jueves, 26 de junio de 2014

LECITINA: FUENTE DE OMEGA 3

Por Nelson Rodríguez Martínez (Cuqui)
El autor es Ing. Agrónomo, profesor universitario y presidente fundador de N.R. Bienestar, S.R.L., compañía dedicada a la producción y venta de productos medicinales naturales.


Es una clase de lípido que necesitan todas las células del cuerpo humano. Las membranas celulares, que regulan el paso de los nutrientes desde las células y hacia ellas, se componen en gran parte de lecitina. El recubrimiento protector del cerebro se compone de lecitina, y tanto los músculos como las células nerviosas contienen esta sustancia grasa esencial. La lecitina se compone básicamente de colina, una de las vitaminas B, y también de ácido linoleico e inositol. A pesar de que la lecitina es un lípido, es parcialmente soluble en agua, por tanto, actúa como agente emulsificante. Por este motivo muchos alimentos procesados contienen lecitina.

Este nutriente ayuda a prevenir la arterioesclerosis, protege contra las enfermedades cardiovasculares, mejora el funcionamiento del cerebro, y facilita la absorción de tiamina por parte del hígado y de vitamina A por parte del intestino. La lecitina también es apreciada porque aumenta la energía. Además, es necesaria para reparar el daño hepático causado por el alcoholismo. La lecitina ayuda a que las grasas, como el colesterol y otros lípidos, se dispersen en agua y se eliminen del organismo. Así, los órganos y las arterias vitales quedan protegidos contra la acumulación de grasa.

Adicionarle lecitina a la dieta es una medida sensata especialmente para las personas de edad avanzada. Cualquier persona que esté tomando niacina para controlar los niveles sanguíneos de colesterol y triglicéridos también debe incluir lecitina en su programa de tratamiento. A los cereales, sopas, jugos y pan se les puede agregar dos cucharadas de gránulos, de lecitina. La lecitina también se encuentra en cápsulas. Tomar unas cápsulas de 1,200 miligramos antes de cada comida ayuda a digerir las grasas y a absorber las vitaminas solubles en grasa.

Aun cuando la mayor parte de la lecitina se deriva de la soya, recientemente se ha popularizado la lecitina del huevo. Este tipo de lecitina se extrae de yema de huevos frescos y es una sustancia que brinda esperanza para quienes sufren de AIDS, herpes, síndrome de fatiga crónica s, alteraciones autoinmunes relacionadas con el envejecimiento. Estudios han revelado que esta clase de lecitina es más provechosa que la de soya para la gente que presenta estos problemas. Otras fuentes de lecitina son levadura de cerveza, granos, legumbres, pescado y germen de trigo.

• Ácidos Grasos Esenciales

Los ácidos grasos son los componentes básicos de las grasas y de los aceites. Al contrario de lo que se suele creer, el organismo necesita grasa. Sin embargo, debe ser la correcta.

Los ácidos grasos necesarios para la salud que el organismo no puede crear se llaman ácidos grasos esenciales. También se les conoce como vitamina F o poliinsaturados. La dieta debe suministrar esta clase de ácidos grasos.

Los ácidos grasos esenciales tienen efectos beneficiosos para muchos problemas de salud. Mejoran el cabello y la piel, bajan la presión arterial, ayudan a prevenir la artritis y reducen los niveles del colesterol y los triglicéridos, así como también el riesgo de desarrollar coágulos sanguíneos. Son provechosos para la candidiasis, las enfermedades cardiovasculares, el eccema y la psoriasis. Cuando se encuentran en grandes cantidades en el cerebro, ayudan a la transmisión de los impulsos nerviosos. Así mismo, los ácidos grasos esenciales son necesarios para el normal desarrollo y funcionamiento del cerebro. Su deficiencia puede conducir a problemas de aprendizaje y de memoria.

Todas las células vivas del organismo necesitan ácidos grasos esenciales. Estos ácidos son fundamentales para la reconstrucción celular y para la producción de células nuevas. También son utilizados por el organismo para la producción de prostaglandinas, sustancias parecidas a las hormonas que actúan como mensajeros químicos y reguladores de diversos procesos corporales.

Los ácidos grasos esenciales se dividen en dos categorías básicas: omega-3 y omega-6. Los ácidos grasos esenciales omega-6, entre los cuales están el ácido linoleico y el Ácido gamma-linolénico (GLA) se encuentran Primordialmente en nueces crudas, semillas y legumbres, y en aceites vegetales insaturados, como los de borraja, semilla de almendra, semilla de uva, primorosa, ajonjolí y soya.

Los ácidos grasos esenciales omega-3, entre los cuales están el ácido alfalinolénico y el ácido eicosapentaenoico (EPA), se encuentra en pescados frescos de aguas profundas, en el aceite de pescado y en ciertos aceites vegetales, como el de canola, de linaza y el de nogal. Para que puedan proporcionar los ácidos grasos esenciales, estos aceites se deben consumir en forma de líquido puro o en suplemento o la cocción. El calor destruye los ácidos grasos esenciales y, lo que es peor, produce radicales libres peligrosos (ver Antioxidantes). Cuando los aceites son sometidos al proceso de hidrogenación para volverlos más sólidos (como se hace para producir margarina), el ácido linoleico se convierte en ácidos Trans-grasos, que son perjudiciales para el organismo.

El requerimiento diario de ácidos grasos esenciales es entre el 10 y 20 por ciento del ingreso calórico total. El ácido linoleico es el más esencial de los ácidos grasos esenciales.

Este libro recomienda fuentes alimentarias de ácidos grasos esenciales. Entre ellas están los aceites de primorosa y de semilla de uva, al igual que los aceites de pescado.


Nota: Es fácil apreciar que los aceites de maíz, cártamo y girasol contienen el mayor porcentaje de ácidos grasos omega 6 y el menor de ácidos grasos omega 3, lo cual los hace más peligrosos en general. Los aceites de linaza y canola tienen la mejor relación entre ácidos grasos omega 3 y omega 6. El aceite de oliva contiene la mayor cantidad de grasa monoinsaturada protectora del corazón.

FUENTE: Libro Antioxidantes Orgánicos y Medicalimentos Naturales.
AUTOR: Ing. Nelson Rodríguez Martínez.
Maestría en Fitoterapia.

3 comentarios:

  1. Siempre haciendo aportes interesantes para el correcto funcionamiento de nuestro organismo.

    Monchy.

    ResponderEliminar
  2. Cuqui,mi hermano .Cuanto nos enseñas con tus aportes y cátedras sobre lo que debemos saber para por lo menos aliviar esta "chatarra" vida que llevamos . Gracias en nombre de todos . Abrazos . Evelio Martínez.

    ResponderEliminar
  3. Wow primito, cuánto se aprende leyendo tus escritos. Ya voy a buscar la lecitina a ver si quiere Dios y me purifico un poco, y a usar aceite de oliva o canola.
    Gracias por tus maravillosos aportes.
    Lavinia.

    ResponderEliminar

Haga su comentario bajo la etiqueta de Anónimo, pero ponga su nombre y su dirección de email al final del mismo: NO SE PUBLICARÁN COMENTARIOS SIN NOMBRE Y SIN DIRECCIÓN DE EMAIL. Los comentarios ofensivos y que se consideren inapropiados, tampoco serán publicados.
El administrador