lunes, 7 de julio de 2014

EXORCISMO

Por Melvin Mañón

La posición que ocupa el Lic. Danilo Medina es producto de un fraude descomunal. Ese origen espurio, como el pecado original en los católicos requiere de un acto de purificación que es el bautismo o, en este caso, de una confesión abierta y un nuevo accionar que persiga reivindicar con hechos de justicia el origen fraudulento de su mandato: un exorcismo.

El Lic. Medina puede ser una bella persona, un hombre sencillo y amable pero nada de eso desmiente los hechos de corrupción masiva que continúan, la carga fiscal que no cesa de aumentar y además de ruinosa y empobrecedora es moralmente injustificable, el endeudamiento externo para contratar obras sobrevaloradas que ni son prioritarias ni han sido debatidas, la inseguridad física y jurídica de todos en todas partes y el país convertido en una vergüenza internacional. El Lic. Medina puede construir 10 mil escuelas pero por ese camino no construirá ni un solo maestro y son los maestros, no las escuelas los que hacen un país, así que, ¿de qué servirán planteles nuevos? Este es un país donde no hay juez, tribunal, autoridad, institución ni ley que se respete y tampoco será nada de eso respetado hasta que el gobierno y quien haga las veces de Presidente de la República ponga el ejemplo. Poncio Pilatos, consciente de la inocencia de Jesús no intervino para que se hiciera justicia y lavándose las manos dejó que lo crucificaran. Poncio Pilatos creyó que, lavándose las manos, exculpaba sus obligaciones. No fue así, por eso ha pasado a la historia no como un héroe sino como un irresponsable.

Un gobierno que no se respeta a sí mismo, jamás conseguirá el respeto de los demás.
Ninguna magia de relaciones públicas ni manipulación de encuestas -que viene siendo casi lo mismo- alcanzará para salvar al Lic. Medina de cumplir con las obligaciones del cargo que él ocupa aunque el origen de esa ocupación haya sido, como señalé: fraudulento.

Pero el Lic. Medina todavía puede salvar su nombre y su gestión para la historia, para sus hijos, sus nietos y los que antes o todavía hoy esperan cosas de él y una de las que podría hacer es la siguiente:

1ro.- La denuncia de la corrupción dentro de su propio gobierno y la persecución de esta y la del gobierno anterior del Dr. Leonel Fernández asumiendo para ello naturalmente varios riesgos importante pero sabiendo que hay todo un pueblo que apoyaría ese accionar.

2do.- La declaratoria de crisis nacional, la supresión del congreso en pleno y la convocatoria a una constituyente que restaure las intenciones y propósitos que fueron frustrados por el Dr. Leonel Fernández en su presidencia anterior.

Si es verdad que su popularidad es tan alta como dicen, entonces políticamente puede emprender una acción aparentemente ilegal para restaurar la legalidad perdida. Puedo asegurar y sé que no estoy solo en la afirmación: Este país no derramará ni una sola lágrima si suspenden y cierran el congreso, ¡pero ni una lágrima! Más bien puede que se produzcan a nivel nacional fiestas de celebración de tinte carnavalesco.

Pero hay que tener agallas.

2 comentarios:

  1. "De buenas intenciones está empedrado el camino hacia el infierno". Conozco a Danilo. Nos tocó ser congresistas en el periodo 1990-1994. Puedo afirmar que es un gran hombre.Pero es un preso de fatales circunstancias. Suerte Danilo.Que Dios te acompañe en la difícil tarea de gobernar. Se que puedes hacer un sano gobierno. Para ello debe acabar con todo lo que manifiesta, don Melvin Mañon, en su atinado artículo, exorcismo.

    Dr. Antonio Mateo Reyes.

    ResponderEliminar
  2. Muy buen articulo. Creo Danilo quedara como irresponsable, y complice de sus compañeros de la corporacion morada, por lo que debemos estar listos para propiciar los cambios requeridos.

    Cesar Nuñez.

    ResponderEliminar

Haga su comentario bajo la etiqueta de Anónimo, pero ponga su nombre y su dirección de email al final del mismo: NO SE PUBLICARÁN COMENTARIOS SIN NOMBRE Y SIN DIRECCIÓN DE EMAIL. Los comentarios ofensivos y que se consideren inapropiados, tampoco serán publicados.
El administrador