jueves, 12 de febrero de 2015

UNA COMPARACIÓN OBLIGADA

TERCER CAMINO
Por Lavinia del Villar


Ya me había desacostumbrado del espectáculo de imágenes congeladas que parecen sembrar el ambiente de hielo y nieve, produciendo la inmensidad de una ciudad blanca, que aunque se nos muestra inhóspita, no deja de ser hermosa.

Ya me había olvidado cómo se siente el frío, y cómo la mezcolanza viste el paisaje de un invierno de naturaleza áspera y ruda. Abrigos, bufandas, medias, guantes, botas, suéteres, sudadores y algo más, agregan al cuerpo un peso que lo aprisiona en una celda de poca movilidad, y lo enredan en capas que palian, pero no resuelven.

Árboles que aparentan sequía, calles resbaladizas, solitarias e intransitables, tormentas que vienen y van sin dar tregua, niños que parecen enyesados, y en contraste una calefacción en las casas que resulta molesta e incómoda.

La comparación es obligada. Me traslada a mi patio en Mao, donde mojar las plantas se convierte en una tarea refrescante y relajante, y donde el sol del mediodía, lleno de calor y luz, proclama soltura y libertad.

Con mucha pasión valoro el clima que muchas veces critico, me siento privilegiada y suertuda de vivir en la República Dominicana, y doy gracias a Dios por estar de vuelta sana y salva.

3 comentarios:

  1. "Nadie sabe lo que tiene hasta que no lo pierde"

    Antonio Mateo Reyes..

    ResponderEliminar
  2. Profe: Una de las cosas que más me entristecían en mis años de estudiante "por los países", era la ausencia de un cielo azul, ¡durante meses! En ese entonces, no había leído la autobiografía de Lee Iacocca (salió muchos años después), de haberlo hecho entonces, hubiese exclamado como él: "Papá cuándo es que va a salir el sol" (su padre le decía "no te entristezcas, que mañana sale el sol").

    Un beso,

    Fernan Ferreira.

    ResponderEliminar
  3. Que hermoso Fernan. Es cierto, cuando regresé a quedarme, me picaba el sol más que a nadie, hasta salía al patio con sombrilla para que no se me manchara el cutis, qué te parece? Ni que hubiera nacido en Suiza, pero bueno, ahora lo extrañé con creces, y si hubiera conocido la autobiografía que nombras, yo también hubiera dicho: " Papá, cuándo es que va a salir el sol?"
    Besos. Lavinia.

    ResponderEliminar

Haga su comentario bajo la etiqueta de Anónimo, pero ponga su nombre y su dirección de email al final del mismo: NO SE PUBLICARÁN COMENTARIOS SIN NOMBRE Y SIN DIRECCIÓN DE EMAIL. Los comentarios ofensivos y que se consideren inapropiados, tampoco serán publicados.
El administrador