sábado, 27 de abril de 2013

DO-RE-MI

EL MERENGUE-JAZZ Y EL JAZZ-MERENGUE
Por Juan Colón


Tomado del blog JUAN COLON MUSIC

Existe una gran diferencia entre estas dos terminologías lo cual ha sido objeto de muchas confusiones.

Si queremos tener un merengue-jazz se deben escribir composiciones que reúnan los requisitos tanto en sus melodías como en las armonías para que pueda sentirse como un jazz real y para tocar un estándar del jazz en tiempo de merengue la melodía debe ser adaptada al concepto rítmico del merengue pero manteniendo su armonía básica la cual es la que lo seguiría identificando como un jazz.

Todo lo demás también tiene que ser diferente, la forma del bajo, del piano y de la tambora misma y dentro del jazz con la batería también.

No debemos olvidar que ambos son géneros musicales distintos por lo que se requiere de gran conciencia el hacerlo con profesionalismo.

Nuestra música está basada en sus tiempos fuertes, 1 y 3, en cambio el jazz mirado desde nuestra perspectiva es 2 y 4, en concepción numérica no parece ser algo del otro mundo, pero en lo musical existe una enorme distancia que de no saberse caminar caeríamos en grave problemas rítmicos y conceptuales en todo el sentido de la palabra.

Para crear un merengue-jazz debemos primariamente pensarlo como jazz y no coger un merengue cualquiera y tocarlo con la base rítmica del jazz, así también pensarlo desde la óptica del jazz.

Si cogemos un merengue como Caña Brava, Compadre Pedro Juan, tendríamos que adaptar las melodías y cambiar la forma de cómo fueron concebidas, así mismo pasaría con el jazz.

El mayor problema con hacer del merengue-jazz un concepto musical apetecible por otros músicos es que apenas tenemos una que otra grabación nuestra hecha con el concepto del jazz y estamos en pañales para pretender que el concepto merengue-jazz adquiera niveles internacionales como el latin jazz o el bossa nova.

Un estudio más profundo y un hermoso sentido musical a la hora de hacerlo serían las bases para tratar de introducirlo como estilo en el mundo internacional de los géneros musicales.

En cambio con el jazz es y sigue siendo la música de los músicos, sus intrincadas melodías, las herramientas a dominar, los diferentes lenguajes y conceptos del sentir, géneros dentro del jazz que son los que han hecho del vocablo jazz la meta por excelencia de todos los músicos del mundo, y si no han sido atraídos por el otro mundo tan difícil también como lo es el género clásico.

En otros artículos hemos sido reiterativos al decir que el jazz sigue siendo el mayor desafío para un músico y el mayor anhelo de lograrlo.

Si escuchamos un jazzista entenderemos a cabalidad el cúmulo de conocimientos y lenguaje que se necesita.

También si escuchamos un solo de nuestro Tavito Vásquez (Con el Alma, Caña Brava) veremos cómo de manera magistral usa las ideas del jazz combinándolas con la fraseología propia del merengue logrando con esto un color único en la búsqueda de la concepción de cultivar un merengue-jazz.

Si al momento de escuchar uno de sus grandes solos pudiéramos en vez de tener una tambora como base rítmica, tuviéramos una batería esto sonaría a un puro bebop.

Tendríamos que poner en práctica esa misma metodología usada por este excepcional improvisador nuestro y adquirir nuestro propio color y estilo donde podamos enseñar al mundo que tenemos un verdadero merengue-jazz.

6 comentarios:

  1. Maestro,
    En RD hay un músico atrevido que dice hacer merengue-jazz, ¿qué le parece?
    Isaías

    ResponderEliminar
  2. Un abrazo Isaias...Gracias por tomar en cuenta nuestros intentos al escribir sobre nuestra música. Tenemos entre nosotros músicos de sobrada capacidad para crear un verdadero género que podamos llamarlo merengue-jazz; Pero todavia no lo hemos elaborado como debe ser para que pueda penetrar donde están los grandes géneros como el bossa, el latin jazz...espero podamos lograrlo. Abrazoooos mi querido hermano

    ResponderEliminar
  3. Mi hermano Juan,el hijo de Lucero .Cuanta sapiencia y dominio del arte de la música y sus intrincados géneros .Soy un admirador (ahora le dicen fans) de tu trayectoria musical y tu comportamiento como ciudadano del mundo.Me siento orgulloso de ser tu amigo y hermano .Enhorabuena y abrazos. Evelio Martínez

    ResponderEliminar
  4. Juan se ha dedico desde siempre a su quehacer musical con responsabilidad y creatividad y se distingue entre los mejores, por eso es un ejemplo para todos los maeños.

    Se le admira

    Papito Mármol

    ResponderEliminar
  5. Maestro: Al leer su hermoso artículo, recordé una anécdota de cuando aprendía Inglés en USA. Ya estábamos al final del curso. Se suponía que ya "sabíamos inglés," así que se nos permitió asistir a clases en la Universidad de Kansas, con el propósito de que nos fuésemos familiarizando con cátedras universitarias.

    Dos colombianos, un guatemalteco y yo nos metimos en clase de matemáticas avanzadas. Un día el profesor comenzó a explicar unos conceptos, y cuando terminó, yo le pregunté en español a uno de los colombianos ¿Entendiste? Y éste me respondió: "el inglés sí, pero los conceptos matemáticos, ni mierda".

    En otras palabras, al leer su artículo, puedo apreciar la belleza de su contenido, pero cuando usted nos habla de melodía, armonía, concepto rítmico, etc. me pasa como al colombiano de la anécdota...

    Un abrazo,

    Fernan Ferreira.

    ResponderEliminar
  6. Lo lamento mucho Fernan..jjajaja, pero a veces no hay manera de usar otro lenguaje que no sea el técnico de las profesiones en general....cuando usted sea músico dejaremos de hablar Inglés y de Conceptos....o cuando yo sea Ingeniero....jajajaj que le parece....Abrazos mi hermano

    ResponderEliminar

Haga su comentario bajo la etiqueta de Anónimo, pero ponga su nombre y su dirección de email al final del mismo: NO SE PUBLICARÁN COMENTARIOS SIN NOMBRE Y SIN DIRECCIÓN DE EMAIL. Los comentarios ofensivos y que se consideren inapropiados, tampoco serán publicados.
El administrador