viernes, 4 de julio de 2014

¡QUÉ CALAMIDAD HUMANA!

Por Juan Colón
Tomado de Juan Colón Music


He visto, escuchado y leído muchos comentarios sobre personas que por el simple hecho de no ser del agrado de ellos son capaces de llegar al extremo de agredir a esa persona a niveles donde si pudieran sacarlo del medio, lo erradicarían del universo por siempre si eso le fuera posible.

Lo peor, por razones simples, sencilleces, malas informaciones, se sienten con el derecho, con la autoridad de buscar la manera de acabar, aislar totalmente a dicha persona, entonces decimos ser personas con alma y corazón, sólo para conveniencias o para dizque brindar mejor servicio a la comunidad, familia, amigos, y hermanos.

Eso mismo pasa con los diferentes géneros musicales, no nos gustan a todos, pero eso no nos da derecho a querer exterminarlo de la faz de la tierra, todos tenemos espacio, derecho a vivir a expresarnos y cuando escuchamos algunos exponentes donde sus mensajes no estamos de acuerdo, solo me limito a no escucharlos, pero jamás a enjuiciarlos porque no soy quien para eso, eso mismo pasa en los seres humanos, aunque no nos guste su temperamento, su carácter, su forma de pensar, de expresarse, debemos siempre pensar que todo lo negativo que vemos en otra persona es el reflejo de lo que somos en realidad.

Nunca nuestras actuaciones van a ser del agrado total de quien está a nuestro lado, tampoco a los que andan al acecho para denigrar al otro, tampoco aquellos que nos brindan una sonrisa pero con la espada a sus espaldas, tampoco aquellos que nos miran por encima del hombro, tampoco debemos preocuparnos, todo el que llega a descollar por sus talentos, por su integridad y seriedad como profesional es blanco eterno para recibir los dardos cargados de veneno de los que sienten que a ellos es a quien les pertenece lo que el otro tiene.

Aprender a reconocer a tu vecino, a tu prójimo, a tu compañero de profesión, a tu amigo, es un arte y un deber del alma. Ningún sueño se puede lograr en la vida en base a calumnias, en denigrar al otro, en dañarle su reputación, por el solo hecho de no gustarnos su personalidad.

Aprende a dar de ti lo mejor que tengas en tu ser, así la vida te lo multiplicará con creces, pero si das veneno eso mismo con creces la vida te devolverá. Es tu elección, ya yo hice la mía hace mucho tiempo, servir, dar lo mejor de mí.

1 comentario:

  1. La preocupación de nuestro, gran, Juan Colón, es una realidad ancestral.Todos, sin excepción hemos caido en mayor o menor grado en esa debilidad humana. Ningún mortal ha podido evadir esa condición. Mi recomendación para no caer en un estado depresivo es, perdonar y pedir perdón, cuantas veces caigamos en ese vacio existencial, producto de creernos muchas veces superiores a los demás. Perdonar y pedir perdón, es la mejor manera de escapar de esa eterna esclavitud. Recomiendo a todos los que se encuentren, y a los que, en el futuro puedan sufrir tan desvatadoras circunstancias que, la mejor manera de sanar esas heridas, vuelvo y repito, es el perdón.

    Dr.Antonio(Monchy) Mateo Reyes.

    ResponderEliminar

Haga su comentario bajo la etiqueta de Anónimo, pero ponga su nombre y su dirección de email al final del mismo: NO SE PUBLICARÁN COMENTARIOS SIN NOMBRE Y SIN DIRECCIÓN DE EMAIL. Los comentarios ofensivos y que se consideren inapropiados, tampoco serán publicados.
El administrador