lunes, 29 de junio de 2015

PALABRAS DE DESPEDIDA A MANITO SANTANA

Por Fernando Ferreira Azcona

Mi gran amigo y hermano Lilí Santana me ha pedido que, a nombre de la familia Santana, de su esposa Leonor y de los hijos de Manito, diga unas palabras de despedida a nuestro querido Ramón Expedito (Manito) Santana. Así que con el permiso de Leonor y de los hijos de Manito, voy a intentar satisfacer la petición de su hermano mayor.

A Manito lo conocí “de carambola”, pues llegué a la casa de Doña Niní, a consecuencia de la gran amistad que siempre me ha unido a Lilí. Hace tanto tiempo de este acontecimiento, que honestamente, no recuerdo el momento exacto. Pero, sí estoy seguro de que ambos éramos niños pequeños. Quizás yo tenía 9 – 10 años, y Manito, aún no había mudado sus dientes de leche, ya que yo le llevaba 4 ó 5 años de edad, que en esa etapa, eran un montón de años.

Confieso que nunca conocí a Ramón Expedito. A quien conocí de niño fue a Manito, y con el transcurrir del tiempo, cuando aquella diferencia abismal de edad entre nosotros se fue haciendo cada vez más pequeña, hasta no ser tomada en cuenta, me convertí en íntimo amigo de Mi Querido Cabezón, como siempre nos llamábamos.

Es decir, que después de una amistad de más de seis décadas, me siento en capacidad de hablar acerca de Manito Santana, de Mi Querido Cabezón. Sin embargo, es casi seguro que en esta ocasión, no exprese nada que ustedes desconozcan acerca del ser humano extraordinario que hoy despedimos físicamente, ya que su recuerdo vivirá eternamente entre quienes le conocimos y tratamos de cerca.

Se podrá decir que Manito tenía un temperamento fuerte, difícil, como lo calificamos con frecuencia, ya que defendía sus puntos de vista con vehemencia, quizás con obstinación. Pero, nadie podrá decir que actuaba con malicia. Yo me atrevo a aseverar que él nunca conoció esta palabra, pues siempre actuó de cara al sol, con absoluta transparencia.

O sea, que estamos hablando de un ser humano intrínsecamente bueno, servicial, desprendido de los bienes materiales y con profundas motivaciones sociales. Con un optimismo contagioso y con un amplio sentido del humor. Siempre presto a contar o a celebrar el último chiste con una gran carcajada. ¿Quién de nosotros no llegó a disfrutar alguna de sus geniales ocurrencias?

Amigos y amigas, estamos despidiendo a un gran dominicano, a quien las circunstancias le obligaron a emigrar de su lar nativo, pero que nunca soltó las amarras que lo ataban al mismo. Manito nunca se olvidó de sus raíces. Siempre pregonó con orgullo su dominicanidad y se vanagloriaba en destacar que vino al mundo en esta “Ciudad de los Bellos Atardeceres”, donde viajaba todos los años a pasar sus vacaciones, y donde planeaba regresar, cuando se retirara definitivamente.

Hace un par de años, a Manito se le ocurrió la brillante idea de construir un Parque-Monumento dedicado a los mártires y héroes de la Provincia Valverde que ofrendaron o expusieron sus vidas en aras de la libertad y la democracia dominicanas desde la Epopeya Gloriosa de La Barranquita, la oprobiosa Era de Trujillo, la Revolución de Abril, aquellos fatídicos doce años, y hasta nuestros días.

A esta tarea se dedicó con ahínco, en cuerpo y alma, en nuestra Patria y allende los mares, con el propósito de honrar la memoria de tantos “soldados desconocidos” que dieron lo más preciado de sí mismos, a cambio de nada, para que nuestras generaciones puedan disfrutar la imperfecta democracia que vivimos.

Manito Santana quería dejar esta obra imperecedera como muestra inequívoca de agradecimiento eterno a estos valientes hombres, muchos de los cuales se marcharon de este mundo ante la mirada indiferente de nosotros, sus conciudadanos.

Ahora, los Directivos de la fundación creada por él para estos fines y sus amigos tenemos el compromiso de no permitir que este gran sueño de Manito quede inconcluso. ¡Tenemos el compromiso de terminar este Monumento tal y como él lo soñó!

Al terminar, Mi Querido Cabezón, quiero decirte tres cosas:

1. Gracias por tu amistad. Tú sabes que te quise como a un hermano menor, y como tal te protegí en tus años mozos, te traté y te defendí toda la vida.

2. Esta despedida… “no es más que un hasta luego”. Estoy seguro, que el Señor nos dará la oportunidad de encontrarnos de nuevo y de abrazarnos jubilosos, con la alegría que nunca termina.

3. Y por último, Mi Querido Cabezón, ¡El Monumento Va!

1 comentario:

  1. Mano:

    Aprovecho para hacer un "Mea Culpa". Entre a quienes estará dedicado el Parque-Monumento a los Martires y Héroes Maeños y la Provincia Valverde, involuntariamente omití a los Miembros de la Raza Inmortal, aquellos que "llegaron llenos de patriotismo/enamorados de un puro ideal..." y también, a quienes ofrendaron sus vidas en "las escarpadas montañas de Quisqueya".

    A ellos, y a sus familiares pido disculpas por el lapsus involuntario.

    Un abrazo,

    Fernan Ferreira.

    ResponderEliminar

Haga su comentario bajo la etiqueta de Anónimo, pero ponga su nombre y su dirección de email al final del mismo: NO SE PUBLICARÁN COMENTARIOS SIN NOMBRE Y SIN DIRECCIÓN DE EMAIL. Los comentarios ofensivos y que se consideren inapropiados, tampoco serán publicados.
El administrador