viernes, 27 de febrero de 2015

GRATAS VIVENCIAS ADQUIRIDAS EN LA FARMACIA BOGAERT

Por Nelson Rodríguez Martínez (Cuqui)

El autor es Ing. Agrónomo, profesor universitario y presidente fundador de N.R. Bienestar, S.R.L., compañía dedicada a la producción y venta de productos medicinales naturales.

Este trabajo lo dedico, con suma deferencia y especial distingo, a mi querida e inolvidable Tía Celeste (QEPD), a mi apreciado primo hermano y Empresario Emprendedor, Rubén Darío Rodríguez, así como al dilecto amigo y Cultor Costumbrista Manito Santana. NRM

Las tradiciones y las costumbres facilitan el pensar, actuar y convivir de las personas integrantes de una comunidad específica, permitiendo lograr un conglomerado social característico, con sello propio, distintivo de sus acreencias y valores, perfilando los verdaderos y auténticos ciudadanos de un país, una región o un lugar determinado.

Como me comprometiera en una ocasión, me permito hacer remembranzas de algunas de mis vivencias en el expendio de medicamentos y patentizados de uso popular, frecuente en los tiempos que me tocó laborar durante los años 1961 - 1972, al lado de mi Tía Celeste (QEPD), propietaria de la Farmacia Bogaert.

Son de grata recordación las usuales demandas de gasa, esparadrapo (Zeta O), vendajes, apósitos de algodón, alcohol y curitas, usados para atender heridas leves; torniquetes, para controlar hemorragias; cloroformo o amoníaco, de gran utilidad para restablecer desmayos y vahídos. El socorrido algodón en rollo envuelto en papel azul; Picrato de Butesín, medicamento aplicado para mitigar las quemaduras, efectivo ungüento color amarillo, que algunos curiosos aprovecharon sus propiedades anestésicas para retardar el orgasmo masculino, como precursor del “Chinito”. De igual manera, la Yohimbina era muy procurada por el sector masculino para fortalecer su apetito sexual, aunque su libre uso se practicaba en caballos y otros animales; asimismo, de búsqueda periódica los eran, y continúan siendo, los Condones en sus diferentes versiones.

Para contrarrestar infecciones, Penicilina, y para catarros, bronquitis, pulmonía, la Estreptomicina, acompañada de Aceite de Amacey, Sábila con Cebollín, Gomenol y Miel de abejas, la Cabra, el Eucalipto y la Cuaba; para la ronquera e infecciones de garganta, gárgaras de Guatapaná. Expectorantes y antitusivos, el Robitussín y el Jarabe Mágico. El Cordial de Monell, útil en trastornos de la dentición en los niños. Para la papera , Pomada de Belladona (embarre negro) y en el caso de traumatismos, las Bolas de Golpe, como también el Ungüento Rompe Ubre. En situaciones de diversos dolores y fiebres, Aspirina y Mejoral, sin descontar la infaltable presencia del Termómetro; tabletas de Sulfaguanidina empleadas para trastornos oculares, Sulfadiacina, para la curación de “nacíos” y trastornos dérmicos y la Sulfasuxidina, para controlar estados diarreicos.

Para los orzuelos, óxido amarillo de mercurio o la aplicación de una cuchara “tibiada” y colocada sobre el área afectada. El Berrón ( Bay Rhum), recurso de múltiples unturas, fue imprescindible para disipar fiebres, náuseas y mareos. El Bengué (Ben-Gay-1898), muy utilizado para eliminar dolores musculares y “vientos” y el Bálsamo Algesida; el Bálsamo El Tigre(1870), de origen asiático, en competencia posterior con el Pochún de China; y de la misma procedencia, el Aceite Medicinal La Flecha, que, al decir popular, servía para curar hasta el dolor de muelas.

Antisépticos de uso tradicional para la limpieza de paredes, pisos, retretes y útiles caseros en los hogares, clínicas, hospitales, mansiones y edificios, los fueron la trementina, el Pinol, creolina y la Pinozúa, amén del obligado uso del jabón de cuaba, a base del despliegue de enormes esfuerzos con el enérgico vaivén de escobas, cepillos, suápers y otros instrumentos básicos adicionales para lograr la correspondiente sanitación e higiene pretendidas.

Los antihistamínicos o antialérgicos, conocidos para combatir los resfriados y gripes: Desenfriol y Coricidín. Otro, aún vigente, es el Benadril, en jarabe y en cápsulas. El Sancochito, del Laboratorio Dr. Collado, para niños; Sebo de Flandes y de “ovejo”, para aliviar el pecho e inflamaciones, para extraer espinas de los erizos de mar, para sacar las desaparecidas niguas y para mejorar cicatrices. El Aceite de Culebra, de gran demanda “pa aflojái la coyuntura y los nervios”. Los aceites de Palo y de Tiburón eran buscados afanosamente por sus acciones anticatarrales, y los Tres Aceites, como purgantes efectivos. Para controlar la tensión nerviosa, el Bismuto, la Valeriana, Alhucema y el jarabe francés Passiflorine; el Jarabe Granadine, destinado para los riñones y mal de orina; la Creosota, cicatrizante en extracciones dentales.

Era de una inusitada demanda el Litargirio (Oxido de Plomo, amarillo naranja) para combatir el “grajo resistente y el aterrador sicote”. El Alumbre (Bisulfato de Aluminio), por sus cualidades astringentes, era empleado para producir estrechez vaginal y en gárgaras para hacer “buches” como acelerador de la cicatrización en las extracciones dentales. El Gerovital H3, para disminuir los efectos del envejecimiento. Era de uso común el Entero-Vioformo, antidiarreico hoy prohibido en algunos países, el cual no faltaba junto al Elíxir Paregórico( mezcla de Opio y alcohol) o el Donnatal (Elíxir de Atropina).

Para contrarrestar malestares estomacales, la Leche de Magnesia Phillips, con su clásico frasco azul y característico sabor a tiza; luego, apareció la Leche de Magnesia del Dr. Collado. El Bicarbonato de Sodio, para “alivianar las jarturas”, el “empache”. La infaltable Sal Andrew y el Alkaseltzer, cumplían estos propósitos, además de este ultimo, útil para amortiguar los severos síntomas de la “resaca”. La Pasta Granúgena fue el cicatrizante más efectivo, luego de tratar las heridas con Sulfa. Otro producto obligado para lavar las heridas produciendo espuma, lo era el Agua Oxigenada, utilizada luego como decolorante de pelo para la fabricación de “rubias instantáneas”.

Para fortalecer el cerebro y estimular la memoria, el tónico Nervocerebrina fue muy requerido por estudiantes (Rubén, mi primo, era un feliz usuario) y envejecientes, así como el BGphos. Recordable en ese entonces, el producto preferido por excelencia lo constituía la Fitina, que por ser acreditada y reconocida estimulante de la memoria, el estudiantado la acogía con avidez, entre los cuales, tanto el primo Rubén como un servidor, nos gratificábamos con su consumo periódico.

Asimismo, la Piedra Lipe (Sulfato de Cobre) se empleaba para la cura de empeines, “mataduras” y “rámpanos rebeldes”, era un remedio para animales y humanos. Los purgantes, recursos para “la limpieza interna”, se componían de Aceite de Ricino, de Castor, Purgante Vichy, Citrato de Magnesia, Sal de Epson, Sal de Glauber y, en casos más leve, el Exlax o el Chicle, y la Píldora de Vida del Dr. Ross. El Tiro Seguro era un purgante “drástico”, al igual que la Jalapa, ambos poderosos y eficaces, que ponían de “corre julle” a cualquiera de sus “afortunados usuarios”. También se acudía a la farmacopea botánica tradicional, elaborando el Té de Hojas de Sen, Cañafístola, Sábila, Apasote y la Artemisa, para eliminar oportunamente los parásitos intestinales.

Además, la Pomada de Guardia (hoy Ungüento de Badger), abría prodigiosamente los “nacíos” y “golondrinos”. La Violeta de Genciana, poderoso antiséptico, desinfectante y cicatrizante, que “secaba” las heridas con una tonalidad púrpura y tornasol; el Mercurocromo, antiséptico y cicatrizante por excelencia que compitió con el “metiolé” (Methiolate), que cuando se unta “ pica como er diablo”, por lo que es necesario armarse de valor para “soplar” la herida y así evitar “un grito de ardor” o “jalar aire desesperada y profusamente”. La Tintura de Yodo, tradicional para cuando uno se pinchaba con un clavo, a riesgo de contraer tétanos. El Azul de Metileno, antiséptico ideal para dar “toques” en la garganta, utilizado en la aparición de placas blancas (hongos) en las amígdalas.

El Acido Bórico, fue uno de los recursos más utilizados en el pasado farmacéutico, como antiséptico, insecticida, contra hongos y para lavados vaginales, pero hoy está contraindicado. El Alcanfor, para combatir la tos, tupición y “espantar los espíritus”. El Transpulmín, Pulnocitris, jarabes para restaurar las vías respiratorias. La pomada criolla Cheché, usada para “desbaratar nacíos, golondrinos y forúnculos”. La Sudorina Estrella Azul y el desodorante Deporte, muy empleados para mitigar la sudoración de “los sobacos”. Para cicatrizar, el Sulfatiozol y su estrella, el Sulfacol, y para los ojos, el Colirio Eyemó.

En todo hogar no podía faltar el gorro de hielo, con tapa metálica y de boca ancha para los cuadritos de los “morden” de hielo. El recipiente esmaltado destinado para enemas y lavados, con su manguerita blanca y el temido “pichuete” color negro, trío completado con la aplastada bolsa de hule rojo para llenarla de agua caliente, tibia o fría, dependiendo del caso requerido.
Los galleros no escapan a su digna mención, puesto que la Farmacia disponía de vitaminas, Cerote y Espolón, para amparo de sus trabas de gallos, como igual sucede con los empedernidos fumadores con la Bencina, al detalle o envasada, para surtir sus predilectos encendedores.

Para la limpieza del sistema digestivo, léase estreñimiento, de suprema elección lo era el “bien ponderado” Aceite de Higuereta, Aceite de Ricino, sin dejar de reconocer la Magnesia Chevalier. Para el clásico “chichón”, manteca o mantequilla, Mentholatum o Vickvaporub, con su ”sobo” acostumbrado, casi siempre acompañado de sal molida. Pastillas Penetro, Vick o la pastillas Valda, de gran uso para calmar la tos, y el imprescindible inhalador para destupir.

El Jabón de Castilla, de poca espuma, a base de Aceite de Oliva, utilizado para lavativas y enemas; Jabón Neko, el Salvavidas (Lifebuoy, 1895) y el de Creolina, con sus clásicos olores, empleado para acabar con los “paños, ñáñaras”, limpieza de la piel y la consabida vaselina para el pelo y de amplio uso “pa’ tó”. Demanda obligada por parte del sector femenino lo eran las barritas de Manteca de Cacao, de amplio uso para limpiar y embellecer el cutis, como la bien reconocida Pomada Aurora. El Acido Salicílico con alcohol Isopropílico, de gran utilidad para acabar con los “paños”, untado con algodón.

No debo pasar por alto la Broncodermina, que aprendí a elaborarla al igual que otras formulaciones magistrales, la cual era una pomada mentolada con vaselina, eucaliptol, lanolina y otros ingredientes, indicada para la tupición, el asma, catarro, aliviar dolores musculares e inflamaciones. De igual manera, merecen especial mención el Compuesto Vegetal de la Señora Muller, empleado como depurativo femenino; la Emulsión de Scott, el del “Bacalao a Cuesta”, para contrarrestar los catarros y las gripes de entonces, al igual que el Wampole y la Emulsión de Kepler. Asimismo, el Elíxir Belivrón, todavía vigente, era ampliamente procurado como producto suplementario multivitamínico mineral.

De igual requerimiento: el Forty Malt y el Extracto de Malta con Hemoglobina, se empleaban, como hoy día, para contrarrestar las anemias, convalecencias y el déficit de vitaminas y minerales. No faltaban las cápsulas blandas de Aceite de Hígado de Bacalao, que luego vinieron comprimidas para desechar el profundo aroma a pescado que despedían las primeras, las cuales se empleaban para combatir las enfermedades broncopulmonares.

El Calcio Granulado, empacado en cajitas o en envolturas menudas, era muy demandado para fortalecer los huesos y la dentadura, que por su atractivo dulzor era frenéticamente requerido por niños y adolecentes, colándose algunos adultos en su incesante búsqueda. Para disipar el Paludismo, se expedían las cápsulas de Quinina, que a su vez, eran empleadas para bajar las fiebres y febrícolas persistentes. El rebuscado Negro Eterno, para teñir el pelo, la acreditada vaselina al detalle y las brillantinas Alka y Para Mí.

Al detalle y en envolturas especializadas de farmacia con papel periódico, cuyo peso promedio era de 10 gramos, se facilitaban: la manzanilla, alhucema, anís de estrella, Sen, jalapa, tilo, incienso, valeriana, acíbar, cáscara sagrada, azufre, goma arábiga, ácido bórico, alumbre, alcanfor, eucalipto, piedra pómez, bicarbonato de sodio, litargirio, linaza, asafétida, pez rubia, azúcar candy, borraja, sal de Epson, ruibarbo, mirra, bocaral, anilina, sal de Glauber, sal de Bórax, entre otros de digna mención. De igual forma, se disponía de múltiples tinturas al detalle para determinados propósitos: Pasiflora, benjuí, eucalipto, ajo, jengibre, pachulí, vainilla, hamamelis, malagueta, azahar, clavos de especias, canela, badiana, pino, regaliz, mirra, valeriana, entre otras tantas.

En lo referente a la amplia demanda popular de esencias, extractos, perfumes, aguas aromáticas, polvos, desodorantes y jabones, lo constituían los perfumes, algunos aún vigentes, tales como: Pachulí, Revedor, Tabú, Para Mí, Heno de Pravia, Felce Azurra, Reuter, Agua Florida, Agua Velva, jabones de igual nombre, incluyendo el Palmolive, entre otros.

También, de gran significado y amplia demanda por brujos, adivinos y médiums, los eran las aguas aromáticas, esencias, polvos y algunos de los previos mencionados, de feliz recordación por sus virtuales nombres sonoros: Viniviní, Arrasa con tó, Vente conmigo, Aléjalo de Mi, Sortilegio de Amor, Amárralo Para Mi, Déjalo Quieto, Dame Salud, Suerte y Dinero, Añóñame Mucho, Vete Lejos, Tráeme Fortuna, Quita Sueño, Rompe Amor, Disuelve Matrimonio, Solo Para Mi,… en fin, la lista resulta larga y tendida.

Para abasto de los vendedores de Frío-Frío, la Farmacia disponía de un arsenal de colorantes vegetales y de variados saborizantes, como los de fresa, uva, frambuesa, menta, piña, vainilla. Recuerdo que la Panadería Reyes, entre otras, demandaba profusamente el Amarillo Vegetal para darle coloración a sus productos de panificación, siendo a su vez acogido todo ello, por los múltiples artesanos del azúcar, el coco, la miel de abejas, la levadura y de la harina.

La Farmacia disponía de una sección para la venta de útiles escolares, libros, diccionarios, revistas (Vanidades, Buen Hogar y Carteles), enciclopedias, novelas (Corín Tellado,…) y obras culturales de diferentes géneros y orígenes variados de autores de gran nombradía, entre ellos: Alejandro Dumas, José ingeniero, Bécker, Campoamor, Vargas Vilas y otros. Particular mención merecen los afamados y rebuscados “paquitos o muñequitos” y las revistas destinadas para niños y adolescentes (me excusa, César Brea): El Fantasma, Supermán, El Llanero Solitario, Tarzán, Fantomas, Chanoc, Daniel El Travieso, Ratón Mickey, Tribilín y Eneas, Lorenzo y Pepita, Mafalda,… la mera verdad, la lista resulta larga.

Del mismo modo, tuvimos la gratificante oportunidad de aprender a elaborar formulaciones magistrales compuestas predeterminadas bajo receta médica, acreditadas por la farmacopea vigente de entonces, para su apropiada utilización posterior en distintas situaciones mórbidas y de insalud.

Mi bien recordada Tía Celeste, fue una persona laboriosa, recta, de reconocida probidad, sapiencia y de buenas intenciones, al orientarnos fervientemente en el sutil y considerado trato de los clientes, así, como en el esmerado servicio a prestarles con oportunidad, eficiencia, dignidad y respeto, cuyas enseñanzas he acopiado y puestas en práctica con resultados invaluables en mi diario discurrir.

Agradezco infinitamente a mi querida Gran Maestra Tía Celeste, quien, junto a mi Querido y bien Ponderado Padre, constituyó la fuente inspiradora sobre la utilidad de los recursos vegetativos y mi amor por las plantas medicinales, quien tuvo la enorme paciencia, la extraordinaria sabiduría y la suprema dedicación para enseñarnos, a un servidor y otros primos, como Rubén , el maravilloso mundo de la química farmacológica, a través de la elaboración práctica y sencilla de variadas tinturas, jarabes, tónicos, extractos, elíxires, perfumes y esencias aromáticas, ungüentos y pomadas, polvos medicados, entre otros.

Pido disculpas a mis dilectos pacientes y fieles lectores, por el posible “olvido senil” de muchos otros productos de gran trascendencia y dejados de mencionar en esta colaboración, fiel retrato de una época ensoñadora y de sencillo vivir, abrumada de tantas inconveniencias y “facilidades”, a pesar del “inusitado progreso” obtenido en nuestro agitado y fluido transcurrir.

14 comentarios:

  1. De lectura obligatoria para todo el interesado en conocer el aspecto de la salud, la vanidad y hasta las costumbres de toda una generación contado por un hombre que más que testigo fue actor principal en el negocio de llevar esperanzas a hombres y mujeres y fantasías a los chicos. Congratulaciones, Cuqui. Excelente.
    Una cosa que he notado es que ya las farmacias no huelen como antes... esa mezcla de inyecciones de aceite, polvos Maja y Agua de Florida...
    Isaias

    ResponderEliminar
  2. ¡Que vivencias tan interesantes mi hermanaso! La mera verdad es que haciendo malabares, mi maltrecha imaginación se trasladó a esas sanas costumbres vividas, ya que tuve también mis vivencias en la Farmacia Bogaert, calculando los precios de venta, a partir de los precios de costo formulados mediante palabra clave; ayudando en la venta y, también, participando en la realización de los agotadores inventarios....uffff.

    Lo que más me sorprende de estas vivencias de Cuqui es su enorme capacidad de recordar nombres y utilizaciones de tan variados productos que allí se vendían... ¡Que mente tan portentosa! En mi humilde opinión, este escrito "de lectura obligatoria para todo el interesado en conocer el aspecto de la salud, la vanidad y hasta las costumbres de toda una generación", cito de Isaías, es para socializarlo, por lo que le pido autorización al autor para copiarlo y proceder.

    ¡Excelente e ilustrativa colaboración querido hermano...que palo!

    Con afecto y cariño ... Diómedes Rodríguez Martínez

    ResponderEliminar
  3. Este artículo es un excelente compendio de los medicamentos utilizados por los maeños en el lapso de tiempo que indicas y revela la perniciosa tendencia de los dominicanos de automedicarse. Te felicito Cuqui por el esfuerzo.
    Rafael Darío Herrera

    ResponderEliminar
  4. Cuqui nos traslado a nuestros años de niños cuando usábamos estos productos y con resultados satisfactorios, era difícil que estos productos no resolvieran la situación para la cual se usaban y sin otras consecuencias, diferente a lo que sucede actualmente que no sabemos y nos sanaran o nos mataran ya que es difícil que estos medicamentos no tengan otras consecuencia.

    Papito Marmol

    ResponderEliminar
  5. Cuqui : Lástima que hayas olvidado la "Pomada Ché Ché,que no tiene nada que ver con el Guevara.Siempre recuerdo su olor porque tengo un amigo negro africano que me huele igual,jajaja.
    Te digo con sinceridad,lamento no realizara este escrito en tres partes para haberlo disfrutado más ;pues de esa manera lo saboreaba más recordando la compra de varios productos usados con frecuencias,como uno que cada vez que mamá se aparecía con pote de eso comenzaba yo a llorar por el " bajo" y el efecto.. .Lo importante del uso de estos medicamentos es que el comerciante farmacéutico los vendía con la intención de que el consumidor se sanara y no por vender, Antes la automedicación era confiable;hoy ni recetado se puede confiar por la competencia comercial tanto de las fábricas de los productos ,como la de los galenos con su % $$ en las recetas expedidas.Muestra de eso sucede en USA ,que si las recetas son cubiertas por Seguros te recetan hasta para beber agua y la farmacia te entrega unos productos genéricos que solo Dios sabe su contenido.
    Gracias Cuqui,por tomarme en cuenta en tu trabajo; muy entretenido ya que lo vivimos.

    Manito

    ResponderEliminar
  6. Excelente, Cuqui! Qué memoria! La verdad que leer tu artículo me hizo viajar en el tiempo, hacia atras o de reversa, al recordar todos esos productos, muchos usados por nosotros y hoy descontinuados. Te felicito, de verdad!

    Un abrazo,

    FErnan Ferreira.

    ResponderEliminar
  7. Cuqui: Leo casi todo lo que escribes aunque tengo muchas y serias dudas de "las propiedades medicinales" que atribuyes a tantas cosas. El dudar es una cosa buena. Para mi, existe la ciencia y también una pseudo-ciencia (solo creo en la primera). Pero eres un gran investigador, brillante articulista y una persona dedicada y comprometida con lo que crees. Además de todo eso eres un excelente amigo de toda la vida. Este ha sido tu mejor artículo, el que más me ha gustado. La Farmacia Bogaert es parte de nuestros mejores recuerdos y Doña Celeste, un ángel que seguro está en los cielos. Isaías sabe que yo recomendé, te buscara para MEEC. Me alegra que así sea. Cariños para ti y para Mercedes.

    César Brea

    ResponderEliminar
  8. Cuqui.Ñoooooooooooo.¡Fantástico ! Bajaste de los tramos todas las pócimas y potes que encontraste en tu prodigiosa mente . De nuevo como dicen los cubanos, Ñoooooooooooooooo. Abrazos mi hermano .Evelio Martínez .

    ResponderEliminar
  9. Para mi ha sido de grato estímulo el recibir de todos ustedes, queridos amigos,sus relevantes y genuinos comentarios expresados con mucha consideración en esta oportunidad, lo cual me compromete como para seguir el sendero meritorio y luminoso del espíritu investigativo, para continuar ofertándoles primicias sobre la inestimable salud, nutrición y aspectos interesantes relacionados con el empleo atinado y oportuno de la Fitoterapia

    Durante el desarrollo de esta particular vivencia,les expresé mis gratificantes experiencias en el manejo de medicamentos y elaboración de magistrales formulaciones, así como también la nombradía de variados productos de trascendencias costumbristas y folclóricas de gran profusión de esa remembrante época ensoñadora. Es posible, por lo cual pedí excusas, que el texto resultara muy extendido, pero he podido captar que resultó de feliz recordación y acopio sincero de ustedes, lo que me ha sido de pletórica complacencia y gran aliciente inspirador.

    Espero no defraudarlos en mis próximas colaboraciones, de así permitirlo el Director de este idóneo medio Isaías, propiciando para reconocer la disponibilidad de los que me leen y comentan con avidez y entereza, !! Gracias, pero muchísimas, por sus elegantes y consideradas apreciaciones !!

    Siempre de ustedes, con el supremo cariño del bueno,

    Cuqui



    ResponderEliminar
  10. Primo querido: Parece que te tomaste toda la Fitina que había en la Farmacia Bogaert y que todavía te dura el efecto. No se te quedó nada en los tramos. Eres genial. que Dios te bendiga tu memoria. Muy buen artículo.
    Un beso.
    Lavinia.

    ResponderEliminar
  11. Gracias, querida Prima por tus bellas palabras expresadas a esta colaboración, la cual espero haya cumplido con mi aval recordatorio para beneficio de los distinguidos lectores de MEEC, como una remembranza del acontecer medicamentoso folclórico popular de esa época.
    Con el afecto de siempre.
    Cuqui.

    ResponderEliminar
  12. Cuqui. Ese listado muy bien podría llamarse, Vademecum del ayer, pues quién no conoció esos populares remedios que, no sólo se vendían en farmacias, sino también en nuestros colmados y pulperías. Cuqui, te la comiste.Que memoria tienes, como dijo uno de los comentaristas de tu interesante artículo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me escapó firmar mi comentario.

      Antonio Mateo Reyes.

      Eliminar
  13. Cuqui, también estoy de acuerdo que es este uno de tus mejores escritos para MEEC, pues en él retratas tus vivencias cuasi infantiles y de adulto joven. Tienes una pasión por lo que ejerces y lo haces con altura. Eres humilde, no presumido y defiendes nuestro añorado pueblo de Mao , a capa y espada. Eso habla muy, pero muy bien de ti, nunca reniegas de tus orígenes, eres auténtico, nunca asumes poses, en fin las virtudes que te adornan son muchas, por eso te incluí en mi libro, lo cual no implica jamás que los que no figuren en el mismo, sean indignos, jamás. Mao es una cantera inagotable de talento, algunos por descubrir, otros a los que no les gusta la publicidad sino el anonimato pero con dignidad a borbotones.

    Héctor Brea Tió

    ResponderEliminar

Haga su comentario bajo la etiqueta de Anónimo, pero ponga su nombre y su dirección de email al final del mismo: NO SE PUBLICARÁN COMENTARIOS SIN NOMBRE Y SIN DIRECCIÓN DE EMAIL. Los comentarios ofensivos y que se consideren inapropiados, tampoco serán publicados.
El administrador