martes, 10 de septiembre de 2013

DENUNCIA SOCIAL

¿QUÉ USTED HARÍA?
Por Elías Brache
eliasbrache@gmail.com


Ciertas bocinas de las bien pagadas que abundan como yerba mala en RD, han querido descuartizar al autor de este artículo llamándolo desde pesimista, pasando por inepto, hasta echarle en cara que no ofrece soluciones. Los argumentos de estos mercaderes serían menos risibles si demostraran que lo que dice Elías es una fantasía... ¡qué no lo es! ¿Dice o no la verdad, el Sr. Brache? ¡Ese es el meollo del asunto!

Si usted viviera en un país donde no existe justicia independiente.

Si usted está representado en términos legislativos, salvo honrosas excepciones, por verdaderos analfabetos funcionales con vocación de sello gomígrafo.

Si usted que se ha pasado la vida trabajando honestamente y ve como ladrones corruptos andan protegidos por las mismas fuerzas que debieran perseguirlos.

Si usted lee que el máximo representante del ministerio público se confiesa admirador de aquel a quien se señala como el más grande corrupto de la historia dominicana.

Si usted oye al jefe de estado decir, entre líneas, que no castigará a nadie, al afirmar en su toma de posesión “que no debemos tirarle ladrillos al pasado”.

Si usted observa que los valores éticos en ese país están dirigidos por gente cuya baja calaña está ventajosamente demostrada hasta la saciedad.

Si usted ve un policía, y en vez de generarle una sensación de seguridad, le da miedo.

Si usted paga la gasolina más cara de América.

Si usted recibe una factura de energía eléctrica considerada la más cara del mundo

Si usted paga ITBIS, anticipos, TSS, AFP y quién sabe qué más y aún así tiene que pagar cientos de miles de pesos cada año para darle una educación de calidad a sus hijos además de no atreverse a entrar a un hospital público.

Si en apoyo de lo anterior, es harto conocido que usted vive en el país con peor sistema de educación primaria del mundo.

Si en ese país que usted vive la malaria aumenta en vez de disminuir.

Si las estadísticas plantean que donde usted vive hay 25 muertes violentas por cada 100,000 habitantes y en Haití, la nación más pobre del hemisferio, solo hay unas 6 por cada 100,000.

Si esa nación pobre y desinstitucionalizada es capaz de afectar la economía del país donde usted vive dejando de comprarle sus productos.

Si usted se siente orgulloso de que su país produce muy buenos beisbolistas y luego se determina que una gran parte de ellos son unos tramposos.

Si su país fuera el cuarto exportador de prostitutas del mundo.

Si usted, cuando sale a conducir, lo hace en el segundo país más peligroso en términos de transito del mundo, pues mueren 41.7 personas por cada 100,000 cuando la media de América latina es 16.1 por cada 100,000.

Si donde usted vive fuera reconocido como el país donde más fraudes migratorios se hacen después de China.

Si la tasa de embarazos en adolescentes en su país es una de las diez más altas del mundo.

Si le muestran la tasa de suicidios de su país y usted viera un aumento de casi el 100%.

Si le dijeran que su país es líder en violencia doméstica en el mundo.

Si su país lo calificara la DEA como el almacén de droga del Caribe.

Si usted viviera en un país líder en Latinoamérica en “beber romo”.

Si la esperanza de vida en su país decrece cuando en todo el mundo aumenta.

Si al sumar los indicadores estadísticos, se determina que usted vive en el país más corrupto del mundo.

Si al leer estas líneas escritas, ya hace varios años, por la reconocida escritora Alissa Zinovievna Rosenbaum, conocida en el mundo literario como Ayn Rand, de repente siente que lo descrito lo está viviendo en carne propia, y cito:

“Cuando advierta que para producir necesita obtener autorización de quienes no producen nada; cuando compruebe que el dinero fluye hacia quienes trafican no bienes, sino favores; cuando perciba que muchos se hacen ricos por el soborno y por influencias más que por el trabajo, y que las leyes no lo protegen contra ellos, sino, por el contrario son ellos los que están protegidos contra usted; cuando repare que la corrupción es recompensada y la honradez se convierte en un auto sacrificio, entonces podrá afirmar sin temor a equivocarse, que su sociedad está condenada”.

Si lo anteriormente señalado fue, es y será así en su país.

¿Qué usted haría?

4 comentarios:

  1. Es la norma de "esos", atacar la honra de aquellos quienes valiente y responsablemente adversan las practicas actuales de conduccion del Estado dominicano. Entiendo que para ellos somos muchos los ineptos y pesimistas. Manos a la obra.

    César Nunez.

    ResponderEliminar
  2. ¡Coño! ¿Será coincidencia? Pero esa descripción se ajusta perfectamente al país, donde yo vivo! ¿Será que acaso el autor está hablando de la República Dominicana? ¡Anda err diablo. Na má nos jodimos!

    ¡En ese breve sumario, no hay nada que no sea cierto!

    Fernan Ferreira.

    ResponderEliminar
  3. !Diablazo!cuánta verdad resumida en este descriptivo y desgarrador acontecer en nuestro País; la verdad que nos tienen muy jodidos y bien amarrados por todo lado. No se vislumbra ninguna luz en el horizonte, ni un camino esperanzador para poder ejercitar el libre albedrío y el solaz y esparcimiento anhelados, donde toda iniciativa resulta truncada desde su origen, pululando la indefensión y la desprotección ciudadana, amén de otros consumados y efervecientes desórdenes que trastornan enérgicamente acciones morales y civilistas, como nuestro buen proceder y libérrimo transitar con dignidad y decoro correspondientes.

    !Tremenda vaina nos están haciendo padecer, sin ningún desparpajo ni respeto alguno!



    Cuqui Rodríguez M.

    ResponderEliminar
  4. Fernan: Te cojo prestado tu comentario, tu respuesta, tu dolor, tu sentir, porque carajooo tambien es el mismo pais que aspiro ir a tener un retiro tranquilo.
    Que vainaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
    Excelente articulo de Sr Brache, dolorosa pero cierta todas las verdades.
    Juan Colon

    ResponderEliminar

Haga su comentario bajo la etiqueta de Anónimo, pero ponga su nombre y su dirección de email al final del mismo: NO SE PUBLICARÁN COMENTARIOS SIN NOMBRE Y SIN DIRECCIÓN DE EMAIL. Los comentarios ofensivos y que se consideren inapropiados, tampoco serán publicados.
El administrador