miércoles, 14 de mayo de 2014

LLEGÓ A MAO CON EL RANGO DE CAPITÁN DEL EJÉRCITO NACIONAL PARA QUEDARSE COMO UNO DE SUS MEJORES HIJOS

YO ME ACUERDO...
Por Evelio Martínez


A mi deferente amigo Ing. Miguel Marrero (Miguelín) y a su querida esposa Margarita Jáquez. También a mi apreciada amiga del alma Susana Flor de Bethania.

"Andaba sin escolta y comía y bebía sin ningún cuidado de lo que le ofrecieran donde fuera". El General en su laberinto.

Recordando a ese gigante de las letras, premio Nobel de literatura y recién fallecido Gabriel García Márquez, he tomado prestado el título de una de sus obras para honrar la memoria de un ser excepcional, campechano, dadivoso, caritativo y muy humano, no obstante ser un militar de alto rango de la época fatídica de los doce años, el General Carlos Jáquez Olivero.

¿Qué papel protagónico le tocó jugar a Jáquez Olivero en esos doce años y antes?

Los polvos que ha levantado el ponderado articulo de mi apreciada amiga Susana Flor de Bethania Jáquez, su hija, me obligan a escribir estas puntualizaciones del General Jáquez. Me obligan por razones obvias y porque "Nobleza obliga".

En plena revolución del Glorioso Abril del 65, nos trasladamos de la capital a Mao para participar en un levantamiento armado combinado con San Francisco de Macorís y algunas escaramuzas en Santiago. Llegué clandestino a mi pueblo y mis demás compañeros escondidos en Yerba de Guinea con parte de las armas que íbamos a utilizar. La traición de un sujeto que no vale la pena mencionar le dio mi ubicación a los militares que me hicieron preso sin entregar parte de las armas. Carlos era subjefe con el rango de mayor. En ningún momento al desmontarme en el patio de la fortaleza vi a Jáquez, pero si supe luego que su hijo Carlito, que es mi cuñado, fue donde su papá con mi suegra para interceder por mí. Duré tres días preso y me soltaron para ir al velorio de mi hijo más pequeño. Ese mismo día Carlos me mandó a decir con mi cuñado Carlito: "Dile a Evelio que no vaya al entierro, que se vaya esta misma noche por Hato nuevo para la capital". Así lo hice y luego Carlos al tercer día fue donde mi suegra y con una amplia sonrisa le dijo: "Rosa, ¿ya Evelio se desgaritó pa' la capital?" Luces que retratan a un hombre que ejerció un mandato militar sin cargos que se le imputen en un pueblo que hizo suyo y lo prodigó de muchas obras físicas y sociales.

En 1960 llegó a Mao con el rango de capitán del Ejército Nacional para quedarse como uno de sus mejores hijos.

Si alguna sombra se cierne sobre la figura del General Jáquez fue su simpatía por el caudillo de Navarrete, el Dr. Balaguer. ¿Y qué militar con su poder y rango no lo fue? Utilizó esa simpatía para dar a manos llenas sin recibir nada a cambio. Sería una mezquindad enlodar el nombre de un hombre que como digo al principio "Andaba sin escolta y comía y bebía sin ningún cuidado de lo que le ofrecían donde fuera".

Sus obras las exhibe Mao y son luces resplandecientes de su desvelo por el Mao que tanto quiso.

4 comentarios:

  1. Comandante Martinez agradezco su escrito, pues es bueno escuchar testimonios como el suyo que hablan de quien fue Carlos Jaquez Olivero. Inmensamente agradecido.

    Cesar Nuñez

    ResponderEliminar
  2. Evelio, ¿qué te puedo decir? Cuando cualquiera se queda sin palabras ante tu nobleza, ante tu forma tan excepcional de ser. Ese ser humano tierno como para cantar en el coro de la iglesia Santa Cruz, con una fe y una voz que contagiaba; y a la vez tan valiente para enfrentar las injusticias sociales, al punto de tomar las armas en tu juventud, con esposa, hijos, madre y hermanos pequeños que dependían de ti, pero peso más la patria.

    Es por todo eso que valen tanto tus palabras y tus recuerdos sobre Carlos Jáquez Olivero.

    ¡Gracias por ser Evelio Martínez! ¡Un ser excepcional!

    Susana Jáquez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sra Susana Jaques, Todo eso que mi tio cuenta es la verdad ,absoluta , pues mi tio El comandante Evelio Martinez Silverio no miente,y como toda la familia Martinez si tiene que mentir a la historia de nuestro pueblo de mao y la Republica Dominicana, creo que preferimos morir con la lengua corta y no con nuestro character en el lodo, eso desde don clemen Martinez y mi madre y mi madrastra Dona nena QEPD. Yo me acuerdo que era clerigo y limpiaba el patio del colegio para ganarme la educacion desde el cuarto grado hasta el sexton,y milet era el gobernador cuando la madre sor superior llamo a mi y a mony haddat, a la administracion para informarnos que millet haddat y Evelio habian sido asesinado por calieses, y tambien Sergio pena y pango,yo tenia como 10 anos pero me acuerdo como hoy,y puedo testificar todo lo que paso a mi tio,y lo hago y lo sigo hacienda, gracias por su escrito a mi tio usted tambien halba la verdad de su padre, com mucho respeto Victor Rafael Reyes Martinez, mis pesames por el fallecimiento de su amiga Mayra Munoz Castillo,.

      Eliminar
  3. Comandante; la sinceridad no permite que la ingratitud se acerque al sentir narrativas como la suya que dicho sea de paso debe ser depositada en la historia próxima a escribir (no sé cuándo) de nuestro pueblo. Y hay que depositarlo en ella porque se trata de un hecho donde están envueltos un General con un opositor de la línea política izquierdista revolucionaria. Tuve la suerte de conversar años atrás con algunos muchachos de los llamados "cabezas calientes" de aquellos tiempos, quienes exponían valientemente sus vidas y llegaron a estar presos, pero no torturados y en cambio, algunos de estos recibían un cheque de manos del General al saber este su situación económica en vez de torturas. Lástima que el cinismo anda de manos con la ingratitud queriendo hacer leña del árbol caído. Cuánto daría por saber que Ramón Arturo Guerrero corresponsal o periodista de acento.com, autor de lo escrito contra el General pudiera leer todos estos escritos y comentarios sobre el GENERAL y pueda sacar una verdadera conclusión de quien era el General.

    Manito

    ResponderEliminar

Haga su comentario bajo la etiqueta de Anónimo, pero ponga su nombre y su dirección de email al final del mismo: NO SE PUBLICARÁN COMENTARIOS SIN NOMBRE Y SIN DIRECCIÓN DE EMAIL. Los comentarios ofensivos y que se consideren inapropiados, tampoco serán publicados.
El administrador