lunes, 20 de octubre de 2014

RETRATO DE LA CIUDAD DE MAO

el que lee, entienda -Mateo 24:15

Cortesía de Mao entre ríos

¡Qué sociedad esta de Mao! Donde se promueven los vicios y la degradación moral, desde la mañana hasta la noche. Donde se invita a beber y a la promiscuidad sexual por medio de grandes y ruidosos altoparlantes que se pasean escandalosamente por la ciudad, penetrando en todo lugar sin freno y sin control. Esta vocinglería no respeta hospitales, escuelas, ni iglesias; irrumpe con su molestosa propaganda en nuestras casas, promoviendo la desvergüenza.

Aquí no hay censura para nada. Se vende alcohol a la vista de todo el mundo, y la gente se sienta donde todo el mundo lo vea, exhibiendo su vaso o su botella. Esta conducta inapropiada tiene el aval de las autoridades, que tienen que velar por la decencia y las buenas costumbres.

Nuestros niños, niñas y adolescentes crecen viendo todo este desastre, al lado y en el frente de sus casas; pues los lugares donde todo lo antes expuesto se hace, están dentro de la ciudad y a la vista de todo el mundo. Este es un retrato escrito de la miseria espiritual que caracteriza a esta sociedad de Mao del Siglo XXI.

Este es un ejemplo maldito, un legado bochornoso y patético que estamos dejando como herencia a nuestros hijos. Luego no nos podremos quejar de los resultados que esta decadencia está propiciando. Al paso que va esta sociedad, llegará rápidamente, sin dudas, al desenfreno total, al caos y a la anarquía.

Si amas esta ciudad, debes sentir preocupación por ella. Debemos hacer algo para parar esta carrera maratónica hacia la degradación. Te invito a ser parte de este sentir por la promoción de la decencia, la tranquilidad, la paz, las buenas costumbres y la conducta cívica de la ciudad de Mao. Te invito a unirte a nuestra voz que clama a Dios en oración por autoridades comprometidas con el respeto y la decencia para salvar nuestra sociedad.

Leandro González
Pastor de la Primera Iglesia Bautista de Mao.
Gastón F. Deligne 47, Esq. Máximo Cabral, Sibila

4 comentarios:

  1. Leandro,para mi es muy grato saber de ti, aunque sea en medio de tan lacerantes congojas. Viendo esa preoupación tuya creo muy saludable que se convoque a todas las fuerzas sociales de nuestro pueblo para analizar en medio de un foro el por qué de esas negativas circunstancias que hoy tan sensiblemente afectan y arropan a nuestro pueblo. Eso no se puede dejar como una simple denuncia. Hay que actuar. Esa actividad además de contar con todas las fuerzas vivas de nuestro sociedad , recomiendo que debe ser emcabezada por nuestras autoridades, sobre todo por nuestros representantes locales de nuestro ayuntamiento, así como por las autoridades policiales y de salud de nuestro pueblo.

    Antonio Mateo Reyes.

    ResponderEliminar
  2. Leandro,

    El tuyo es el mismo clamor que como comunicador oigo venir de cada rincón de la República. Es un desorden total, camino al caos.

    ¿Cómo nos hemos dejado llevar a tan bajo sitial? Estamos entre los países más corruptos del mundo; de mayor desempleo; donde más accidentes de tránsito ocurren; de los más inseguros; de mayor emigración; con uno de los sistemas de salud más deficientes; de los de educación más incompleta; donde están los políticos más depredadores y charlatanes; donde existe uno de los congresos más ignorantes y mediocres; el de los jefes de Estado más indolentes y cínicos; el de la prensa más sucia y parásita; el de las personas más permisivas e indiferentes; el de más bajo índice de competitividad; el que tiene más bancas de apuestas que escuelas; el que consume más ron y cerveza que leche; el de más desorden e irrespeto a la vida en sociedad; el de los más bajos salarios...

    Es para ponerse a llorar.

    Isaías

    ResponderEliminar
  3. Que siga la fiesta no puede ser. El director y los músicos están muy desafinados.Algunos se amontonan frente a la tarima y piden que cambien al director y a los músicos.Pasan 4 largos años y los mismos asistentes de aquella atribulada fiesta, vuelven a un nuevo baile con el mismo director y con los mismos músicos. De nuevo se agolpan frente a la misma tarima, y piden que cambien al director y a los músicos. A pesar de esa mala música y de todas las quejas y reclamos,para desgracia de todos . El pueblo sigue bailando. No importa quien le toque.

    Antonio Mateo Reyes.

    ResponderEliminar
  4. Me identifico completamente con el amigo Leandro González. Mao se ha convertido en una de las ciudades más ruidosas del país. Las autoridades competentes de Mao no mueven un dedo para frenar el ruido y la venta de bebidas alcohólicas al aire libre. Antes la fiscal visitaba los sitios públicos para impedir que menores tomen alcohol pero eso se dejó a un lado.
    Rafael Darío Herrera

    ResponderEliminar

Haga su comentario bajo la etiqueta de Anónimo, pero ponga su nombre y su dirección de email al final del mismo: NO SE PUBLICARÁN COMENTARIOS SIN NOMBRE Y SIN DIRECCIÓN DE EMAIL. Los comentarios ofensivos y que se consideren inapropiados, tampoco serán publicados.
El administrador