sábado, 18 de octubre de 2014

LA INOCENCIA DE FÉLIX BAUTISTA

Por Fernando Rodríguez Céspedes

A pesar del libro y las denuncias sobre la Sun Land, la astronómica fortuna que posee, todo lo que se ha dicho en su contra, y las investigaciones que sobre sus bienes personales y lavado realiza la Procuraduría General de la República, el ingeniero Félix Bautista es inocente.

Es inocente, o mejor dicho se presume inocente, para adecuarme a los términos de nuestra jurisprudencia hasta que no sea condenado en un juicio público, oral y contradictorio por los hechos que se les imputan pública y soterradamente, en vez de archivarse su expediente.

En mi condición de comunicador, que se precia de objetivo, no pretendo entrar en juicios de valor sobre la personalidad de uno de los hombres más poderosos del país por ser secretario de organización del partido en el poder, senador de la República y exitoso constructor.

Pero llama la atención la capacidad de hacer dinero de una persona de origen y oficio humilde en su natal San Juan, quien al hacer su primera declaración jurada de bienes reportó 500 mil pesos, llegando a alcanzar en pocos años, una de las fortunas más grandes del país.

El fenómeno Félix Bautista debe estudiarse en las escuelas de economía de nuestras universidades, además de conocerse en la Justicia, porque si al final resulta que su fortuna es de origen legal, como de seguro se determinará, debemos proponerlo para el Nobel de Economía.

Por último, sugeriría al presidente Medina, nombrarlo asesor económico del Gobierno para que ayude a resolver carencias como las de nuestros hospitales y nos evite, entre otras cosas, la rabia, el dolor y la impotencia que provocan ver morir, en un fin de semana, 11 niños en el principal hospital infantil del país.

5 comentarios:

  1. Fernando, cuando éramos jóvenes y disfrutabamos de la magia del apacible pueblo donde nos tocó vivir bajo la gloria de un ambiente sumamente tranquilo, recuerdo que nuestro mayor entretenimiento en ese ayer bucólico era hablar de nuestros enamoramientos,de nuestras visitas al rio y de nuestras inolvidable travesuras en el Samoa Bar. Pero hubo una actividad que marcó el camino para soñar con un país grande, vigorozo y digno de una mejor suerte, y fue aquel momento cuando decidimos formar un pequeño núcleo de jóvenes, con la noble finalidad de hacer actividades sociales y económicas con miras a recabar fondos, y con los mismos poder mandar hacer butacas para nuestro Liceo, pues veíamos que muchos de nuestros compañeros estudiantes se quedaban parados para recibir las clases. Recuerdo que eran integrantes junto a nosotros de ese grupo de jóvenes que perteneciamos a la JEC, a Juan Eligio Castellanos y Orlando Gil, entre otros. Esos días fueron gloriosos y en nuestras aulas nunca oí a nuestros brillantes profesores de matemáticas explicar una fórmula mágica que ´pudiera convertir a 500,000 pesos en un cristal de diamante, o enseñarnos como el Rey Midas con sólo tocar las cosas la convertía en oro. Ah milagros los de ese ciudadano "ejemplar" que ha llegado a tener la suerte de poder decir publicamente sin el reproche y el sonrojo de su organización política que el Profesor Juan Bosch está sumamente orgulloso de sus actuaciones.No es mas que una apostasía que revela el abismal distanciamiento entre él y los eternos y sagrados pricipios de honestidad del profesor Bosch. Lo más conveniente y saludable es que esa fortuna vuelva a formar parte de nuestro herido y maltrecho erario público.

    Antonio Mateo Reyes.

    ResponderEliminar
  2. Apreciado Tocayo: Cuando se entere, o si se entera, que este "exitoso empresario", su Profesor, y su más aventajado discípulo vayan a abrir una Escuela de Finanzas o de Economía, por favor, me avisa. ¡Seré uno de los primeros estudiantes en inscribirse! ¡Por poco que aproveche sus sabias enseñanzas debo ser más exitoso (financieramente) que al presente! Esto así, porque tengo 42 (cuarenta y dos) años desempeñando posiciones gerenciales y ¡todavía debo trabajar hoy, para pagar el tarjetazo que dí ayer! ¡Coño, que bruto soy!

    Un fuerte abrazo,

    Fernan Ferreira.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y diría uno de sus homólogos: ¿y qué, en este país no se puede se emprededor?

      Yo contestaría como don Vito Corleone (El Padrino), con su voz carrasposa: "... a mi no me importa cómo un hombre se gane su vida... siempre y cuando no interfiera con mis intereses..."

      Vamos a dar al Sr. Midas el beneficio de la duda... pero es todo, nada más... en el fondo, sin embargo, por más que salte y partalée, no podrá insultar la inteligencia de los demás: está condenado por Pedro Pueblo, que aunque lo crean imbécil es más sabio que el carajo... y yo me pregunto, ¿cómo será el tener que estar defendiéndote a cada instante? Peor aún, acallar al diablito burlón y acusador que se te aparece de repente sobre el hombro y te dice: "eres una basura... ahórcate".

      Isaías

      Eliminar
    2. Pero que conste... como sabemos, él es solo el más notorio de una asociación de delincuentes vulgares en cargos en los que tienen licencia para depredar a su antojo... el CP del partido en el gobierno consta de 32 sanguijuelas... todos jartos, casi al explotar, de sangre del pueblo... multimillonarios todos...

      Isaias

      Eliminar
  3. En los pleitos de los cuervos que nadie se meta, porque puede salir sin ojos y el que queda ciedo por cualquier flanco le dan.No hay que ser pitosisa para colegir cuales serán los resultados y digo esto porque en la empresa morada el horno se está poniento no apto para galletitas, ni para cazabe de yuca floja.

    Antonio Mateo Reyes.

    ResponderEliminar

Haga su comentario bajo la etiqueta de Anónimo, pero ponga su nombre y su dirección de email al final del mismo: NO SE PUBLICARÁN COMENTARIOS SIN NOMBRE Y SIN DIRECCIÓN DE EMAIL. Los comentarios ofensivos y que se consideren inapropiados, tampoco serán publicados.
El administrador