miércoles, 11 de diciembre de 2013

ASPECTOS INTERESANTES SOBRE LOS MEDICAMENTOS GENÉRICOS

Por Nelson Rodríguez Martínez (Cuqui)

El autor es Ing. Agrónomo, profesor universitario y presidente fundador de N.R. Bienestar, S.R.L., compañía dedicada a la producción y venta de productos medicinales naturales.

La mayoría de la población dominicana, incluso, muchos profesionales de diferentes disciplinas, desconoce sobre lo que acontece entre los fármacos de marca y los genéricos que existen en el mercado, trayendo muchas veces confusiones en su franca elección y dosificaciones correspondientes.

A mi parecer, es absolutamente necesaria y mandatoria la urgencia de aclarar algunos criterios que permitan con diáfana claridad favorecer, tanto por parte del médico como del paciente, la fiel escogencia entre una u otra alternativa. Entre estos criterios merecen mencionarse, la especialidad y funcionalidad del fármaco, sus acciones, dosificación, la periodicidad de aplicación, los efectos esperados (colaterales, secundarios u otros), las advertencias sobre su uso, la preferencia médica específica por especialidad, así como la accesibilidad económica del usuario demandante, entre variados factores significativos y determinantes.

En ese sentido, los genéricos son medicamentos tan eficaces como los de marca y más baratos, pero en algunos casos, su uso indebido puede entrañar riesgos. Su propósito es tener el mismo efecto farmacológico que los de marca, pero a un precio menor, y hoy son indispensables para los consumidores, son más accesibles y han mejorado o salvado la vida de millones de personas. Los genéricos pueden llegar a costar entre 45 y 82%, promediando 60% menos que los de marca, según datos de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios, COFEPRIS, de México.

Según el neurofarmacólogo Frank Vajda, existen dos estándares de aprobación: “ Las pruebas para que un medicamento sea aceptado como genéricamente equivalente, no son comparables a las pruebas de seguridad que se exigen para registrar un fármaco inicialmente”. Esto no significa que los genéricos no sean seguros, sino que esos estándares de pruebas diferentes pueden acarrear complicaciones graves y potencialmente letales a pacientes que cambian fármacos de marca por las versiones genéricas.

Hay que aclarar que ésto es aplicable sólo a algunos medicamentos, entre ellos ciertos antidepresivos, inmunosupresores ( los cuales se usan para evitar el rechazo de órganos trasplantados), fármacos para el tratamiento de arritmias cardiacas y los anticonvulsivos.

Sustituir medicamentos de marca por genéricos, es una práctica común en muchos países; a veces, el cambio se debe a una disposición de las autoridades regionales de salud, o la adopción de planes de tratamiento que alientan a los pacientes a optar por las versiones genéricas, que son más baratas, cuando salen al mercado.

La empresa fabricante de genéricos debe demostrar que su fármaco “contiene cantidades idénticas de los mismos ingredientes medicinales, en dosis comparables”. Esto suena razonable, pero pocos pacientes saben que los ingredientes medicinales representan solamente el 25 al 30% por ciento en promedio del volumen de la pastilla. El resto consiste en excipientes (relleno), sustancias inactivas que se mezclan con los fármacos para darle consistencia, la forma u otras cualidades convenientes para su uso posterior, lo cual puede variar de un fabricante a otro, puesto que son libres de utilizar como excipientes las sustancias químicas que quieran, siempre y cuando sean inocuas y el fármaco contenga cantidades idénticas de los ingredientes medicinales del producto de marca. Sin embargo, es aquí donde el asunto se vuelve delicado, dice Terence Ozolins, farmacólogo de la Universidad Queens, en Kingston, Ontario, aunque carecen de propiedades medicinales - explica-, los excipientes pueden afectar el grado y la rapidez con que el organismo absorbe un fármaco,” Juntos, estos factores pueden influir significativamente en las concentraciones terapéuticas que se alcanzan”, afirma.

Para recompensar la inversión y el arduo trabajo requerido para desarrollar nuevos tipos de medicamentos, las leyes en materia de patentes le conceden al creador de un fármaco el derecho exclusivo de producirlo y venderlo durante 10 años después de tramitar la solicitud de patente.

Las empresas de genéricos pueden entrar en acción en el momento en que se vence la patente de un fármaco de marca. Estas versiones de medicamentos recorren un camino más corto y considerablemente más económico para obtener la aprobación sanitaria, ya que no hace falta repetir las costosas pruebas de seguridad y eficacia que el creador del fármaco ya ha realizado. En lugar de eso, los fabricantes sólo tienen que demostrar cómo actúa el genérico en comparación con el original. Y también pueden vender sus productos a un precio mucho menor porque prácticamente no tienen que invertir en promoción.

PRECAUCIONES QUE DEBES TENER CUANDO TE RECETAN MEDICAMENTOS

1. Si te prescriben un medicamento de rango terapéutico reducido, procura tomar siempre el mismo, ya sea el de marca o el genérico. Los medicamentos que tienen este rango están diseñados para suministrar siempre una cantidad idéntica de ingredientes. Una sustitución puede ocasionar un aumento o una disminución en los niveles de efectividad del fármaco.

2. Si vas a tomar un genérico, asegúrate de que el fabricante tenga registro oficial, y trata de adquirir siempre la misma versión del producto en la farmacia. Es posible que tengas que hablar con el farmacéutico, pues algunas farmacias cambian de proveedores de genéricos sin avisar oportunamente a sus clientes.

3. Si por alguna razón tienes que tomar la versión genérica de un medicamento y experimentas algún cambio anormal en sus efectos, informa de inmediato a tu médico.

4. Si te prescriben un fármaco de marca, pide al médico que anote en la receta: “No hacer sustituciones”. Jamás te automediques, y nunca sustituyas un fármaco de marca por uno genérico sin la aprobación de tu médico.

5. Averigua el rango terapéutico de tus medicamentos. Los de rango reducidos, como los anticonvulsivos, ciertos antidepresivos, los inmunosupresores y los fármacos para las arritmias cardiacas, son los que entrañan un mayor riesgo cuando se cambia uno de marca por su versión genérica.

Los genéricos han logrado una amplia aceptación como el equivalente terapéutico de algunos medicamentos de marca, y los ahorros resultantes han alcanzado miles de millones de dinero. Sin embargo, primará el criterio del médico o del paciente, previa consulta, en la elección definitiva y concluyente del fármaco apropiado a sus condiciones y conveniencias para recuperar la salud.

REFERENCIA

Parte de este material se extrajo de:

1. Genéricos: Una lección personal. Michael Kennedy. Selecciones Readers Digest. Marzo, 2012, páginas 38-47.
2. Wikipedia: Medicamentos Genéricos.

4 comentarios:

  1. Personalmente creía que los medicamentos genéricos eran un fiasco, pero después de leer este ilustrativo y valioso artículo de Cuqui, soy de opinión que era "absolutamente necesario y mandatorio aclarar algunos criterios que permitieran, con diáfana claridad, favorecer, tanto por parte del médico como del paciente, la fiel escogencia entre una u otra alternativa", cito. Y, precisamente, es lo que ha hecho con mucho acierto el autor. Enhorabuena querido hermano, y gracias por el aporte.

    Diómedes Rodríguez Martínez.

    ResponderEliminar
  2. Que equivocado estaba con los medicamentos genéricos. Gracias a este valioso artículo he salido de mis dudas; gracias Cuqui por preocuparse por nuestra salud y déjeme decirle que valoro y admiro la forma diáfana y contundente de decir las cosas, amén de sus vastos conocimientos y el perfecto dominio del lenguaje. ¡¡Que forma de escribir tan magistral. Honor a quien se lo merece!!
    De Usted,

    Rafael Vargas

    ResponderEliminar
  3. Para mi, sería de suma complacencia recibir alguna reacción de Fernan sobre esta colaboración, ya que estimo su conveniencia, puesto que su experiencia y vivencias en ARAFP lo acreditan como para externar cualquier comentario sobre este pequeño aporte aclaratorio diferenciando los medicamentos de marca respecto a los genéricos, entre otros aspectos de digna consideración.

    Apreciado Fernan, espero te sirva excusarme por esta afrentosa petición,...aunque no implica tu obligatoriedad de repuestar,... aprovecho para desearte, junto a todos tus queridos familiares, un mejor año venidero, incluyendo circunstancias que prohijen estas genuinas pretensiones.

    Con los afectos y respeto reiterados, fraternalmenter Cuqui.

    ResponderEliminar
  4. Agradezco en mucho los estimulantes comentarios externados por mi apreciado Hermano Diómedes y el Distinguido Amigo Rafael Vargas, exquisito seguidor de las colaboraciones que Isaías afortunadamente me permite plasmar en MEEC.

    En esta oportunidad, sobre" Aspectos Interesantes de los Medicamentos Genéricos", me satisface sobremanera el haberles facilitado informaciones que le han permitido adquirir conocimientos mejor formados sobre los medicamentos de Marca y Genéricos.

    Espero que con ello, puedan contar con alternativas viables y acequibles que favorezcan discriminar oportunas escogencias entre uno u otro, para beneficio de todos sus afortunados usuarios y potenciales demandantes.

    Con los cordiales deseos que el Nuevo Año les proporciones culminar ampliamente sus pretendidas aspiraciones.

    Cuqui Rodríguez Martínez

    ResponderEliminar

Haga su comentario bajo la etiqueta de Anónimo, pero ponga su nombre y su dirección de email al final del mismo: NO SE PUBLICARÁN COMENTARIOS SIN NOMBRE Y SIN DIRECCIÓN DE EMAIL. Los comentarios ofensivos y que se consideren inapropiados, tampoco serán publicados.
El administrador