la tramposería, la trapisonda y las malas artes son “el pan nuestro de cada día”. Lo importante es ganar, salir adelante, sin importar cómo lo logramos y sin que nos remuerda la conciencia. Pero, llevar estas malas prácticas al deporte, es el colmo. Hay un equipo de beisbol que lleva al estadio una claque pagada compuesta por jóvenes adultos de ambos sexos, que se autodenomina “Marea Azul”. Esto así, porque visten poloshirts y gorras de ese color. Parece que el equipo en cuestión limpió su tienda, pues se pueden ver poloshirts con los nombres de jugadores que hace tiempo se retiraron del beisbol. Una parte de esta claque ocupa toda una sección de los palcos más caros, detrás del dugout del equipo visitante y su misión es ejercer presión sobre los jugadores contrarios, ya sea cuando estos van a agotar o están agotando un turno al bate y cuando regresan al dugout al finalizar una entrada defensiva. A estos fines, utilizan cánticos y coreografía muy bien ensayadas (sin obscenidades, debo admitir).

ESTRATEGIAS. Los diferentes equipos de beisbol dominicano tienen diferentes objetivos, de ahí que utilicen diferentes estrategias. Veamos:

Las Águilas Cibaeñas. Equipo que tiene muy buen material joven y además, una fanaticada fiel, parece estar en la onda que los mercadólogos llaman “ordeñar la vaca” (cash-cow). Es decir, su estrategia es lograr la máxima rentabilidad financiera, sin importar los resultados deportivos. Por esta razón, no invierten en refuerzos nuevos y llegan a la serie semifinal (todos contra todos), con el mismo equipo que empezaron el campeonato, pues tampoco logran que sus estelares se incorporen al equipo. Parecen olvidar que “cuando los hombres llegan al play…” ¿Cuánto le durará esta bonanza?

Los Tigres de Licey. Siempre conforman un formidable grupo, que en los papeles, debe ser el equipo a vencer. También logran que sus lanzadores estelares y otros grandes ligas se unan al equipo. Sin embargo, no sabemos si por guerrilla interna o porque algunos estelares se les van para el beisbol de Japón y Corea, en los últimos años no han tenido el éxito que desearía su fanaticada. Creo que la Directiva del Licey debe revisarse a fondo y determinar las posibles causas de los resultados obtenidos.

Leones del Escogido. Ha sido el equipo más exitoso desde que un grupo de jóvenes empresarios tomó las riendas del mismo. Su estrategia parece ser: “lo importante es clasificar para la serie semifinal”, a la cual llegan con un equipo bien definido, ya que en el ínterin van reforzando los puntos débiles con contrataciones desde Venezuela, Puerto Rico y México. En el “draft” de los equipos dominicanos descartados redondean un trabuco y ponen a los demás equipos en jaque, con la entrada a juego de sus estelares, como Starling Marte, Pedro Florimón y Fernando Rodney, entre otros. ¡Bien por los Escarlatas! ¡De esta manera han logrado revivir su otrora alicaída fanaticada!

9 comentarios:

  1. Cabezón , muy oportuno su tema sobre nuestro beisbol,que dicho sea de paso no lo sigo muy de cerca ;será por culpa del narrador apellido Trujillo, no por el apellido ,sino por su estilo que segun me dicen gusta mucho en esa.jajaja.
    Sobre las Cheerleaders - En nuestro pais, relativamente hay pocas mujeres estudiosas , perooo, bailadoras si las hay, y buenas !! ; ya sea remeneando el trasero y coreográficas tambien. Entonces me pregunto, ¿por qué hay que traer cheerleaders desde Venezuela ?.
    Que nadie me diga que lo saben hacer mejor que las de aqui ! porque darle vueltas a las nalgas bailando,no es verdad que saben más que las nuestras. Prefieren pagarles dólares y no pagarle en peso a las nuestras. Lo encuentro humillante.

    El abandono al equipo de sus peloteros estelares en el momento crucial, por ir a cumplir contrato a otro país. Es un irrespeto a la gran fanaticada . Debiera existir un acuerdo Interligas de permitir finalizar torneos.
    Otra cosita que critico es ,luego de realizada una jugada en una base, o al arribo de un
    jugador a una base,veo que el corredor y el infielder inician una especie de abrazaderas y relajos muy notorios que tienden a mostrar una dejadez y confundir la profesionalidad del espectáculo ;esto se nota en algunos equipos. .
    Considero

    Manito

    ResponderEliminar
  2. Hablando del seudo narrador ese a que se refiere el Cabezón, es un poco chocón su estilo (sus palabras salen en fila india... parece un puerco en medio de un orgasmo que se cristaliza gota a gota y con dolor... ¡coño, qué aborto de la naturaleza!) Ahora bien, nuestra generación fue mimada con lo más granado de la narración deportiva: Buck Canel, Billy Berroa, Félix Acosta Núñez, Felo Ramírez, Rafael Rubí, etc. ¡Que no pretenda nadie pasarnos cualquier capuchín de papelito e traza por chichigua de colores! ¡Qué va!

    Isaías

    ResponderEliminar
  3. Mi hermano ,yo no conocía ese "fanatismo " por esas mujeres que brincan,saltan ,patalean y mueven el trasero más que "Tongolele" .Ñoooooooo....Yo también en silencio las contemplo muy en especial las del escogido porque son como el color del equipo .rojo,rojo,rojisimooooo...Y como soy aguilucho ,vuelo alto para desde las alturas verlas mejor .¡ ay chichi ,nene ,gogo ! Abrazos Evelio Martínez

    ResponderEliminar
  4. Queridos Cabezón, Isaías y Evelio: a) La contratación de cheerleaders venezolanas debe obedecer al "complejo Guacanagarix" de nosotros los dominicanos, b) Los narradores de beisbol dominicanos de hoy, dan ganas de llorar. Pero ese señor apellido Trujillo, da náuseas. Como no necesito que me expliquen el juego, frecuentemente pongo el TV en "mute" y me ahorro esa "pela". Cuánta diferencia con los nombres citados por Isaías!, c) Decía Frank Robinson que cuando él estaba en el play, NO saludaba ningún pelotero del equipo contrario, ya que si en el transcurso del juego tenía que "romperlo", no sentía remordimiento. El "canchanchanerismo" de los peloteros nuestros que cita Manito, no es otra cosa que falta de profesionalidad. Si no lo creen, lean los "tweets" que publicó antier Wilkin Castillo, el catcher del Escogido, y d) No quiero pecar de puritano, pero se supone que la pelota es el "pasatiempo de la familia" y cuando uno va con los nietos al play, y las cheerleaders de los equipos presentan su show, uno siente verguenza ajena. No importa si le ponen un regaeton, una bachata, un merengue de calle: la coreografía es la misma! Golpes de cadera a tres por chele!

    Mis afectos de siempre,

    Fernan Ferreira.

    ResponderEliminar
  5. No solo Frank Robinson. Bob Gibson, ni siquiera miraba a un jugador contrario y la actiud de Marichal, Drysdale, Pete Rose, etc., es algo legendario.
    Isaías

    ResponderEliminar
  6. Fernan, al ver tu nueva faceta como cronista deportivo, lo cual haces muy bien, deseo preguntarte si has notado que cuando un bateador es ponchado, éste se retira mirando al lanzador. Será que no le agradó el ponche? porque si es Crema de Oro, es muy bueno!, de todos modos te felicito, esperando verte muy pronto con una columna deportiva en uno de los diarios importantes de nuestro país, !Adelante Fernan!,
    Andrés.

    ResponderEliminar
  7. Andres , excusa la tardanza y responderte tu pregunta hecha a mi hermano Fernan ; esa mirada del bateador al pitcher despues de ponchado, es el ocultamiento del bateador por no querer mirar a los fanáticos quejándose de su falta de bateo y otras veces por avegonzarse de no batear pensando que todo el mundo lo está viendo. Su otra salida es mirar para abajo.
    De los narradores Mendy Lopez de Santiago es el único que se me parece a los citados por Isaias, Este narrador te sienta o te ubica en el play por los detalles que dá al narrar.

    Manito

    ResponderEliminar
  8. Que pena que me una tan tarde a tan rico intercambio de ideas. Como tengo tiempo que no participo de la pelota Dominicana (por lo menos en la isla) no podre opinar de las cheerleaders, etc. Referente a los contratos de los peloteros y el que ellos puedan terminar (y a veces participar) en la pelota nuestra les puedo decir que eso es parte del contrato firmado por las ligas mayores (MLB) y Lidom (creo que las demas ligas Caribeñas). Todos los peloteros que esten en el roster de los 40 con sus equipos de grandes ligas deben acatar esas reglas. Otra clausula que se viene a añadir a las de MLB es la de los equipos de Oriente (no los paquidermos) que sus jugadores deben estar alla para una fecha exacta. Estamos sujetos a todas esas clausulas por eso he dicho que nuestra pelota va a cambiar y creo que para ayudar mas a nuestros jugadores que seran expuestos ante la falta de los "firmados".

    Janio Perez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy atinado Fernan....Triste, deprimente, falto de conciencia ciudadana, ética profesional, solo importa hacer dinero, y como estamos ante una sociedad donde el dinero es el dios del diario vivir, "todo es válido". Me gustaria que los srs a cargo de las famosas Cheerleadears se detuviera unos minutos a contemplar las Cheerledaders de USA. Y consta, que no es asunto de moralidad, es de conciencia ciudadana y familiar.
      Y el deporte solo tuve algunos minutos escuchando al famoso narrador de apellido Trujillo, y realmente poner la tv en "mute" es la major solucion....es una verguenza al arte de narrar un juego.
      Un gran aporte hermano Fernan.....lo disfruté en grande....Un fuerte abrazo.
      Sinceramente,
      Juan Colon

      Eliminar

Haga su comentario bajo la etiqueta de Anónimo, pero ponga su nombre y su dirección de email al final del mismo: NO SE PUBLICARÁN COMENTARIOS SIN NOMBRE Y SIN DIRECCIÓN DE EMAIL. Los comentarios ofensivos y que se consideren inapropiados, tampoco serán publicados.
El administrador