miércoles, 6 de julio de 2016

CENTENARIO DE LA BARRANQUITA: MAO 1916 - 2016

Por HÉCTOR BREA TIÓ

El 3 de julio de 2016, mi lar nativo de Mao, provincia Valverde conmemora una de las gestas de más acrisolado valor patrio, la Batalla de la Barranquita, en la que el honor patrio se puso en juego ante las huestes invasoras de la Ocupación Norteamericana de 1916, donde el valor y arrojo de los nuestros, compitió con un ejército avasallante, dadas las diferencias armamentistas y en número de militares de ambos frentes, lucha desigual entre un país muy pobre contra la poderosa hegemonía del imperio de los Estados Unidos.

Fue en las libérrimas llanuras de Guayacanes donde se escenificó ese encuentro bélico motivado entre otras razones por la anarquía que había en el país tanto económica como política, luego de la renuncia del presidente Juan Isidro Jimenes y su ruptura con el general Desiderio Arias. El ejército de ocupación arribó por distintos puertos, pero el enfrentado en Guayacanes, era procedente de Montecristi, tomando el mismo camino que José Martí en circunstancias diferentes, 2 décadas antes, había tomado para unirse con Máximo Gómez y otros dominicanos y libertar a Cuba del imperio Español.

El Batallón "Entre Ríos", compuesto por unos 80 hombres maeños y linieros, comandado por el General Carlos Daniel, fue la atalaya que obstaculizó el avance de los invasores hacia Santiago, sin dejar de rendir su cuota lúgubre de sacrificio pues se trató prácticamente de una inmolación ya que murieron unos 26 hombres entre ellos el Capitán Máximo Cabral, su pariente Agustín Cabral, Francisco Peña (Pancho) quien había sido sobreviviente de las gestas restauradoras del 1863, Isaías Gutiérrez, Braulio Cabral, Belarminio y Luis Rodríguez (hermanos) y entre los sobrevivientes estaban: Carlos Daniel, Juan Infante, Enerio Disla, Máximo Muñoz, Luis Disla, Antonio Lozano, Alfredo Chávez Báez, (hijo de Pedrito Chávez), Luis Rodríguez, Magdaleno Zapata, Pío Villalona, Francisco Gutiérrez (Panchito) y Demetrio Frías, quien tuvo la osadía de volver al lugar de los hechos y entre los cadáveres y escombros humeantes, rescató la Bandera Nacional.

Cabe destacar el rol jugado por los hermanos Don Rafael Madera (Feso) síndico municipal a la sazón y Don Luis Madera, quienes recuperaron a los heridos y los cadáveres de los mártires, para llevarlos a Mao y hacer lo que procedía en ambos casos.

PERSONALIDADES Y HÉROES

Reverendo Eliseo Emilio Echavarría:

Nació en Sto. Dgo. el 28 de noviembre de 1861, y fue presbítero en Mao en 2 ocasiones: desde el 7 de diciembre de 1912 al 7 de enero del 1913 y luego desde el 5 de marzo de 1915 hasta 1917. Sintió amargamente la intervención que sufría nuestro país, algunos le vieron llorar de tristeza y dolor por saber que en esos momentos su tierra estaba siendo humillada por extranjeros. Él fue un orientador singular en ese aciago período de ocupación norteamericana. Un "Montesinos" de nuevo cuño ya que arengaba en sus homilías eclesiales como desde la glorieta del parque Dolores, y desde el balcón de su casa, en pro de la defensa de la soberanía nacional.
"Juventud dominicana: no permitáis que las botas y el fusil del vecino país de Norte América vengan a pisotear nuestro suelo patrio, porque sería bochornoso, como también una gran vergüenza a la soberanía nacional". Cuando se supo la noticia de la ocupación, sugirió al ayuntamiento municipal que la bandera nacional fuera enhestada a medias, con negros crespones en señal de duelo, dice "El Diario", de Santiago, en su página 3 de fecha 8 de junio de 1916. En sesión solemne, extraordinaria, la Honorable Sala Capitular del Cabildo de Mao, presidida por su presidente Don Efraín Reyes Reyes, declaró de duelo el municipio, mientras permaneciese ocupado nuestro suelo.

El 25 de junio se rumoró la salida desde Montecristi de las tropas invasoras hacia Santiago con el propósito de ocuparla y desde allí controlar todo el Cibao. Inmediatamente fue convocada una reunión en el edificio de Correos y telecomunicaciones, para decidir la salida a los "voluntarios" que harían frente a las huestes intrusas en un lugar estratégico como La Barranquita, promontorio que se eleva incólume, impertérrito, en la carretera que une a Mao con Guayacanes. El encuentro desigual entre unos 80 dominicanos con 50 carabinas usadas en pasadas revoluciones y unos 2,000 tiros o balas conseguidas por el general Carlos Daniel, además de un máuser de 6 tiros, brogoses de un disparo y vegas haitianas. Los norteamericanos en promedio 400 marines, con ametralladoras, cañones y fusiles modernos para la época, bien alimentados y pertrechados, venían en camiones militares y a caballo.

La eximia maestra santiaguera Ercilia Pepín dijo: "Ellos fueron sacrificados pero jamás vencidos, pues su martirologio fue la tea que encendió la llama de la desocupación".



El autor es miembro de los Comités de Historia y de La Barranquita de Mao y escritor

2 comentarios:

  1. Un documento más para la historia de nuestra provincia y de la República Dominicana.
    Le sugiero al Director de Mao en el Corazón que estos documentos se vayan recopilando y hacer un libro.

    Felicito al autor de este artículo que nos hace vivir aquellos días aciagos, oscuros de la ocupación norteamericana de 1916. !!Qué siempre nuestra pequeña nación se agigante con el paso de los días!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tendremos en cuenta su sugerencia. Todos están agrupados bajo la pestaña La Barranquita, tanto de MEEC como de Mao en la Historia: http://maocdhm.blogspot.com

      Eliminar

Haga su comentario bajo la etiqueta de Anónimo, pero ponga su nombre y su dirección de email al final del mismo: NO SE PUBLICARÁN COMENTARIOS SIN NOMBRE Y SIN DIRECCIÓN DE EMAIL. Los comentarios ofensivos y que se consideren inapropiados, tampoco serán publicados.
El administrador