lunes, 23 de septiembre de 2013

TERCER CAMINO

LO MÁS DIFÍCIL
Por Lavinia del Villar-Fernández


El aprendizaje es un proceso complejo y a la vez único. Es el tiempo durante el cual, y el proceso por medio del cual, adquirimos conocimientos.

Aunque a diferente ritmo y con distinta modalidad, todos aprendemos.

Algunos aprendemos leyendo, otros escuchando, otros observando, otros practicando, y otros viviendo. Unas personas pueden aprender en minutos, lo que otras pueden tomarse horas o días, pero sea como sea, todos aprendemos si tenemos la motivación para hacerlo, y a la larga, lo importante es el resultado final. Sin embargo, en ese proceso de aprendizaje, existe un movimiento a veces necesario, que permite cambiar algunos conocimientos errados, negativos u obsoletos, por otros más acertados, positivos o frescos.

Ese movimiento, que es la parte más difícil, se llama desaprender. Somos renuentes en olvidar lo aprendido, y su manifestación más obvia es la resistencia que ponemos a los cambios. Yo particularmente, tengo problemas en aceptar que digan que Colón no descubrió la América porque desde pequeñita así lo aprendí, y no quiero desaprenderlo, ni cambiar la información.

Así como para aprender el nuevo método de dividir necesitamos olvidarnos del antiguo, para aprender valores o virtudes, tenemos necesariamente que desaprender malos hábitos, obsesiones, falsas creencias, pensamientos negativos, tendencias catastróficas, etc. Por ejemplo, para aprender a ser honestos tenemos que desaprender las malas mañas; para adquirir seguridad, olvidarnos de complejos de inferioridad o baja autoestima; para ser justos, desarraigar prejuicios; para ser humildes, dejar de lado la arrogancia y la soberbia…, en fin, si desaprendemos muchas cosas inútiles, tendremos espacio para muchas otras más productivas.

4 comentarios:

  1. Querida Profe:

    Dice un refrán moderno, que en estos tiempos, "lo único constante, es el cambio." Vaya paradoja!

    Es cierto lo que usted expresa: que nos negamos, o ponemos resistencia, a aceptar los cambios, y nos aferramos a conductas o prácticas aprendidas en antaño. Obviamente, esto afecta nuestro aprendizaje de cosas nuevas que nos traen "los nuevos vientos". Máxime, que ya nuestro "disco duro" está lleno a capacidad... y por tanto, para que acepte cosas nuevas, estamos obligados a "borrar" otras que ya están obsoletas. Ojalá aprendamos la lección!

    Con afecto,

    Fernan Ferreira.

    ResponderEliminar
  2. Conciso y preciso, Doñita.

    Es tan difícil "desprogramarse" porque somos complejísimos y aunque nuestro consciente nos hace creer que estamos a cargo y somos los capitanes de nuestras naves, estas a veces siguen su propio curso, no importa cual les señalemos; y es que, según los estudiosos del comportamiento humano, este es el resultado de un flujo interminable de percepciones, sentimientos y pensamientos, tanto a nivel consciente como inconsciente y subconsciente, siendo los últimos dos niveles, precisamente sobre los que menos control tenemos, dominantes en formas que nos resulta difícil comprender. No es que no queramos cambiar o adaptarnos, es que no sabemos. Muchos intentan cambiar el comportamiento y reprogramarse a través de la Programación Neurolingüística (PNL).

    Isaías

    ResponderEliminar
  3. Me es chocante la facilidad conque se hace un bachillerato o High School en USA, lo comparo con ese almacén adquirido por nosotros en aquellos tiempos y me siento mas capacitado; pero luego me doy cuenta que con esa deficiencia que yo considero que ellos tienen, nos superan en técnicas,son más practicos .Creo que para hacerlo ellos utilizan un resumen de lo necesario de ese almacen nuestro .Nos he duro aceptar ese cambio luego de las tantas cosas buenas y reales que tenemos ,pero se buscaron otros caminos que no son veredas ;y hay que aceptarlos .

    Manito

    ResponderEliminar
  4. Este valioso desglose acerca del aprendizaje es de gran aplicación cuando el músico nuestro toma la decision de aprender a tocar el Jazz, debe desaprenderse casi en tu totalidad porque es un mundo nuevo, complicado,desafiante que te enfrenta a ti mismo con una dura y verdadera realidad, aunque seas una estrella en tu pais tocando merengue, aprender el jazz es un cambio total incluyendo nuestra manera de pensar, sentir y expresar. Excelente Profe, excelente.
    Abrazos del alma.
    Juan Colon

    ResponderEliminar

Haga su comentario bajo la etiqueta de Anónimo, pero ponga su nombre y su dirección de email al final del mismo: NO SE PUBLICARÁN COMENTARIOS SIN NOMBRE Y SIN DIRECCIÓN DE EMAIL. Los comentarios ofensivos y que se consideren inapropiados, tampoco serán publicados.
El administrador