jueves, 14 de noviembre de 2013

A LOS 59 AÑOS DEL ASALTO AL ROYAL BANK OF CANADA DE SANTIAGO - UN DESAFÍO A TRUJILLO

MANICOSAS
Por Manito Santana


EL ROBO DE "LOS MALDONADOS" Y PARTICIPACIÓN DE UN MAEÑO: VINICIO DISLA

Caricatura: elnacional.com.do

Cometer un robo a nivel de asalto de un Banco en un sistema de gobierno dictatorial como el de Trujillo era una osadía, por el gran control y supresión de libertades y derechos restringidos que provocaba ese gran temor al sátrapa por su modo sanguinario de responder a todo acto cometido no conjugado con su sistema y su personalidad.

Un asalto de esta índole representaba una burla, un desafío a la seguridad de su empresa o país. Digo empresa, ya que así lo consideraba el tirano era esta media isla al apropiarse de toda industria generadora de beneficios materiales.

Este famoso asalto es conocido popularmente como el de "Los Maldonados", en alusión a la participación de los hermanos Eudes y Manuel Maldonado, cabecillas de ese atraco. Eudes, era también apodado "el brujo" por sus creencias y prácticas, a quien se le atribuía recibir "Seres", uno de ellos denominado "Príncipe Carmelo".

Queremos resaltar en este asalto la participación de un maeño, Vinicio Disla, por pertenecer en la comunidad a una familia muy conocida. Su madre doña Vitalina Disla (epd) residía en Mao en la 27 de Febrero esquina Capotillo; señora muy religiosa, de gran aprecio así como sus hermanos José Disla, deportista famoso bien conocido como "el Flaki" y Joaquín Disla (Chofe, epd ).

Vinicio tuvo como esposa a Isabel Gómez (Chavelo), con quien procreó una hija llamada Catalina Gómez Disla.

Esta narrativa la escribo, no con el interés de lesionar sentimientos de los familiares y amigos de los participantes en este hecho, ya que me estoy acogiendo a publicaciones periodísticas de esos tiempos y que considero son parte de la historia.

Sea usted quien juzgue este hecho de la manera que considere, ya sea un acto de desafío o burla al sistema de gobierno de Trujillo, o del modo deseado por usted.

NOVIEMBRE, AÑO 1954

Son las 9:05 de esa mañana del sábado 6 del 1954; hace acto de presencia el aparente oficial Teniente Eudes Bruno Maldonado Días al Royal Bank of Canada, ubicado con el número 76 de la calle Ciudad Trujillo (hoy Calle Del Sol) de Santiago. Este falsificado oficial del Servicio de Inteligencia Militar (SIM) era acompañado de otros siete seudo-militares, algunos de civil, quienes aguardaban dentro, cercano a la puerta.

El SIM fue el equipo de contraespionaje y seguridad de Trujillo, catalogado como el más capacitado de América Latina según versiones generalizadas ; y como muestra, cito hechos internacionales cometidos y ordenados por el Sátrapa: atentado en Venezuela contra el Presidente Rómulo Betancourt, además el asesinato del famoso escritor periodista Jesús de Galíndez, secuestrado en una calle en Manhattan, NY; al igual que el intento de asesinato en Méjico de Tancredo Martínez, esposo de Isis Madera, reconocida anti trujillista maeña.

Maldonado se dirige a la secretaria y pregunta por el señor Gerente Luis Rodríguez Sánchez a quien le dice: "Vengo con órdenes superiores a realizar una investigación con carácter oficial''. En esa época, el respeto a las palabras de un oficial era un templo; no siendo objetadas de manera alguna, el Administrador bancario se puso a la disposición para lo que fuese necesario.

Los demás miembros de los supuestos militares eran: Vinicio Disla (de Mao), Evaristo Benzán, Cristóbal Martínez, José Ulises Almonte, Luis Emilio Sosa, Bienvenido Pichardo, alias "el chino", y Manuel Maldonado, este último hermano de Eudes.

Luego de su breve conversación con el Gerente de la entidad, va al grupo y dirigiéndose a Vinicio Disla le dice: "Entre Sargento", quien contesta, "enseguida Teniente"; entrando este junto a los demás, quienes se dispersan tranquilamente en el interior aguardando la orden para actuar. Eudes Maldonado simulaba una revisión, abriendo y cerrando gavetas, entrando y sacando papeles al igual que otros y haciendo mención constantemente del Coronel para de esta manera sembrar más la creencia de que en sí eran militares. Para esa época el Coronel lo era Ludovino Fernández.

Luego de las revisiones realizadas, Eudes Maldonado, ordena al Gerente abrir la Bóveda y este le contesta que es necesaria la presencia del Subgerente contador Julio Zeller Cocco y la del Encargado de cuentas corrientes Gregorio Beltrán por poseer estos las restantes combinaciones de la Bóveda.

Beltrán no se encontraba al momento; este se encontraba desayunando en su casa cercana al Banco en la calle Colón y fue mandado a buscar con la mensajera Mercedes Lantigua. Beltrán responde al llamado y ya junto los tres con sus distintas combinaciones proceden a abrir la bóveda.

Ya abierta esta, el personal bancario comenzó a notar ciertos movimientos raros y logran darse cuenta del engaño e intentan rebelarse, produciéndose un forcejeo lo que obliga a que golpeen al subgerente Zeller Cocco quedando inconsciente y abandonado en el patio de la institución; el cobrador Francisco Persia Rodríguez y el mensajero Manuel Fernández Núñez tuvieron la mala suerte de caer abatidos por los disparos producidos en la escena y los restantes fueron introducidos a la Bóveda siendo trancados dentro luego del grupo de asaltantes haber tomado la jugosa suma para aquellos tiempos de $149,268.00.

Luego de consumado el acto, con dos muertes, un herido y 7 personas trancados dentro de la bóveda, los asaltantes se prestan a abandonar el lugar, pero antes, Eudes Maldonado deja una nota sobre uno de los escritorios que rezaba "Coronel, misión cumplida", con lo que quiso implicar al Coronel Fernández, comandante en esos momentos de la plaza en Santiago.

Ya abandonado el lugar, el grupo de asaltantes se separa para luego unirse en un punto en Ciudad Trujillo.

José Ulises Almonte, reconocido mecánico es quien conduce el carro Ford en compañía de Eudes y Manuel Maldonado, Vinicio Disla y Ramón Emilio Martínez, quienes toman rumbo hacia Ciudad Trujillo que distaba en ese entonces a unos 170 kms. desde Santiago; lo que con todas sus curvas y dificultado camino, para aquellos tiempos se tomaba unas 3 horas para llegar a la Capital desde Santiago . Se habla que dicho recorrido fue realizado en tiempo record de 1 hora 30 minutos; tiempo este que ha traído opiniones encontradas a través de la historia debido a la accidentada carretera en esos años en un carro cuyo dueño asevera que por sus condiciones al momento no podía sobrepasar los 90 kms/hora.

Se habla que en el trayecto surgieron discrepancias entre el grupo y uno de ellos advierte que de caer preso cantaría. Según lo publicado en el periódico local "La Nación" de aquella época este era Vinicio Disla, versión esta que a través de los años ha ido variando de personajes por lo que no me atrevo a calificarlo de delator. Recordemos que todos ellos tenían y tienen familiares y dejaron versiones variadas, razón esta que dejo abierta a otras opiniones que puedan surgir y no pecar de acusador voluntario.

Los asaltantes Benzán, Sosa y Pichardo retornan a la capital en carros públicos y López en autobús.

A su llegada a la capital, los hermanos Maldonado reparten el botín entre las casas de José Almonte ubicada con el número 271 de la calle José Martí y la de Eudes en la Francisco Henriquez y Carvajal en el sector de Villa Francisca.

Luego de su aparente triunfal asalto, las cosas comienzan a tornarse distintas, cuando las pistas comienzan aparecer, siendo la primera captada por un policía Inspector de Carreteras; aquel que luego hizo fama con su mano dura: Tadeo Guerrero González quien de mesero de Trujillo en la Hacienda Fundación pasa a ser raso de la PN ,logrando escalar al grado de General con sus sonadas principalmente durante el gobierno de Balaguer.

Ese mismo día del asalto, el fuerte Servicio de Inteligencia de Trujillo hizo gala de su fama, capturando al chofer José Ulises Almonte, y al siguiente día a su esposa y al maeño Vinicio Disla, a quien le atribuyen haber hecho realidad las amenazas hechas en la discusión sostenida en el trayecto hacia la Capital. Este conduce a donde está parte del botín guardado por Martínez en la calle María Montez.

Al siguiente día, domingo, fueron capturados los hermanos Maldonado, Eudes y Manuel; Evaristo Benzán, José López y Cristóbal Martínez Otero.

Del grupo solo faltaba Bienvenido Pichardo, alias el Chino, capturado en San Pedro de Macorís por un supuesto chofer siendo el mismo un miembro del SIM.

Ya capturado el grupo, fueron trasladados a Santiago, donde fueron juzgados el día 14 de diciembre involucrando a 6 personas más como cómplices y condenados por el Juez Nicomedes de León quien a petición del fiscal, señor Héctor Perez Reyes, le impuso 30 años de cárcel a los cabecillas y 20 a los restantes.

El nombrado Quique Pichardo, propietario de la gasolinera donde fue abastecido el vehículo usado para cometer la fechoría y Luis Torres, propietario del vehículo estuvieron detenidos y llevados a Corte, teniendo la suerte de ser descargados cumpliendo Quique Pichardo la promesa hecha por él de recorrer " de rodillas" el tramo comprendido entre el Palacio de Justicia y la Iglesia "La Altagracia". (Un buen pedacito, jajaja)

EL SADISMO Y CINISMO DE TRUJILLO

Trujillo, hombre reconocido por las cualidades citadas, aplica en este caso parte de su política de quedar bien con el pueblo y en cambio sacrificar unos segundos y terceros de su equipo.

Trujillo a los dos días, luego de haber sido condenado el grupo, anuncia al pueblo la conmutación de las penas de los mismos, no sin antes haber dado la orden de ejecución de ellos. Fueron trasladados al sector "San Rafael", hoy los "Platanitos", (por donde está hoy el Estadio Cibao), y allí le aplican la "Ley de fuga" asesinando a las 14 personas participantes directa e indirectamente en el famoso asalto reconocido históricamente de "Los Maldonado" al Royal Bank of Canada de Santiago.

Trujillo, luego de ordenar tal masacre, finge desconocer el hecho y requiere de inmediato a las oficinas del Cuerpo Superior al oficial de la plaza, Coronel Ludovino Fernández a quien cargan con la culpa, degradándolo , siendo juzgado por el crimen cometido.

Al mismo tiempo, continuando su espectáculo, Trujillo degrada al Mayor General Virgilio García Trujillo a General porque en calidad de Jefe de Estado Mayor del Ejército Nacional, no tomó las precauciones de lugar para proteger a esos reclusos conmutados y evitar el fusilamiento.

Luego, unido al dolor familiar, Trujillo ordena la entrega de un cheque por valor de $1,000.00 (mil pesos) para Giselda y Romualda Maldonado Días, hermanas de Eudes y Manuel, por haberle expresado mediante carta su conformidad con las condenas impuestas a sus hermanos.

Hoy en el aniversario 59 de haber ocurrido este espectacular atraco, quise sacar a la luz pública esta versión del afamado asalto a este Banco, gracias a datos obtenidos a través de mi amigo y periodista Ángel Berto Almonte.

Considero que estos hechos deben ser conocidos en parte por esta nueva generación que no ha tenido la suerte de obtener informaciones del mismo; además fue tomado en cuenta los pocos casos de este tipo que han sucedido en el país.

Aprovecho para informarles que muchos llegamos a conocer al Encargado de Cuentas de ese Banco, señor Gregorio Beltrán, quien luego fuera Gerente del Royal Bank of Canada sucursal instalada en Mao.

6 comentarios:

  1. Her-Manito .¡ Tremendo reportaje ! El martes siguiente del asalto cuando asesinaron a los asaltantes el Rev. Padre Franco y yo fuimos a Santiago ,al regreso nos hicieron desviar por los alrededores de Estadio Cibao donde estaban tirados los cadáveres de los mismos .Un militar de alta graduación reconoció al Padre y nos hizo desviar para no pasarle casi por encima a los muertos . Aquello era como en las películas .¡Dantezco ! Yo me acuerdo como ahora . Con el Jefe no se jugaba .Abrazos ,mi hermanito . Evelio Martínez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que usted recuerde como ahora. Esto sucedio en 1954 y nadie fuera adulto en esa fecha usa el internet hoy dia.

      Eliminar
  2. Buen trabajo Manito, yo conocía del asalto, pero desconocía los detalles y más aún la participación de un maeño, conocer y recordar los asuntos de nuestra historia, creo que deben ser de interés de muchos.

    Papito Mármol

    ResponderEliminar
  3. Quiero felicitar a Manito por este gran trabajo, refrescando la memoria a los que sabíamos algo, y más aun informando a los que no sabían nada. Yo al igual que muchos de los estudiantes del Colegio Santa Teresita, conocimos la historia por Sor María de Jesús , novia de uno de los Maldonados, y que se guardó en el convento (por miedo o por dolor) y estuvo en Mao por lo menos por 10 años, llegando a ser Madre Superiora, una mujer muy bella; fue maestra de 8vo grado de muchos de mi generación. Ella siempre dijo que fue un teatro de Trujillo el “ intento de fuga”…

    Susana Jáquez

    ResponderEliminar
  4. Estaba muy pequeno cuando esto sucedio,pero mi mama (livitina )acostumbraba ir a Santiago todos los lunes,y recuerdo la conmocion que esto causo

    guancho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caramba, Guancho, apareciste. ¿Cómo estás? ¿Dónde estás?

      Escríbeme a isaiasferreira5@gmail.com

      Isaias

      Eliminar

Haga su comentario bajo la etiqueta de Anónimo, pero ponga su nombre y su dirección de email al final del mismo: NO SE PUBLICARÁN COMENTARIOS SIN NOMBRE Y SIN DIRECCIÓN DE EMAIL. Los comentarios ofensivos y que se consideren inapropiados, tampoco serán publicados.
El administrador