domingo, 2 de noviembre de 2014

UNA LARGA SIESTA NOS ARROPA

Son muchos los profesionales altamente calificados de nuestro pueblo que no han vuelto a refrescarse con las aguas de nuestros ríos, ni a alimentar nuevamente sus espíritus con las linduras de nuestros bellos atardeceres. Aprovechen este histórico noviembre mes de la fundación de nuestro municipio, para que descansen unos minutos en los bancos de nuestro remozado parque Amado Franco Bidó, y puedan dilatar sus miradas hacia el otrora Samoa Bar, lugar donde muchos pudimos cuajar nuestras esperanzas de amor, y las ardientes vivencias de idílicas noches, las que todavía bullen y están presentes en el cofre de nuestros recuerdos. Pasan días, acontecimientos y fechas, y vuestra ausencia cada día más se acrecienta, llegando muchos a creer que ustedes fallecieron o que se olvidaron definitivamente de su pueblo. La vida es tan corta, tan efímera, es como un suspiro imperceptible en el tiempo. Vuelve a tu Lar Nativo para que te reencuentres con tus viejos amigos y con tu indisolubles raíces. Divorciarse de esa realidad equivale a una negación de sí mismo.

El próximo 25 de noviembre Mao arriba al 132 aniversario de su histórica fundación y quisiéramos que nos distingan con su grata presencia. Mao es un solar relativamente joven pero por su ausencia y olvido, en su piel se observan arrugas de viejos y su gente en la actualidad luce un tanto apagada. A Mao en el ayer se le veía como un pueblo de alma grande. No sé qué fenómeno extraño duerme una larga siesta sobre su espíritu combativo. Será que su clase empresarial, política, profesional y artística sólo está pendiente de sus cosas muy propias. Dice un viejo dicho que para quedarse atrás sólo hay que pararse. En nuestro ayer glorioso la gente se reunía, se trazaba metas. Qué decir de esos titánicos esfuerzos para fundar nuestras primeras escuelas, nuestro municipio, nuestro parque, nuestra iglesia parroquial, nuestros canales, nuestra Sociedad el Esfuerzo, que fue una fuente de luz, y que hoy sobrevive con sus puertas cerradas, llena de carcomas y trazas, en medio de un irreverente y doloroso olvido.

El camino está abierto... vuelve a Mao, amigo.

Monchy Mateo

4 comentarios:

  1. Ay, Ay, Ay ... nadie dice nada : "el silencio es más elocuente que la palabra".

    Antonio Mateo Reyes.

    ResponderEliminar
  2. Monchy, mis saludos pues,... si visualizas por este medio lo que de manera similar escribistes, podrás ver mis comentarios al respecto como igual hiciera Isaías. Si deseas, puedes retrotraerlos de nuevo a este decidor y valioso comentario, por lo que reconozco, felicito,acojo y apoyo tu genuina inquietud en ese sentido. Gracias Apreciado Compueblano.

    Con los abrazos más cordiales Distinguido Amigo,....Cuqui Rodríguez Martínez.

    ResponderEliminar
  3. Monchy,
    Hace tiempo que no transito por esta pagina, ni por otra por razones de trabajo, y he llegado a este articulo que me ha puesto a pensar. Hace unos días comentaba con Manuel Alberto (tu sobrino de sangre y el mío por casamiento) que Esperanza se nos ha ido adelante y que incluso se sometió un proyecto de ley que haría a Esperanza provincia con Mao de cabecera. Totalmente insólito! Buscando una causa nos conduciría a buscar una solución o por lo menos al gobierno municipal. En los EEUU, los gobiernos estatales buscan como atraer a las empresas a través de rebajar o exonerar los impuestos y diversos otros métodos. Si abrimos plazas de empleos u otras oportunidades locales, nuestra gente no se va. No se si seamos capaces de ofrecer tales cosas o si nuestro gobierno local le interese pero si se que tenemos muchos jefes y pocos indios. Creo que llego el tiempo de gobernar con responsabilidad y no quisiera que este comentario se tome como política. el hecho de que los regidores sean mejor pagados que mucho médicos especialistas no es justo, ni para el médico ni para la sociedad. Tenemos que crear un ambiente en el cual el profesional y las compañías se sientan cómodas y puedan crecer. Siempre dije que quería ser síndico (así se llamaba el cargo de alcalde) para hacer una factoría de esquimalitos, una de gofio y una de caramelos solo para crear trabajos. Dígame iluso pero así lo vi, así lo veo. es hora de atraer a la gente a que venga a nuestro pueblo. Es hora de hacerle turismo a nuestro pueblo. Es hora de tomar quienes somos (Maeños) y vender a Mao como una opción de vida, como una opción de vivir. Quiero que conste que esta es mi opinión como Maeño, no como político (el cual no lo soy).
    Gracias por tu escrito Monchy,

    Janio Pérez Estévez

    ResponderEliminar
  4. Janio, es bueno y saludable soñar porque podemos crear irrealidades que nos hacen sentir bien, aunque sea de manera transitoria.Es muy pesado decir que hay quienes van de noche a nuestro Mao querido para no ver las claridades de un pueblo que ansía ver a sus hijos transitar por sus calles y asistir a un telemaraton para auxiliar a alguien que padece de cancer o sentarse en el parque para saludar a Papo el heroico limpiabota o oir a Pechugú lanzar un improperio bajo los efectos del alcohol. Nada. Seguiremos repartiendo soles en medio de tantas oscuridades.Porque por una endija podemos iluminar al universo. Hay esperanzas Janio.

    ResponderEliminar

Haga su comentario bajo la etiqueta de Anónimo, pero ponga su nombre y su dirección de email al final del mismo: NO SE PUBLICARÁN COMENTARIOS SIN NOMBRE Y SIN DIRECCIÓN DE EMAIL. Los comentarios ofensivos y que se consideren inapropiados, tampoco serán publicados.
El administrador