miércoles, 13 de julio de 2016

¿POR QUÉ ES MALO SER BUENA?

Por Doris Rodríguez

He tenido la suerte, de que una joven estudiante me abordara para hacerme la siguiente pregunta: ¿por qué es malo ser buena? La interrogante me llevó al silencio… La miré, y en solo segundos pasaron por mi mente tantas interrogantes, mientras le decía espérame unos minutos para que juntas encontremos la repuesta.

Después de cinco minutos nos sentamos a platicar. La escuché, en su relato me decía cómo, en medio de tanto dolor e injusticia, quería una respuesta de Dios a la siguiente pregunta. ¿Por qué si soy buena, me pasan tantas cosas malas?

Entonces se me ocurrió preguntarle, ¿qué es ser buena?

Me dijo: “ser buena es no engañar, ni ser hipócrita, no maltratar ni humillar a los demás, no robar, ni matar, hacer las tareas que nos corresponden y obedecer nuestros padres, no vengarse de nadie y tratar de no ofender a los demás”. Todas aquellas respuestas me parecieron correctas, sobre todo porque venían de una joven que apenas tenía 17 años.

A pesar de su aparente seguridad de que estos valores son importantes, que ayudan a ser buena persona; valores que le habían inculcado y lo ponía en práctica, sin embargo, me llamó la atención que jamás habló de un sentimiento que nos hace ser diferente: EL AMOR.

Es el que nos clarifica en momentos difíciles, nos lleva a creer en Dios y a no perder la fe, la esperanza en que debemos seguir adelante a pesar de las incongruencias que no logramos comprender de la vida. El amor nos hace generosos, comprensivos, tolerantes… vemos la vida con las gafas de cristal para tomar una actitud diferente. Debemos movernos por el corazón, porque la vida sin amor no tiene sentido.

Cuando creemos darlo todo, consideramos que la recompensa debe ser inmediata y a manos llenas, desconociendo que en medio de todo, debemos agradecer, por los sufrimientos, ellos nos enseñan a crecer y a ser mejores personas. Porque el dolor nos ayuda a purificar el alma. No siempre tenemos lo que queremos, y no debemos sufrir por no tenerlo. Pero, ¿lo entendemos? Ser bueno es tener dignidad, luchar por un mundo mejor, una virtud que los idiotas no entienden.

Hay que aprender a vivir y disfrutar lo que tenemos y trabajar sin angustia para alcanzar nuestros sueños, disfrutando cada minuto como si fuera el último segundo de vida, sólo entonces llegará lo que nos corresponde, lo que entendemos merecen “LOS BUENOS”.
Es probable que vea ir y venir a personas de enormes fortunas y felicidad fabricadas, en un afán desmedido por alcanzar la fama, el éxito… cuando le llega, entonces se dan cuenta que el vacío es tan grande que no pueden llenarlo con lo que afanosamente se han pasado la vida buscando.

Tenemos que volver a recuperar la humanidad, en este mundo cada vez más deshumanizado, altamente capitalista, consumista, individualista, violento, tenemos que volver a colocar al ser humano en el centro de todo; el ser humano es más importante que el capital, tenemos que aprender a movernos por el amor al prójimo y el respeto a la vida humana, defender la paz y el diálogo siempre, tener dignidad no prejuzgar, no moverse por estereotipos, tener la mente abierta, tener libertad de pensamiento, ser crítico para tratar de poner tu granito de arena por conseguir un mundo mejor.

“Ser bueno o malo es ir más allá de lo que hacemos o dejamos de hacer, de lo que merecemos o no”. Ser bueno es armonizar sentimientos, fortalecer el espíritu para que pueda volar en el universo; ser malo quizá sea estar perdido en el tránsito de la vida sin encontrar la puerta de salida. En fin, malo y bueno dos códigos, uno para definir lo que nos produce bienestar; el otro lo que destruye y nos quita la paz.

6 comentarios:

  1. Muy bonito artículo y muy profundo su contenido!

    Gracias Doris.

    Afectos,

    Fernan Ferreira.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Fernando, por su hermoso gesto de valorar siempre nuestro trabajo, dice mucho de su gran corazón, bendciones.

      Afectos, Doris.

      Eliminar
  2. Excelente y enjundioso aporte!!!

    Gracias del alma Lcda. Doris Rodríguez

    De usted,

    Diómedes Rodríguez

    ResponderEliminar
  3. Hola Diomedes!
    Muchas gracias, afectos sinceros.
    Un honor para mi su opinión.
    Abrazos.
    Doris.

    ResponderEliminar
  4. Wow mi admiracion y respeto, muy Bueno y realista

    ResponderEliminar

Haga su comentario bajo la etiqueta de Anónimo, pero ponga su nombre y su dirección de email al final del mismo: NO SE PUBLICARÁN COMENTARIOS SIN NOMBRE Y SIN DIRECCIÓN DE EMAIL. Los comentarios ofensivos y que se consideren inapropiados, tampoco serán publicados.
El administrador