lunes, 9 de septiembre de 2013

LA MINA DE JOCHY

DE EMBAJADOR A EMBAJADOR
Por Jochy Reyes


“Los lugares mas oscuros del infierno están reservados para aquellos que mantienen su neutralidad en tiempos de crisis moral". Dan Brown.

La doble moral en las personas es para mi el sentimiento y proceder mas perverso que puede acompañar a un ser humano durante su existencia, y si esto proviene de alguien que se dice representante de Dios en la tierra, y que su misión es servir y ayudar al necesitado, la cosa es peor; sí señor, ¡mucho peor!

Nosotros los dominicanos nos damos el lujo de tener uno de los cardenales más metiches y contestatarios que debe tener la Iglesia Católica en todo el mundo, y quien seguro ostenta el récord de dar más boches, y de una forma grosera a todo periodista que osare hacerle una pregunta que a él no le guste o que lo cuestione en su proceder. Este señor vive opinando de todo, no importa sea religión, política, deporte, sexo, corrupción, sindicalismo, etc., etc., etc. Claro está, su opinión siempre va dirigida a favor del explotador y contra el explotado -léase el pueblo común y corriente-.

Hace alrededor de tres meses los Estados Unidos anunciaron que su nuevo embajador en República Dominicana iba a ser el señor James Brewster, un activista por los derechos de los homosexuales. Brillante profesional en el área del Mercado de Consumidores, y quien bajo su liderazgo en el estado de Illinois hizo un gran aporte a la campaña del actual presidente Obama para ganar dicho estado en las pasadas elecciones presidenciales. A este señor, los "supuestos homofóbicos curas dominicanos", lo único que le enrostraban era su condición de Gay para rechazar su designación, ya que en su vida personal es un ser humano que nunca ha tenido problemas con la ley por conductas inapropiadas que atenten contra la moral.

Cuando esta noticia se dio a conocer, miren lo que un representante de la Iglesia Católica Dominicana, Monseñor Pablo Cedano, Obispo Auxiliar de Santo Domingo, dijo a nombre de la misma: "Creo que ha sido una falta de delicadeza, de respeto de Estados Unidos, el hecho de elegir a un activista Gay como Embajador en República Dominicana"; y, mientras esto sucedía, ya la propia iglesia había sacado del país en mayo, y en total secreto, al cura polaco Wojciech -o Padre Alberto Gil- por el escándalo de violaciones de niños cometido por este depredador perverso en la comunidad de Juncalito, Santiago. Pero, por si esto fuera poco, ya hacia tiempo que su propio Estado del Vaticano nos había mandado un Embajador, no solo homosexual, sino delincuente y violador de menores como lo es el ahora destituido Nuncio Apostólico Josef Wosolowski. Eso, en buen dominicano es ¡mirar la paja en el ojo ajeno, mientras tienes una viga en el tuyo! Y, ante todas estas barbaridades, ahora el Cardenal quiere hacerse el pendejo diciendo que él no sabía ¡nadita de nada!, como dice la canción interpretada por Marco Antonio Muñiz.

Estoy totalmente de acuerdo con la activista estadounidense Barbara Dorris, directora de la red de víctimas de abusos cometidos por Sacerdotes en su país, en el sentido de que la iglesia solo actúa cuando estos hechos salen a la luz pública por denuncias de algunas de las víctimas, y generalmente lo que quieren hacer es de alguna manera lavarse las manos o justificar el hecho. Para muestra lean este "emotivo" comunicado preparado por su Eminencia Reverendísima Nicolás, y leído por uno de sus peones, el padre Manuel Ruiz, en referencia a estos criminales y bochornosos hechos cometidos por algunos de los suyos. Dice: "El problema se agrava porque hay un sinnúmero de comunicadores, que en realidad son profesionales de la intriga, cuyo único afán es lucrarse con el estimulante y jugoso pago que les ofrecen sus patrocinadores, quienes se ceban en denostar a la Iglesia Católica, como si fuera la única institución en que estas realidades humanas suceden ¡pobre de ellos!”

Óigame, mi hermano, de este señor yo creía estar preparado paro oír cualquier cosa, pero esto ya es el colmo; ahora resulta que los malos son los periodistas por denunciar o publicar los hechos, no los curas pedófilos. Además, querer justificar este acto criminal porque su iglesia no es la única que comete estos abusos, es la defensa mas perversa y torpe que yo como Abogado he podido escuchar; no se sorprendan si más tarde le echan la culpa a los niños violados y pasan de ser víctimas a victimarios.
Pero estas reacciones parecen ser una política establecida por la alta jerarquía Católica, porque en junio del 2012 el Cardenal Tarcisio Bertone, Secretario de Estado del Vaticano, dijo al responder las denuncias de violaciones por el clero Católico que, "Esas denuncias son hechas por enemigos de la Iglesia y están dirigidas por las manos del Diablo”. Hay un pensamiento que leí hace tiempo en un libro que dice: "La verdad es extrema, hacerla moderada es mentir". Y nuestra responsabilidad como ciudadanos es, si queremos que nuestra sociedad sea mejor algún día, enfrentar estas aberraciones no importa de donde vengan, ya que parece que tenemos unas autoridades que solo hablan y actúan cuando ya los delincuentes (sobre todo si son extranjeros) han escapado, como sucedió con los Embajadores Argentinos en el año 1994 en la violación y muerte del niño Llenas Aybar.

Toda mi vida he tenido la creencia de que nadie destruye al otro, cada quien va labrando su propio destino, y son tus acciones las responsables de tu desgracia. La propia Biblia dice: "Por sus hechos os conoceréis", y está establecido a través de estudios sicológicos que para cambiar, lo primero que hay que hacer es reconocer que se está mal, de lo contrario seguiremos cometiendo los mismos errores hasta hundirnos definitivamente. Así que, como tengo muchos amigos dentro de la curia católica, me voy a permitir darles un consejo sano: ¡Revísense, porque de lo contrario les pasará como CHACUMBELE que el mismo se mató!

5 comentarios:

  1. Jochymín,
    ¿Qué beneficios deja el Concordato al Estado Dominicano? ¿Existe el Concordato en algún otro país del Globo? Claro, eso nada tiene que ver con los abusadores sexuales dentro de la iglesia, pero es hora de que estos carajos cesen de ser otro gobierno dentro del gobierno. ¡Debemos luchar por un Estado Laico!
    Isaias

    ResponderEliminar
  2. Ramón ,mi apoyo incondicional en esta responsable denuncia que mucha gente no se atreve hacerlo .¡Cuantas verdades en pocas líneas ! La mina sigue
    tirando oro 24 y del bueno . Fuerte abrazó ,mi hermano . Evelio Martínez .

    ResponderEliminar
  3. ¡¡¡Que artículo tan responsable, valiente y realista apreciado amigo Jochy!!! Nadie por muy católico que sea debe justificar tales aberraciones. Gracias por tan valioso aporte...Sin desperdicios.

    Tu admirador y seguidor, Diómedes.

    ResponderEliminar
  4. BUENO, MI HERMANO, UD. SE LA TIRO MUY DURA Y ES QUE SU CRITICA ES BIEN MERECIDA POR EL CARDENAL
    Y LA MAYORIA DE LOS OBISPOS. PERO TODO ESTO HA SERVIDO PARA QUE ESOS SENORES QUEDEN AL DESNUDO Y
    LA GENTE LOS VEA TAL CUAL SON. ASI TAMBIEN HAY OTRA CASTA POLITICA QUE SE HA IDO DESNUDANDO Y QUE
    EL PUEBLO YA SABE LO QUE SON.
    FELICITACIONES. MUY BUENO.

    LUIS ASENCIO

    ResponderEliminar
  5. Ramón:

    Un poco tarde, pero estoy totalmente de acuerdo con TODO lo expresado por tí. Ahora, para encubrir su complicidad por omisión, nuestro flamante cardenal se despacha unas declaraciones diciendo que fue él, quien denunció al nuncio Wesolowsky ante el Vaticano. Que viajó a Roma específicamente con ese propósito y estuvo allí tres días, durante los cuales informó al Papa Francisco de las "indelicadezas" del destutanado nuncio. ¡Qué timbales tiene ese charlatán!

    Un abrazo,

    Fernan Ferreira.

    ResponderEliminar

Haga su comentario bajo la etiqueta de Anónimo, pero ponga su nombre y su dirección de email al final del mismo: NO SE PUBLICARÁN COMENTARIOS SIN NOMBRE Y SIN DIRECCIÓN DE EMAIL. Los comentarios ofensivos y que se consideren inapropiados, tampoco serán publicados.
El administrador