domingo, 6 de octubre de 2013

MANICOSAS

EL ZAPATO Y SUS AUXILIARES: EL CAIZAPOLLO, LA GUAYMAMA Y LAS ALPARGATAS
Por Manito Santana


Sentado en mi viejo sillón viendo TV, jugando entretenidamente con un callito sembrado y retoñado por años sobre el dedo meñique de mi pie derecho, luego de alzarle una capa de piel tan dura como un iceberg de hielo; pienso en la causa de tener ese bendito callo y sin dudar me dije: "los zapatos".

Recordé muchos transeúntes con callos respetables que sacrificaban sus zapatos haciéndole ranuras (un bocaíto) para sacar el dedo meñique al aire libre y así liberarse de ese sufrimiento al caminar que te hace perder el ritmo de los acostumbrados pasos; otros no les hacían el boquetico sino unos rajaditos, como una especie de persianas que permitía expandir el cuero del zapato, dejando entre rejas al callo para así disminuir los latidos de dolor.

Muchas veces somos culpables de esos benditos callos porque cuando nos compran nuestros padres esos primeros calzados, al medírnoslo ellos siempre nos preguntan, ¿te quedan bien? y le damos un "sí automático", aunque nos queden como un salchichón de tan apretados .

Hoy disfrutamos de zapatos súper cómodos: Florsheim, Tom Mcan, Timberland y otros italianos, donde los callos perdieron el pleito. Zapatos con numeraciones y grados que toman en cuenta el largo y el ancho. Por ejemplo: soy size 8 1/2 'D'. Hoy los "cinqueños", o de 6 dedos, como los Santana en 2da, están felices porque le han tomado en cuenta el extra. Anteriormente, un zapato 40 era 40 y había que organizar los dedos a como diera lugar.

Antes de entrar en detalles para ilustrar, les hago saber que la moda de los "zapatacones" dista de más de 100 años atrás y eran usados por los grandes músicos: Beethoven, Mozart (consulte fotos), y otros. Es un zapato mocasín unisex, provisto de una hebilla cruzada al frente; ese mismo estilo eran usados por los Directores de Sinfónicas y Banda de música modernos... aunque no sé, creo que son más viejos: en días pasados me quedé observando la foto de un peregrino de los que fundaron los Estados Unidos y les juro que le vi unos zapatos con las mismas hebillas.

Tuve el honor de usarlos en ese estilo al adquirir un "relevo", o "pancho" (artículo previamente usado por otra persona) por parte de mi madre postiza Tontón Arté, antigua Directora de la Banda de Música, quien por resolverme el problema escolar del calzado por escasez (no por gusto) se desprendió de sus lujosos calzados.

Tuve la desgracia de que el zapatacón derecho me hizo cambiar el ritmo al caminar por lo apretado que me quedaba y hubo una solución inmediata, para justificar la razón del no uso en el pié derecho y fue embarrarme los dedos del pié descalzo con Mercuro Cromo justificando así tener una "mazamorra" crónica. Cuando los curiosos me preguntaban: Manito, ¿y qué tú tienes en el pié?, furiosamente le contestaba ¡no ves que es mazamorra, coño!, y no me detenía para evitar que se asomaran a verificar. Aclaro que la "mazamorra" era un hongo en los pies (y así dicen que aquellos tiempos eran mejores que ahora, ¡embusteros!).

Pensándolo bien, ¿por qué no declaran una fecha como el Día Internacional del Zapato? ¿Se ha dado cuenta usted de la gran importancia que tiene el zapato? Si su respuesta es no, pues quíteselos y ande descalzo durante dos días todas sus labores diarias (vaya al trabajo, de compras, diligencias personales, etc.), seguro que lanzará gritos al pisar algunas piedrecitas, espinitas, y tropezones con esquinas de la cama, sillas y escalones y se dará cuenta lo importante que es andar calzado.

El zapato, fue complementado con otros tipos de calzados que recibieron como nombres "Caizapollo", "Guaymama" y "Alpargatas". Estos calzados surgen no por el gusto, ni buscando modas, sino por la necesidad; por la falta de recursos para llegar al zapato.

Estos tres complementos tuvieron sus orígenes y vigencias por los años 40, 50 y los 60. Estos tipos de calzados fabricados con pedazos de gomas como suela, tubos de neumáticos y pedazos de lona de un color verduzco cosido con hilo de "cáñamo" o "gangorras", suplantando el material de cuero o piel del zapato, resolvían el problema del andar descalzo principalmente en el hombre del campo quien tenía que enfrentarse con las espinas, guasábaras y los tropezones con piedras más la topografía de los terrenos con la subida de lomas; no necesariamente porque era campesino, sino por sus necesidades al igual que en nuestros barrios.

El Caizapollo es un sinónimo de "calza pollos" (una especie de calzado en otros países, pero con otros materiales).

Muchos confunden y creen que La Guaymama y el Caizapollo son lo mismo; nooo, el Caizapollo era fabricado con los tubos de las gomas (recuerde que no habían gomas tubeless) cubriendo el pié completo con perforaciones u hoyitos al frente para evitar el calor y a la vez el "sicote".

La Guaymama es de pedazos de goma recortada como suela cubierta por un pedazo de lona; y las Alpargatas nacen por la inteligencia de la mujer al recortarle la parte trasera de la lona a la Guaymama creando así ese tipo de chancletas.

Solo espero que algunas de las lectoras y lectores tengan el valor de aceptar el uso de estos sustitutos durante aquellos tiempos de calamidades.

¿Por qué la bautizaron como Guaymama? Pues, cuando el muchacho cometía sus travesuras, estas se utilizaban para pegarle, clamando con sus gritos "¡guayy mamá, guayyy mamá!"; luego, previo al niño cometer otra de ellas, le advertían "te voy a pegar con la que tú dices, ¡guay mamá!"; sonó tanto ese grito y luego para mandarle a buscar el calzado le decían "pásame la guaymama".

Las ventas de este calzado aumentaron cuando el tirano Trujillo prohibió el andar descalzo, beneficiándose así los gomeros existente en Mao, surtidores de parte del material, entre ellos el famoso don Lilo Rodríguez, ubicado en la calle Emilio Arté, detrás del antiguo Mercado, frente a Aquiles Morel de la 27 de Febrero y el Cojo por la gasolinera de los Peña, por el Parquecito de las drogas, digo, antiguo Julia.

Este comercio de goma, chavetas y lonas tuvo su expendedores en Mao en los comercios de "Tango", en el cruce de Copeyito; Don Emilio Reyes, en la Independencia, Don José Espinal en la antigua "Casona" y creo que Don Vitalo, en sus inicios por Sibila. Además, en otros dos negocios ubicados en el antiguo "Colonial", de Tuto Tavárez y el de un señor de la familia Reyes, en la esquina Duarte con Hermanas Mirabal y Fello Buy Buy, frente a la antigua Opera en la Duarte. Llegué a ver en algunos pequeños comercios una combinación de aparejo-árganas y guaymama uno encima del otro ofreciéndole al hombre del campo una oferta especial.

Estos complementos siguieron proliferándose por todo el Cibao, con sus agentes vendedores.

Ilustración

Por aquellos tiempos existían unos zapatos de marca "Zaiek", de Santiago; los de la "Fa-Doc", de Santo Domingo y los famosos "Mocachú" o Moca shoes, de origen mocano. De su calidad, es poco lo que puedo decir por falta de uso.

En Mao, pocos conocieron la tienda de zapatos de don Luis Bueno en la Mella con 27 de Febrero, venta de zapatos criollos e importados, pero quien más ayudó a usar zapatos durante un buen tiempo, creo que fue la Colmado- Tienda Ferreira, de la Duarte #40.

A pesar de su necesidad, la del zapato, tuvimos amigos que siempre odiaron meter sus pies dentro de un zapato, luego que la necesidad los mal acostumbró. Al cabo del tiempo, al crecer su fama y darse a querer en la comunidad, se vieron obligados a domesticar esos pies y meterlos dentro de un zapato.

Uno de ellos, jugador de pelota, tremendo pícher, compañero de equipo de Fernan Ferreira y de Lilí Santana, cuando pichaba descalzo, ponchaba muchos y ganaba, pero cuando lo calzaban, no tiraba un Strike.

El otro, hermano del primero, tremendo cantante maeño, se los puso cuando sacó su cédula.

Adivinen o pregunten, si quieren saber; se lo dejo de tarea.

¡Buen provecho!

7 comentarios:

  1. Her-Manito. Te felicito,todo lo que escribes son vivencias y lo hace con gracia y citas .Dice Jochy que tu no dices que lo de !guay mama¡ eran la pela diaria que te daban y bautizaste así el "zapato".
    De todas las maneras ¡Excelente !
    Fuerte Abrazo . Evelio Martínez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mella: Yo llegué a escuchar muchas veces y a muchas personas decir antes de subir el pie a una caja de limpiar zapatos: Ey cuidado con los cayos! Otros preferían quitárselos para limpiarlos.

      Ley S.

      Eliminar
  2. La verdad es que solo a Manito se le pude ocurrir tema como este. Bien por ti, muy buena narrativa de cosas que es posible que la mayoria haya olvidado, pero que fueron una realidad vivida en nuestro pueblo.

    Papito Marmol

    ResponderEliminar
  3. Comandante;me veo en la obligación de sacar un trapito a la sombra ; te pido le pida a Jochy la muestra de su dedo meñique ,lo verás encaramado sobre el otro, como una mano de guineo. Eso se debió a unos "panchos" estrecho que le dio Gregorio Castillo cuando estábamos en el ISA ;solo tenía una bota de trabajar y no habían domingueros. Sacrificó su pobre dedito;creo que se le puso del mismo tamaño que el del centro.jajajajaja

    Manito

    ResponderEliminar
  4. Cabezón:

    Me duelen las tripas de reirme, sobre todo por lo del compañero de equipo que pitchaba descalzo y el "deo encaramao" de Jochy. No relaje, que a los viejos nos da un patatú.

    Un abrazo,

    Fernan Ferreira.

    ResponderEliminar
  5. Luis Manuel Ventura, "El Raso," "El que pitcheaba descalzo," y mejor que todo eso, un gran ser humano, amigo. Posteriormente jugamos béisbol amateur, ya no como pitcher, sino como out fielder. se mantenía jugando por la gran defensa, su bate y su velocidad. Los que jugábamos infielders sabíamos que cuando un batazo estaba por sus predios, debíamos acercarnos rápido a él para recoger la bola, porque su cansado brazo, no podía lanzarla a mas de dos metros de él. Recuerdo que con excepción del "play" era raro verlo calzado. Era uno de los mejores clientes que tenían las chancletas de gomas amarillas. Muy anterior al Raso, había también un pitcher, que descalzo era inbateable, Socrates Simé

    Lay Simé, con afectos.

    ResponderEliminar
  6. Ramon, Manito es un experto en guaymama porque buy buy le pagaba un sueldo de 10 centavos por día para que les suavizara caminando con las de gomas de camión antes de ponerlas en venta. Por eso es que está gambao. Jochy Reyes.

    ResponderEliminar

Haga su comentario bajo la etiqueta de Anónimo, pero ponga su nombre y su dirección de email al final del mismo: NO SE PUBLICARÁN COMENTARIOS SIN NOMBRE Y SIN DIRECCIÓN DE EMAIL. Los comentarios ofensivos y que se consideren inapropiados, tampoco serán publicados.
El administrador