lunes, 5 de mayo de 2014

FRANCISCO ALBERTO, QUÉ PENA…

TERCER CAMINO
Por Lavinia del Villar de Fernández


“Las tumbas no guardan huesos, las tumbas guardan recuerdos…”

Con tristeza, rabia, vergüenza y dolor, me enteré que los restos de Caamaño fueron retornados al mausoleo de donde fueron exhumados hace casi un año, después que se dispusiera su traslado al Panteón Nacional.

Dudas sobre la veracidad de que la osamenta fuera realmente suya, provocaron exámenes de ADN y otras humillaciones. Dichos restos permanecieron en el Instituto de Ciencias Forenses, guardados como un paquete olvidado, en el mismo lugar donde almacenan drogas incautadas, según señalara su última esposa, Vicenta Vélez. Y a pedido de sus familiares, lo retacharon para su cantón, como diría un pueblerino mexicano.

Pero yo me pregunto, ¿qué importancia tiene si los huesos son o no son? ¿Qué debemos honrar, el paquete de huesos ya sin expresión o la memoria histórica que engrandeció este héroe con su entrega a la patria?

Suponiendo que sus asesinos decidieron desaparecer su cadáver, ¿eso significa que no merezca estar en el Panteón Nacional? Creo que las tumbas no guardan huesos…guardan recuerdos, y la elevación de un héroe como el coronel Caamaño a un puesto de dignidad no tiene nada qué ver con algo material ni palpable, tiene que ver con el símbolo y el legado que su grandioso ejemplo de valentía y sacrificio nos dejó.

Es tiempo de reconocer que su coraje en aras de la defensa de nuestra patria y nuestra constitución debe ser eternizado y exaltado para conocimiento de las futuras generaciones.

Es hora de rendir un tributo de respeto a un hombre cuyo valor trasciende a la inmortalidad.

¿Cuántas veces te vamos a asesinar Francisco Alberto? Qué pena…

2 comentarios:

  1. Profesora,con cuanto valor,dignidad y coraje expone usted la defensa y el derecho que tiene Francisco Alberto ¡Caramba! ,de descansar en el Panteón Nacional .Me inclino ante su postura y grito : ¡Camaño al Panteón ! Abrazos .Evelio Martínez

    ResponderEliminar
  2. Doña, creo que la clave esta en que en nuestro país ya no tiene valor "la defensa de nuestra patria y nuestra constitución" como usted lo dice. Además, a aquellos que tuvieron el valor de hacerlo, se les menosprecia. A Dios lo de Dios y al cesar lo del cesar, Caamaño al Panteón!
    Janio Pérez Estévez.

    ResponderEliminar

Haga su comentario bajo la etiqueta de Anónimo, pero ponga su nombre y su dirección de email al final del mismo: NO SE PUBLICARÁN COMENTARIOS SIN NOMBRE Y SIN DIRECCIÓN DE EMAIL. Los comentarios ofensivos y que se consideren inapropiados, tampoco serán publicados.
El administrador